FICHA

Título original: Decline & Fall
Título en España: Decline & Fall
Temporadas: miniserie (3 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2017
Temática: Comedia.
Subgénero: Humor inglés.
Resumen: Un joven profesor recién salido de Oxford termina dando clase en un destartalado y tradicional internado inglés, donde conoce a la madre de uno de sus alumnos que se lo lleva para que le dé clases particulares durante el verano.
Protagonistas: Jack Whitehall, David Suchet, Eva Longoria, Douglas Hodge, Vincent Franklin, Stephen Graham, Gemma Whelan, Katy Wix, Oscar Kennedy.
Lo mejor: Sin duda David Suchet en el papel de director del internado.
Lo peor
: La serie tiene mucho de surrealista y un humor inglés que no siempre se capta fuera de aquellas islas.
Lo más curioso: Uno de los temas más recurrentes del humor de esta serie reside en las rivalidades entre los distintos reinos de la Gran Bretaña.
¿Cómo verlo?: No se ha emitido en España por el momento. Puede bajarse en versión original mediante programas P2P e incorporarse los subtítulos en castellano en http://www.subdivx.com

Puntuación: 7

PROMO – 1 (en inglés)

PROMO – 2 (en inglés)

PROMO – 3 (en inglés)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE (sólo clips en inglés)

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre DECLINE & FALL

Los internados ingleses siempre han sido un sitio adecuado para ambientar cualquier tipo de trama. Gente de varias edades (profesores, alumnos y personal no docente), comparten un universo reducido y claustrofóbico en lugares apartados. Incluso en la ficción más absurda –la serie Harry Potter, por ejemplo- el internado inglés se muestra efectista. La serie Declina & Fall, literalmente “decadencia y caída”, se inspira en una novela escrita por Evelyn Waugh y publicada inicialmente en 1928. Para entender el título hay que trasladarse a aquellos años en los que cualquier familia pudiente o intelectual que se preciara, debía haber comprado los dos gruesos volúmenes de La decadencia de Occidente, ensayo histórico escrito por Oswald Spengler y en la que, en lugar de una visión progresista de la historia, se ofrecía una perspectiva pesimista: Spengler no fue el primero en apreciar, pero si el que se preocupó de teorizarlo, que la decadencia constituía el “sentido de la historia”. Evelyn Waugh no hizo nada más que aprovechar el impulso de esta idea para narrar una historia desternillante situada en un internado inglés.

Al igual que la novela, la miniserie en tres entregas, trasluce un impecable humor británico que, en ocasiones, especialmente en sus guiños hacia los distintos reinos de Gran Bretaña (especialmente galeses), cuesta encontrar el significado si no se está atento o se desconocen algunos rasgos de aquellas sociedades. Se trata, pues, de una comedia, desternillante, extremadamente pulcra, repleta de giros inesperados y extremadamente maliciosa. Los vicios y los rasgos antropológicos de la sociedad británica de los años 20 están recogidos de manera descarnada: profesores poco preparados, alcoholizados unos, homosexuales otros, alumnos sin motivaciones, directores preocupados solamente por la imagen de su centro, padres y madres de alumnos caprichosos, irracionales, erotómanos, una sociedad en la que, a pesar de no funcionar casi nada, cumple las expectativas de todos… Tal era la sociedad británica que todavía vivía de los esplendores victorianos, a pesar de que la Primer Guerra Mundial les había recordado que costaba mantener una posición imperial.

Los papeles protagonistas corresponden a Jack Whitehall (“Paul Pennyfeather” (Pluma de Penique), el inexperto profesor, recién salido de Oxford en donde no terminó muy bien los estudios), Eva Longoria (“Margot Beste-Chetwynde”, casi irreconocible que ya no era la “mujer desesperada” del inicio de su carrera, sino una lady multimillonaria y caprichosa, irreverente y de costumbres liberales especializada en hacer su santa voluntad sin importarle las consecuencias) y David Suchet (“Doctor Fagan”, el viejo director del internado, papel en el que el actor se ha superado como nunca y ha bordado una interpretación que hay que escuchar en versión original para advertir íntegramente su comicidad). Con estos tres personajes centrales y una legión de adolescentes, más o menos conflictivos, y profesores disfuncionales, la miniserie constituye un regalo para el espectador.

En el momento de escribir estas líneas, la serie no ha sido todavía emitida en España, pero tanto la versión original como los archivos de subtítulos pueden encontrarse fácilmente en la red. Es una de esas series imprescindibles para pasar algo más de un par de horas agradables. Se cuenta de esta serie que el director debió ponerse serio con David Suchet y exigirle que abandonara el set de grabación, dado que no podía contener la risa. Obviamente, es una exageración, pero la historia que es el mismo Suchet quien la ha contado, sirve para calificar con precisión a esta serie británica. Cabría decir que nos ha satisfecho extraordinariamente ver a Suchet –que acaba de cumplir los 70 años- en plena forma en esta serie y en un registro muy diferente al que consagró su fama internacional como Poirot de Agatha Christie.

La miniserie puede ser vista por cualquier espectador que no haga ascos a la carcajada. Les deberá gustar el humor desmadrado y las situaciones descoyuntantes. Quizás, los únicos que deberían de prevenirse de esta serie y abstenerse son los alérgicos al humor británico e incluso estos podrían verla si creen que es posible la curación de su enfermedad.