FICHA

Título original: Gallipoli
Título en España:  Gallipoli
Temporadas: documental completo
Duración episodio: 118 minutos.
Año: 2005
Temática: Documental.
Subgénero: Historia.
Resumen: Documental turco sobre la batalla de Gallipoli realizado en 2005. El episodio ocurrido durante la Primera Guerra Mundial supuso un choque entre el Imperio Otomano apoyado por los alemanes y los aliados, con presencia de tropas australianas y neozelandesas. Fue una de las grandes masacres de aquel conflicto y una muestra de lo mal dirigido que estuvo el bando aliado.
Protagonistas: dirigido por Tolga Örnek, narrado por Jeremy Irons y Sam Neil..
Lo mejor: Documental ecuánime y en absoluto patriótico a pesar de estar elaborado en Turquía.
Lo peor
: A pesar de que se utilizan efectos en 3D para reconstruir momentos de los combates hubiera sido de agradecer algún mapa animado.
Lo más curioso: Se pasa casi de soslayo que Mustafá Kemal Ataturk fue el comandante en jefe de las tropas turcas.
¿Cómo verlo?: Puede verse en Netflix. También aparece en youTube y en emule.
Puntuación: 7,5

PROMO

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE (en Netflix)

VER SERIE (en YouTube)

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre GALLIPOLI

La batalla de Gallipoli ha sido la masacre más olvidada de la Primera Guerra Mundial y esto por varios motivos: la derrota de los que luego resultaron vencedores hizo que aportara poco a sus laureles, por tanto, prefirieron olvidarla. Además, provocó la caída del gobierno inglés y demostró que con demasiada frecuencia, los gobiernos actúan por consideraciones propagandísticas en guerras que debieran dejarse en manos de militares profesionales. Uno de los responsables de la derrota de Gallipoli, además, fue Winston Churchill, un personaje del siglo XX, que todavía no ha sido redimensionado a la medida que le corresponde como monstruo sediento de sangre, frío halcón siempre en busca de alguna guerra que declarar y permanentemente alcoholizado. El hecho de que la resistencia inglesa en los dos primeros años de la Segunda Guerra Mundial tuviera como imagen a Churchill, hizo que sus biografía posteriores (y sus propias memorias) se depurasen de las responsabilidades contraídas en las aquellos dos conflictos y saliera embellecido. Pero Churchill fue el responsable, prácticamente único de que casi medio millón de muertos de ambos bandos (265.000 aliados y 218.000 turcos) murieran. Hasta 1928, en los mítines en los que tomaba la palabra Churchill, siempre aparecía algún opositor que le gritaba: “Churchill ¿qué ocurrió en Gallipoli?”.

La historia, a veces, es ingrata. El personaje que estuvo frente a Churchill, en el bando turco fue el general Mustafá Kemal Ataturk, el fundador de la Turquía laica y posterior al hundimiento del Impero Otomano. Kemal, artífice de la victoria en Gallipoli, apenas aparece sino muy en segundo plano en este documental realizado en Turquía. ¿El motivo? La Turquía moderna desde los años 90 ha registrado una marea islamista que todavía dura. Kemal Ataturk fue, entre todos los líderes de países de mayoría islámica, el primero que se alzó contra las teocracias y propuso un régimen laico, sendero por el que luego discurrirían Gamal Abdel Nasser en Egipto, hasta llegar a Bashar al-Ásad. Parece normal –aunque lamentable- que el fundador de la Turquía moderna y laica, pase a un plano muy secundario en estos tiempos de reislamización de aquel país. Otro dato importante: el documental fue elaborado –brillantemente, por cierto- en 2005, el momento en el que aquel país estuvo más cerca de subirse al carro de la Unión Europea, gracias –vale la pena no olvidarlo- del “trío del napalm” (Bush, Blair, Aznar). Eso explica la ecuanimidad y la benevolencia con la que los guionistas tratan a la figura de Churchill, así como la caballerosidad y el interés que ponen en destacar que, a pesar de los combates, se establecieron fuertes lazos de proximidad humana entre los soldados rasos de ambos bandos.

