FICHA

Título original: Upstart Crow
Título en España:  Upstart Crow
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2016
Temática: Comedia de situación.
Subgénero: Historia.
Resumen: Comedia de situación sobre la vida personal, familiar y profesional de William Shakespeare.
Protagonistas: David Mitchell, Gemma Whelan, Rob Rouse, Liza Tarbuck, Mark Heap,Helen Monks, Paula Wilcox, Harry Enfield, Steve Speirs, Dominic Coleman, Spencer Jones, Tim Downie.
Lo mejor: La serie está elaborada intentando responder a algunos misterios de la biografía de William Shakespeare
Lo peor
: El sentido del humor inglés que no respeta casi nada, ni siquiera su mejor momento literario.
Lo más curioso: A pesar de estar ambientada en el siglo XVI aparecen numerosas referencias a las series británicas Blackadder y The Office.
¿Cómo verlo?: No ha sido emitido todavía en España, pero puede verse a través de YouTube y bajarse los episodios mediante emule. Los subtítulos pueden obtenerse en Subdix
Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE (episodio 1)

VER SERIE (episodio 2)

VER SERIE (episodio 3)

VER SERIE (episodio 4)

VER SERIE (episodio 5)

VER SERIE (episodio 6)

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre UPSTART CROW

La expresión “upstart crow” quiere decir algo así como “el cuervo advenedizo” y en el título de esta serie hace alusión a William Shakespeare. Se trata de una comedia de situación original e irrespetuosa en grado sumo que nos presenta una imagen inédita del autor de las más famosas obras del teatro clásico inglés. El que sea irrespetuosa no quiere decir que no tenga cierta fidelidad a los hechos históricos –en realidad, la serie, incluso pretende establecer si fue Marlowe el autor de las obras de Shakespeare o viceversa- sino que lo que ocurre es que los trata con desenfado y en clave de humor. La serie entronca con aquella otra que acaba de cumplir los 30 años: Víbora Negra o The Black Adder, protagonizada por Rowan Atkinson y cuya segunda temporada precisamente está ubicada en el período isabelino en el que vivió Shakespeare y que es retratado en esta miniserie.

De momento, se han emitido los seis primeros episodios que corresponden a la primera temporada. A la vista del éxito obtenido en el Reino Unido, la BBC ha encargado una segunda temporada y un Especial de Navidad que se emitirán a finales de 2017. Se conoce cómo es el humor inglés: caústico, en absoluto gesticulante, casi como si estuvieran recitando, sin inmutarse, un chiste inteligente. El humor inglés se basa en el “ríete de ti mismo, antes de que otros se rían de ti”. Siendo éste su primer postulado, el segundo es inducir a la duda: “pero, bueno ¿esto es serio o es de broma?”. Nunca debe estar muy clara la divisoria entre realidad y visión irónica. Finalmente, la sonrisa es una expresión humana que nos distingue de los animales: pero eso no quiere decir que todo lo que suscita una sonrisa deba ser, necesariamente, tomado en serio. Pues bien, estos elementos están presentes en Upstart Crow en relación a William Shakespeare.

Nos muestra a un pobre hombre que se esfuerza en ser un buen padre y triunfar como escritor. No siempre lo consigue. Su familia no es tan sofisticada ni poética como él. En particular, su hija Susanna, parece completamente refractaria a la poesía, al igual que su madre. Aparecen también los padres de “Will” (Shakespeare), John, un indivuduo tirando a grosero y Mary Arden (interpretado por Paula Wilcox en la que los más mayores reconocerán a la “Crissy” de Un hombre en Casa, famosa sitcom británica de los 80) que genera constantes problemas familiares al despreciar a su nuera, Anne Hathaway.

El título está tomado de un crítico contemporáneo de Shakespeare quien lo calificó como “cuervo advenedizo, embellecido con nuestra plumas”. A lo largo de la primera temporada nos muestra la vida de Shakespeare a partir de 1592, cuando parece estar escribiendo Romeo y Julieta y comentándolo con su familia y vecinos. Pocos –salvo la hija de su patrón que aspira a ser actriz en un tiempo en el que, como nos recordó la maravillosa Shakespeare in Love (1998) incluso los papeles femeninos estaban representados por hombres- aprecian y entienden su forma de escribir. Les parece demasiado culterana y retorcida, ni ven en ella belleza, sino más bien ganas de complicar las cosas. La musa de la poesía no solamente no les ha colocado bajo su sombra, sino que parecen absolutamente refractarios a ella. Esto da lugar a innumerables situaciones cómicas. Cada episodio que nos muestra esta serie está reflejada en alguna obra del autor. Shakespeare se esfuerza en ser buen padre, buen marido y buen escritor, pero continuamente, nuevos problemas enturbian estas tareas y aprovecha para trasladar a sus obras experiencias –a menudo traumáticas, sufridas en su vida-. Algunos episodios son literalmente desternillantes –véase el cuarto (“El amor que no es amor”) en el que un simple soneto le crea problemas con su esposa y con la inquisición o el quinto episodio que explica como la familia debió huir de la peste y Shakespeare conoció a las tres brujas que le inspiraron el Sueño de una noche de verano. Y luego, claro, está el personaje de “Kit Marlowe” (Christopher Marlowe) al que algunos han atribuido la paternidad de las más celebradas piezas de Shakespeare, algo que se desmiente, atribuyendo, justo al contrario, las obras de Marlowe al genio de Shakespeare.

No es un humor desternillante, pero sí inteligente. En el Reino Unido ha producido muy buena impresión, gracias al apoyo de un público minoritario pero influyente. Así pues, habrá segunda temporada. La serie puede ser vista también en España, a pesar de no haber sido emitida hasta la fecha por ningún canal, pero es accesible a través de YouTube y de Emule (los subtítulos se encontrarán en plataformas especializadas; nosotros las hemos obtenido en Subdivx). Merece verse para ampliar nuestro conocimiento sobre la edad de oro de las letras inglesas y, a su costa, echarse unas risas. A veces la cultura también sirve para eso. El mismo Shakespeare, como Cervantes o Lope, fueron también hombres que tenían el sentido del humor a flor de piel. No estoy muy seguro de sí Shakespeare se hubiera reído con el retrato que esta serie muestra de su entorno familiar y profesional, pero sí que no me cabe la menor duda de que es una serie que vale la pena ver.