FICHA

Título original: Togetherness
Título en España: Togetherness
Temporadas: 2 (16 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2014
Temática: Comedia
Subgénero: Humor
Resumen: Una pareja de mediana edad con hijos, lleva una vida aburrida y rutinaria, prácticamente sin sexo. El desahucio del mejor amigo de él y la llegada de la hermana de la esposa, introducen nuevos elementos en la familia que se convertirán en alicientes para superar sus problemas de aburrimiento por la vida en común.
Protagonistas
: Steve Zissis, Mark Duplass, Melanie Lynskey, Amanda Peet, Abby Ryder Fortson, Joshua Leonard, Caroline de Souza Correa, Ginger Gonzaga, Durrell Babbs, Emily Althaus, Roxana Ortega, Matt Malloy, Andra Petru.
Lo mejor: El guión está escrito de manera convincente.
Lo peor
: La segunda temporada es muy retirativa..
Lo más curioso: El guión fue elaborado por el protagonista, Mark Duplass
¿Cómo verlo?: En HBO.

Puntuación: 7

PROMO

PROMO (subtitulado en castellano)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre TOGETHERNESS

Una serie de rostros conocidos y otros que se estrenan en televisión aparecen reunidos en esta serie de la que nos dicen que es una “comedia de situación”. En realidad, no se trata de eso, sino más bien de una comedia y, si se nos apura mucho, de una “dramedia”, pues hay mucho de trágico en una pareja que, simplemente, ha visto como el aburrimiento y la rutina se apoderaba de su cotidianeidad. Con “Michelle Pierson”, una madre cumplidora y un padre, “Brett Pierson”, sacrificado capaz de satisfacer en todo a su mujer y a sus hijos, la vida sexual de la pareja es algo que pertenece al pasado. Pero la serie trata de algo más.

A la pareja se une de manera imprevista otra que no lo es tanto, formada por el mejor amigo de “Brett”, “Alex”, un aspirante a actor que acaba de ser desahuciado y “Tina”, hermana de “Michelle” que ha sufrido una crisis nerviosa tras haber sido abandonada por su novio, un auténtico cretino, en cuya relación ella había puesto muchas esperanzas. Así pues, bruscamente, de la noche a la mañana, se encuentra viviendo bajo el mismo techo un matrimonio aburrido, un actor con tendencia al desmadre y una mujer con tendencia a la bipolaridad. De la combinación de todos estos elementos debería haber salido una comedia de situación. Pero ha salido en realidad, una historia realizada en clave de comedia pero que encubre el drama personal de los protagonistas.

De una “comedia de situación” se esperan risas enlatadas, gags continuos, situaciones desternillantes, pocos escenarios: las mejores sit-com son, desde luego, las que generan dolor en el diafragma. De ahí que neguemos que Togetherness sea una comedia de situación. Comedia sí es, humor tiene, pero se está lejos de la sonrisa permanente que generaba Dos hombres y medio hasta anteayer y hoy The Big Bang Theory. El resultado final es aceptable y simpático. Puede verse con la seguridad de que nos hará pasar un rato agradable.

La serie fue concebida por Mark Duplass, su hermano Jay y Steve Zissis. Salvo Jay, el resto ocupan papeles protagonistas, Mark como “Brett” y Zissis es “Alex”. Los Duplass son una institución en el cine indi norteamericano, pero hasta esta serie no habían realizado ninguna incursión televisiva. En cuanto a Steve Zissis, tenía cierta experiencia en televisión. Lo habíamos visto en un episodio de Arrested Development y en otro de The Office (el primero de la serie, por cierto), de ascendencia griega, es, además de actor ocasional, productor y guionista.

Si estos son los dos personajes masculinos, los femeninos son bien conocidos de los espectadores. “Michelle”, la esposa de “Brett”, no es otra que Melanie Lynskey, mejor conocida como “Rose”, la vecina chalada de “Charlie Harper” en Dos hombres y medio. Su intervención en esta serie le ha valido un premio de interpretación. Y, en cuanto a la hermana de “Michelle” no es otra que Amanda Peet, bien conocida en la pantalla grande por sus trabajos junto a John Cusack (en Identity, Martien Child y 2012) y la ayudante de dentistas primero y luego asesina a sueldo, junto con Bruce Willis y Matthew Perry, en Falsas apariencias (2000) y en su secuela.

La edad de los actores era importante porque buena parte de la trama discurre influido por la sensación de que el tiempo no pasa en balde y que los años castigan. Todos parecen estar en los últimos años de la treintena o avanzando con los cuarenta a cuestas. Son conscientes de que el tiempo para estabilizar sus vidas (en el caso de “Alex” y de la hermana de “Michelle”) ha entrado en fase de descuento. Y, en lo que se refiere al matrimonio, tan feliz como aburrido, se están haciendo a la idea de que su vida ha perdido aliciente, originalidad y se ha visto inmersa en la rutina y así será hasta el fin de sus días.

La serie funcionó, obtuvo críticas aceptables y el favor del público, así que se intentó una segunda temporada, pero ésta no resultó tan atractiva, después de lo cual fue cancelada y pudimos ver un final previsible desde el principio. Puede recomendarse para quien desee pasar un rato entretenido y sonreír, sino a carcajadas, sí al menos con las peripecias que sufren los protagonistas. A algunos quizás le recuerde su propia vida. A otros lo que jamás quisieran ser. Y los habrá que la serie no les impresionará ni les divertirá. Lo advertirán claramente a partir del tercer episodio: si no les divierte, déjenla, no es para ustedes.