FICHA

Título original: Hooten & the Lady
Título en España: Cazadores de leyendas
Temporadas: 1 temporada (8 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2016
Temática: Aventuras.
Subgénero: Acción.
Resumen: Un aventurero y la hija de una familia de la nobleza británica coinciden en el Amazonas y, posteriormente, en otros muchos escenarios, en los que rescatan –uno por dinero y otra por amor a la arqueología- distintas piezas históricas viéndose envueltos en las aventuras más retorcidas.
Protagonistas: Michael Landes, Ophelia Lovibond, Jessica Hynes, Shaun Parkes, Jonathan Bailey, Jane Seymour, Stevel Marc, Paul Pieterse, Jenna Saras, Natasha Sparkes, Angel Coulby, Colin McFarlane, Kierston Wareing, David Ajala.
Lo mejor: remite directa y voluntariamente al cine de aventuras de los 80.
Lo peor
: está demasiado próxima a la saga de Indiana Jones como para que se la pueda considerar original .
Lo más curioso: La música, particularmente notable, fue compuesta por Daniele Luppi.
¿Cómo verlo?: En el Canal Cosmopolitan. También puede bajarse mediante programas P2P.

Puntuación: 6,5

PROMO – 1 (en inglés)

PROMO – 2 (en castellano)

PROMO – 3 (en castellano)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE (capítulo 1º, en castellano)

WEB OFICIAL  (en castellano)

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre CAZADORES DE LEYENDAS

Hay series que nacen con una intención muy bien definida. Se sabe para lo que han sido creadas, se conocen sus límites y se sabe lo que vamos a encontrar en ellas. Tal es el caso de Cazadores de Leyendas que nos traslada al cine de aventuras de los años 80, el cual, a su vez, no fue más que la reactualización del mismo género que había vivido su edad de oro en los años 40. Así pues, sabemos lo que vamos a ver: aventuras de una pareja antagónica en busca de misterios y secretos arqueológicos, uno por dinero y la otra por amor a la ciencia.

Inicialmente, la serie llevaba el nombre de los dos protagonistas, Hooten & Lady, es decir, “Ulises Hooten” y “Lady Alexandra Lindo-Parker”, una pareja completamente disfuncional, como la noche y el día: la chica de buena cuna y con una prometedora carrera como arqueóloga al servicio de las más prestigiosas autoridades científicas británicas y el tipo de orígenes inciertos, sin oficio ni beneficio, aventurero que sabe cuidarse sí mismo y superviviente de las profundidades sociales de medio mundo. Sin embargo, se juzgó en España que la serie no podía llevar este nombre que, en el fondo, no decía gran cosa, así que fue sustituido por otro que remitía a una serie de documentales de gran éxito: Cazadores de mitos (2003-2016). Ahora, lo que se cazaba no eran “mitos”, sino “leyendas” y no sería un documental de “aventuras científicas”, sino una serie de acción de “aventuras arqueológicas”.

El recuerdo la saga de Indiana Jones es inevitable. Podemos, igualmente, remontarnos a otras series derivadas directamente de esta, Las aventuras del joven Indiana Jones, o indirectamente, Los cuentos del Mono de Oro, series de televisión con las que esta puede ser fácilmente emparentado. Al igual que estas series, Cazadores de Leyendas, nos lleva por paisajes exóticos, está realizada en clave de humor, los personajes son desenfadados, espontáneos y todoterreno y sus aventuras son fantásticas. El elemento legendario que estaba implícito en el cine de aventuras de los 40, ha sido aquí atenuado al máximo y la referencia es, directamente, el cine de aventuras de los 80. Es una serie pensada, pues, para gentes que en aquel momento eran jóvenes y que hoy tienen treinta años más, pero guardan cierta simpatía por el cine de aquellos años. Y el resultado es aceptable.

La serie se deja ver, no es, desde luego, una gran serie que pasará a la historia como un producto único e irrepetible. Es, más bien, una serie que aspira a satisfacer a un determinado tipo de público (adolescentes y adultos), ágil, divertida, por supuesto increíble (como todo el género de aventuras), bien realizada y cuyos dos pilares son carismáticos y ofrecen el perfil que la producción quería presentar: una “lady” amante de la arqueología y un don nadie especializado en meterse en líos. En algunas escenas encontraremos la reedición de las tormentosas relaciones entre Michel Douglas y Kathleen Turner en El corazón verde (1984), incluso algunas escenas parecen parodiar las de esta película. Sin embargo, lejos de ser considerado como una falta de originalidad, debe ser tenido como una muestra de respeto y consideración hacia el cine de aventuras.

Vale la pena decir algo de los protagonistas: Michael Landes es “Ulises Hooten”, un rostro que hemos visto como secundario en numerosas series de televisión desde El Príncipe de Bel Air en los 90, pasando por las habituales CSI, Ley y Orden, aunque su papel más conocido fue el de “Jimmy Olsen” en la serie Lois & Clark (1993-1994). Su oponente es Ophelia Lovibond, actriz británica poco conocida que, sin embargo, recordamos de London Boulevard (2010) y de 4.3.2.1. (2010). En televisión era la “Kitty” que apareció en Elementary como aprendiz de Sherlock Holmes durante unos episodios. Ambos actores tienen sintonía suficiente como para poder generar una creciente tensión sexual malamente resuelta. El tercer elemento que vale la pena señalar entre el cuadro de actores es de Jane Seymour que a sus 66 espléndidos años, actúa como madre de “Lady Alexandra” y a la que no habíamos visto en televisión desde que en 2011 rodó un episodio de la serie Castle.

La serie está filmada en distintos escenario naturales y en lugares del mundo muy distantes. La primera entrega está ambientada en la selva brasileña, la segunda en Roma donde buscan y encuentran los Libros Sibilinos, el tercero en Egipto, el cuarto en los Himalayas a donde han ido a buscar un pergamino escrito por el propio Buda, en el quinto la aventura les lleva a Etiopía, en el sexto a Moscú en busca de un huevo de Fabergé perdido, a Camboya en el séptimo en busca de una joya, y al Caribe en el último. Cada episodio es autoconcluido, así que esta panorámica puede ayudar a seleccionar cuál ver. El único nexo común entre todos ellos es la relación entre la pareja protagonista. Él, visitante habitual de los burdeles, es soltero y sin compromiso; ella, está, desde el primer episodio, comprometida con “Edward”, alguien de su casta. En el último episodio se verá cómo se resuelve la tensión entre “Hooten” y “Lady”.

Una serie modesta en su concepción, muy bien realizada, con efectos especiales justos pero no abusivos, divertida a ratos, emocionante en otros, ágil y dinámica como lo era el modelo del que ha sido copiada deliberadamente.

Anuncios