FICHA

Título original: Missions
Título en España:  Missions
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 26 minutos.
Año: 2017
Temática: Drama.
Subgénero: Ciencia Ficción.
Resumen: La primera misión espacial Marte está protagonizada por la Agencia Espacial Europea y un millonario suizo. Sin embargo, cuando están en ruta, una misión norteamericana de la NADA y financiada por otro millonario llega antes. A partir de ahí empiezan a producirse sucesos inquietantes.
Protagonistas: Hélène Viviès, Clément Aubert, Mathias Mlekuz, Jean-Toussaint Bernard, Giorgia Sinicorni, Côme Levin, Adrianna Gradziel, Arben Bajraktaraj, Vincent Londez, Natacha Andrews, Nathan Willcocks, Ben Homewood, Shane Woodard, Natasha Andrews, Bernard Blancan, Ian McCamy.
Lo mejor: Elegancia visual.
Lo peor
: Presupuesto limitado para una serie de ciencia ficción.
Lo más curioso: Cada episodio tiene una duración propia de comedia de situación e inusual para una cinta de ciencia ficción.
¿Cómo verlo?: No ha sido emitida en España. Puede bajarse mediante programa DVD en versión castellana.
Puntuación: 7

PROMO (los tres primeros minutos)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE (en francés, en OCS)

WEB OFICIAL (en francés)

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre MISSIONS

El planeta Marte siempre ha suscitado temor y misterio, no solamente porque desde siempre ha sido vinculado a la guerra, sino porque, desde que se inició la carrera espacial, se han perdido un número inusualmente alto de satélites de exploración y todavía se ignora el motivo. Sobre ambos elementos, esta serie francesa, estructura diez episodios que contienen ambos elementos: agresividad y misterio.

Missions es un raro producto de ciencia ficción tradicional: astronautas, naves espaciales, aterrizajes en mundos desconocidos, peligros sin rostro que les acechan y sensación de aislamiento e indefensión absoluta por parte de los protagonistas. Los elementos que encontraremos en ella están más próximos a 2001, Odisea en el espacio o al ciclo de Alien, que a lo que se está haciendo actualmente en este género (Stargate, Star Treck: Enterprise, Dimension 404, Hélix, etc) Lo hemos visto muchas veces, pero en esta ocasión, la serie tiene algunos alicientes que la hacen “especial”. El primero de todos es que es made in Francia. Europa no suele producir ciencia ficción clásica y mucho menos con el metraje de comedia de situación (20 minutos).

La serie comienza con un episodio ocurrido a una cápsula espacial soviética en 1967. “Algo” interrumpe el normal desarrollo del aterrizaje. Los astronautas que la ocupan, tras ver como fallan sus sistemas de navegación, quedan literalmente horrorizados por lo que ven en el exterior de la nave. Tal es el primer minuto y medio que no hay que olvidar porque lo sucedido en aquellos años heroicos de la exploración espacial tendrá mucha importancia en el desarrollo posterior de la trama. Ésta nos muestra a media docena de astronautas europeos (franceses, italianos y alemanes) reclutados por la Agencia Espacial Europea y financiados por un multimillonario suizo “Wiliam Mayer” (Mathias Mlekuz) que también figura entre los viajeros. La nave tarda diez meses en cubrir el trayecto entre la Tierra y Marte. Pero, en el último momento, poco antes de aterrizar en el planeta rojo, los astronautas se enteran de que no serán los primeros en llegar: la NASA, posteriormente a su despegue, ha lanzado una nueva nave con “motor nuclear” que ha hecho el mismo viaje en pocas semanas, adelantándose. La NASA, por cierto, también se ha visto estimulada por la donación de un filántropo informático para poder realizar la misión. Como vemos, el espacio también se ha “privatizado” y lejos parecen estar los tiempos en los que la carrera espacial se financiaba con cargo a los presupuestos públicos. En fin, otro signo de los tiempos.

A todo esto, los astronautas europeos, a lo largo de los 10 meses de viaje, han desarrollado caracteres hostiles unos, agresivos otros, depresivos algunos, han acentuado sus neurosis y no están en condiciones de realizar el aterrizaje. Al menos tal es la opinión de la psiquiatra de a bordo, “la doctora Jeanne Renoir” (Héléne Vivies). En el mismo momento del aterrizaje ya se produce un pequeño accidente técnico que inhibe al ordenador de la nave y les obliga a aterrizar manualmente, preludio de las desgracias y misterios que proliferarán en los nueve capítulos siguientes. La silueta de una astronauta, observando a la nave francesa, se divisa en la última escena de la primera entrega. Lo que todavía ignoran los recién llegados es que la expedición que se les ha adelantado, simplemente, se ha evaporado…

La serie está lejos de contar con el presupuesto de otros productos de ciencia ficción, sin embargo, el resultado es digno. El esfuerzo se ha colocado, sobre todo, en la guionización. Y ésta resulta aceptable: la serie es ágil, sin tiempos muertos, “pasan cosas” que es, a fin de cuentas, lo que se le pide a una serie de aventuras espaciales. Obviamente los efectos especiales se tragan buena parte del presupuesto y resultan aceptables. Los tonos de la serie corresponden con lo que los científicos creen que vería una expedición que realmente llegara a aquel planeta y que, por cierto, puede llegar en 15-20 años.

Significativamente, las escenas de Marte se han rodado en Marruecos y el resto (las que se desarrollan en el interior de la nave espacial) en La Rochelle. Los actores no son particularmente conocidos por el público español y debemos decir que sus interpretaciones son desiguales. A pesar de alguna actuación algo fría, el guión es lo que se impone, por mucho que algunos actores no hayan sido suficientemente convincentes en los diálogos.

La serie se estrenó en la cadena OCS City (Orange Cinéma Series) el pasado 1 de junio de 2017. Todavía no ha sido emitida en España, pero puede conseguirse por los canales habituales (mediante programas P2P), subtitulada en castellano. Vale la pena verla para saber lo que se cuece en cuestión de series en Francia y se adapta, obviamente, a los consumidores compulsivos de ciencia ficción. Ha sido bien recibida por la crítica (incluso por la norteamericana) y ha recibido algunos premios de la cinematografía francesa. Lo cierto es que, a lo largo de los diez breves episodios, logra mantener la intensidad, la tensión y el suspense. Lo que no es poco.