FICHA

Título original: Harlan Coben’s The Five
Título en España: The Five
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2016
Temática: Intriga.
Subgénero: Drama.
Resumen: Un niño de diez años desaparece al separarse de cuatro amigos algo mayores que él. Diez años después, en el escenario de un crimen aparece el ADN del niño desaparecido. Los cuatro amigos aprovechan para reunirse e investigar qué pudo haber pasado veinte años antes.
Protagonistas: Tom Cullen, Hannah Arterton, Tom Brittney, O.T. Fagbenle, Lee Ingleby,Geraldine James, Michael Maloney, Martin McCreadie, Sarah Solemai, Megan Bradley, Aedan Duckworth, Alfie Bloor, Harry Bloor, Freedom Doran, Jonathan Kerrigan, Michael Peavoy, Don Warrington, Sophia La Porta, Vicky Myers, Lee Boardman.
Lo mejor: reúne todos los valores que han dado un marchamo característico a las series inglesas.
Lo peor
: la primera parte de la serie es algo desigual.
Lo más curioso: La idea de la serie partió de un relato de Harlan Coben quien, de paso, es productor ejecutivo de la serie.
¿Cómo verlo?: En el Canal #0 de Movistar+. También puede bajarse mediante programas P2P e incorporarse los subtítulos en castellano en http://www.subdivx.com

Puntuación: 7

PROMO – 1 (en inglés)

PROMO – 2 (en inglés)

PROMO – 4 (en francés)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL  (en inglés)

Comprar DVD en Amazon (en francés)

Lo mínimo que puede decirse sobre THE FIVE’S

Estrenada en 2016 en el canal Sky y reproducida en España en #0 de Movistar+, The Five’s (o The Five, o Harlan Coben’s The Five), es una serie británica en 10 episodios que reserva sorpresas con el made in England que la acompaña. Se trata, en efecto, de una serie típicamente inglesa con una fotografía excelente, un casting y unas actuaciones sólidas y un guión con suficientes giros y sorpresas para atrapar al espectador. Original hasta cierto punto, tiene que ver con hechos ocurridos en el pasado que, bruscamente, cuando ya nadie pensaba en ellos, se reactualizan brutalmente y cobrar un nuevo curso en la vida de los protagonistas.

Cuatro amigos adolescentes están dando un paseo por el campo en 1995, se trata de una pandilla que margina al “quinto elemento”, el más pequeño de todos ellos, que, con apenas diez años queda marginado y solo en el bosque. Nunca más –aparentemente- nadie volverá a verlo, así que se le dará, primero por desaparecido y luego por muerto. Las búsquedas de la policía fueron intensas, incluso el padre de uno de los adolescentes era policía y se tomó un interés particular por el caso, sin embargo no hubo nada que hacer. Todos los implicados siguieron teniéndolo presente, pero nadie dudó que el crío habría sido asesinado o sufrido un accidente. Bruscamente, todo cambia. Veinte años después, los adolescentes se han convertido en personas maduras, cada una con sus respectivas profesiones, a todos les ha ido bastante bien en la vida y están trabajando en distintas profesiones. El amigo cuyo padre era policía, ahora él es a su vez investigador de homicidios. En el caso de un asesinato cometido con extrema brutalidad, aparecen rastros de sangre cuyo ADN pertenece al muchacho desaparecido en el bosque veinte años antes. A partir de aquí, los cuatro personajes empiezan a realizar investigaciones y llegan a esclarecer finalmente el misterio.

La serie tiene algo de aquella película que pasó a la historia especialmente por el título Sé lo que hicisteis el último verano (1997), pero las similitudes empiezan y terminan en el arranque, y se diluyen a medida que va avanzando la trama. La serie, en cualquier caso, es entretenida, más ágil en su segunda parte que en la primera que se prolonga durante mucho tiempo hasta que finalmente, encuentra su ritmo y se encarrila hacia la resolución del misterio. Para llegar a los cinco últimos episodios, particularmente tensos y con un suspense en do mayor, hay que atravesar los cinco primeros en los que encontramos de todo: en ocasiones excesiva lentitud, en otras, pistas que no conduce a gran cosa, a veces diálogos excesivamente prolongados y, finalmente, golpes de efecto que nos dejan el corazón en un puño. Habitualmente, cuando termina un capítulo se resuelve alguno de los misterios de la trama, pero, inevitablemente aparece otro que eleva aún más el nivel de tensión y suspense.

Los cuatro protagonistas son “Mark Wells”, interpretado por Tom Cullen, rostro conocido de Dawnton Abbey (2013-2014) y de Black Mirror, un abogado que ejerce también como investigador en casos de desaparecidos; su hermano es, precisamente, el desaparecido; O.T. Fagbenle (veterano de Doctor Who, 2008; Crimen en el Paraíso, entre otras), el policía, amigo de los otros y que, pasado el tiempo se ha convertido en policía; “Slade”, interpretado por Lee Ingleby, director de un refugio para jóvenes, otro rostro habitual de la televisión inglesa mucho menos conocido en España, pero recordado por su papel en Luther; y, finalmente, Sarah Solemani, como “Pru Carew”, doctora y que, veinte años antes, era la única chica de la pandilla. Todos los protagonistas muestran buenas dotes para la interpretación (particularmente Ingleby, cuyo papel es, de hecho, el más ambiguo) y se hacen creíbles en sus representaciones.

Quedaría examinar el conjunto de la serie en la perspectiva de los 10 episodios. Hemos dicho que la primera parte es más débil que la segunda, así pues, para verla hay que tener en cuenta que el interés inicial, por relativo que pueda parecer, irá creciendo poco a poco y se disparará a partir de principios del quinto episodio. Es, pues, una serie que requiere algo de paciencia hasta que se logra entrar completamente en materia y centrarse en el tema central de la trama. Por otra parte, también es cierto que algunos de los giros de la investigación pueden parecer algo arbitrarios, pero es que los relatos de suspense son así: un dato que, inexplicablemente, no había sido revelado durante veinte años, bruscamente, emerge y cambia toda la perspectiva de la desaparición. La serie es, en su conjunto, interesante, digna de verse y que pide atención. Serie inglesa, desprovista completamente de humor inglés, aunque con algún rasgo paradójico (especialmente en lo que se refiere al padre del desaparecido).