FICHA

Título original: Snatch
Título en España: Snatch
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2017
Temática: Intriga.
Subgénero: Drama.
Resumen: Un grupo de buscavidas compuesto por un par de listos y un boxeador de raza gitana se enfrentan a mafiosos, mientras el padre de uno de ellos, desde la cárcel, intenta dar instrucciones a su hijo para salir adelante en el camino de la delincuencia.
Protagonistas: Rupert Grint, Luke Pasqualino, Lucien Laviscount, Marc Warren, Stephanie Leonidas, Phoebe Dynevor, Juliet Aubrey, Tamer Hassan, Dougray Scott, Ian Gelder, Claire Cooper, Vincent Regan, Johann Myers, Ed Westwick, Duncan Clyde, David Bamber.
Lo mejor: Hasta en los momentos más dramáticos existe una pizca de sentido del humor.
Lo peor
: En algunos momentos parece una copia de la película Cerdos y Diamantes.
Lo más curioso: El éxito de la primera temporada ha arrastrado la firma de una segunda.
¿Cómo verlo?: No ha sido emitida en España. Puede bajarse mediante programas P2P e incorporarse los subtítulos en castellano en http://www.subdivx.com

Puntuación: 7

PROMO (1 – en inglés)

PROMO (2– en inglés)

PROMO (3 – en inglés)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre SNATCH

La película Cerdos y diamantes (2000) de Guy Ritchie, dio a Brad Pitt la oportunidad de hacer el que sería, junto con El club de la lucha (1999) y Los doce monos (1995), las interpretaciones más electrizantes de un actor, en principio guaperas, pero cuyas cualidades escénicas están muy por debajo del gancho que puede tener su físico. Aquella fue, desde luego, una película simpática, desmadrada, con un guión particularmente bien atado y que rezumaba humor inglés en cada uno de los personajes. Pues bien, aquella temática, casi al pie de la letra, se repite en esta serie cuya primera temporada compuesta por 10 episodios ha emitido la televisión británica en marzo. La serie no ha llegado todavía a España, y es una pena que, sin duda, los más inquietos e impacientes sabrán superar pues, no en vano, la serie está al alcance de quien quiera verla mediante programas P2P.

Al igual que el largometraje empezaba con una escena en la que un grupo de individuos enmascarados como judíos ortodoxos hasiditas irrumpía en un taller de joyería, la serie nos muestra pura acción: un individuo cuyo rostro está cubierto por una máscara que simula a la Reina de Inglaterra, corre desaforadamente por las oscuras calles de una ciudad británica. Llega, finalmente a su casa y tiene el tiempo suficiente para hablar con su hijo de unos 10-12 años. Le dice que él es ladrón y que todo aquello que puede desear en algún momento lo alcanzará si él también aprende a robar. Luego de un tiroteo, el padre resulta detenido por la policía e ingresa en prisión. Pasan los años, aquel niño se convierte en un joven veinteañero que junto a un amigo íntimo y un boxeador de raza gitana, constituyen un grupo de buscavidas, mientras su madre regente una floristería. Pero el protagonista ha contraído deudas y el terrible usurero le amenaza con quedarse con un dedo suyo y con la floristería, así que los tres amigos deciden realizar una arriesgada apuesta sobre el resultado de un combate de boxeo en el que participa el gitano. Pero un mafioso de origen hispano trunca el combate y logra que se produzca un resultado indeseable. Sin embargo, la ocasión sirve para que el grupo de buscavidas conozcan a la amante resentida del hispano que les ofrecerá datos sobre el envío de dinero en un furgón blindado. Después de dudarlo, decidirán atracar el furgón… pero se equivocan y roban otro. A partir de ahí, la serie se va complicando en escenas y peripecias cada vez más extremas realizadas todas con un increíble sentido del humor.

Estamos ante una serie a la que no se le puede pedir ni coherencia, ni realismo: es una serie de puro divertimento en el que la tensión y el suspense se unen al humor y lo absurdo. De hecho, cuesta saber hacia dónde se dirige la trama y uno tiene la sospecha a partir del segundo episodio de que solamente se trata de realizar un guión dinámico, entretenido, imaginativo y surrealista. Y, a pesar de eso, la serie gusta y engancha.

Uno de los atractivos de la serie es la presencia de Rupert Grint, el “Ron Weasley” del ciclo Harry Potter, como uno de los tres protagonistas, seguramente el más inconsciente, desquiciante y hortera del grupo. Quedan muy lejos los tiempos en los que Grint era un niño-actor amparado en su expresión ausente y bajo su melena pelirroja. Ahora se ha convertido en un consumado actor que en esta película borda un papel cómico y, de paso, ejerce como productor ejecutivo de la serie. Luke Pasqualino es, en realidad, el protagonista y en torno al que gira lo esencial de la trama; en esta ocasión, el papel se adapta a sus cualidades, quizás más que aquel que asumió en Battlestar Galactica (2011) e incluso en la serie Los tres mosqueteros (2014-2016) en el que interpretó a D’Artagnan. El tercero, el boxeador gitano, es Lucien Laviscount que no es un rostro completamente desconocido para los espectadores y al que hemos visto ocasionalmente en varias series, de las emitidas en España, Muerte en el paraíso, sin duda la más conocida.

Lo que puede reprocharse a esta serie es que haya copiado, sin miramientos, lo esencial de la trama del largometraje, sin embargo, hay que decir que pronto se separa de él y cobra vida y forma propias. La serie es extraordinariamente divertida, el dramatismo que puede haber en algunas escenas y las situaciones que dejan al espectador con el corazón en un puño, terminan inevitablemente generando sonrisas por las nuevas situaciones que generan. Hay mucho humor inglés en esta serie. No es, desde luego, una comedia de situación, sino más bien un drama humorístico ambientado en los bajos fondos y protagonizados por buscavidas, más o menos bien intencionados, que, en principio no albergan ganas de estafar a nadie, pero que, finalmente –tal como le aconsejó el padre del protagonista aquella noche en la que resultó detenido- se trata de no dejarse avasallar por nadie. Una serie para verse y disfrutarse.