Resumamos: Gallipoli o Gelíbolu en turco, es una pequeña península escarpada en el estrecho de los Dardanelos. En 1914, el Imperio Otomano había entrado en la Segunda Guerra Mundial del lado del Imperio Austro-Húngaro y del Imperio Alemán. Sus esfuerzos iban dirigidos especialmente contra su enemigo geopolítico, Rusia, que se había decantado por los aliados occidentales y contra el Imperio Británico con el que compartía fronteras en el Sur (recuérdese la película Lawrence de Arabia que narra lo sucedido en ese frente). De manera imprevista, prácticamente sin preparación suficiente, sin haber elaborado una estrategia predeterminada e, incluso, sin haber realizado una acumulación de fuerzas, Winston Churchill (en aquel momento “Primer Lord del Almirantazgo”) ordenó el desembarco en aquella península situada en el estreno de los Dardanelos. Con una fuerza naval compuesta por quince acorazados, Churchill pensaba que el cañoneo conseguiría abatir a las defensas turcas, mientras los dragaminas limpiaban el canal. Churchill planteó una batalla naval… y se equivocó. El objetivo era hacerse con el control de los estrechos del Bósforo y los Dardanelos y facilitar el tránsito de mercancías y armamento al Imperio Ruso. Pero, para ello había que desembarcar a las tropas… y no se disponía de barcazas de desembarco. Al iniciarse el cañoneo naval, los turcos respondieron y consiguieron hundir tres barcos británicos obligando a retirarse a los ingleses. Tres días después habían perdido un tercio de la flota, pero Churchill no ordenó la retirada, simplemente, para “salvar el prestigio”.

El tira y afloja en la península de Gallipoli duró 11 meses, de 19 de febrero de 1915 a 9 de enero de 1916. Los neozelandeses y australianos se llevaron la peor parte y amontonaron miles y miles de muertos. En una ocasión, después de tres oleadas de ataques australianos en los que murieron todos los asaltantes, los propios turcos tuvieron que gritar: “Parad, parad esta locura”. Gallipoli fue un monumento al heroísmo de la tropa y de la oficialidad, pero también a la ineptitud del generalato y del almirantazgo inglés.

El documental es interesante, en primer lugar por estar elaborado en Turquía (no son muchos los productos de este país que llegan a Occidente). En segundo lugar por la ecuanimidad y la documentación con el que son tratados los hechos. Finalmente, por las abundancia de documentación personal y humana que aportan. Lo más débil del documental seguramente es la ausencia de material gráfico de apoyo, en especial un mapa de la península de Gallipoli y de los lugares en donde tuvieron lugar los combates. Así mismo, se echa el falta también un análisis de lo que sucedió después y de las consecuencias de la derrota aliada: Churchill no pudo llevar a cabo su negocio de abastecimiento del Imperio Ruso y éste no pudo satisfacer las demandas alimentarias de su población, lo que contribuiría a crear el caldo de cultivo que desembocó en la Revolución Soviética. Así mismo, a partir de entonces, los ingleses sufrirían lo que se ha llamado “síndrome de Gallipoli”, esto es, la aprensión a realizar desembarcos en zonas contralas por el enemigo. De hecho, en la Segunda Guerra Mundial, el desembarco en Dieppe aumentó esta sensación y, por su eso fuera poco, cuando los norteamericanos insistieron en desembarcar en Normandía, el alto mando británico (Churchill de nuevo) solamente aceptó por presiones de Stalin. Sin olvidar que, aunque se trató de una victoria, el precio de bajas que tuvieron que pagar los aliados en Normandía fue extraordinariamente alto.

Gallipoli es un documental que llega a España, doce años después de que fuera filmado, cuando Turquía ya está definitivamente alejada de la Unión Europea, pero en el aniversario de los hechos. Se le considera un episodio “periférico” de la Primera Guerra Mundial. No lo era tanto en la medida en que casi medio millón de jóvenes perdieron la vida.