FICHA

Título original: Limitless
Título en España: Limitless
Temporadas: 1 temporada (322episodios)
Duración episodio: 43 minutos.
Año: 2015-2016
Temática: Thriller.
Subgénero: Acción.
Resumen: Un antiguo amigo entrega a Brian Finch una pastilla transparente que cambiará su vida y potenciará su mente hasta el extremo que el FBI recurre a él para resolver algunos misterios que dicha pastilla plantea.
Protagonistas: Bradley Cooper, Jennifer Carpenter, Jake McDorman, Mary Elizabeth Mastrantonio, Hill Harper, Wellington Barrientos, Kristoffe Brodeur, Kathleen Hays, Dillon Mathews, Claire Glassford, Warren Bub, Mark Noonan.
Lo mejor: buena interpretación de Bradley Cooper.
Lo peor
: algunos fallos de guionización.
Lo más curioso: está basada en la película del mismo nombre estrenada en 2011.
¿Cómo verlo?: En Netflix.

Puntuación: 7,5

PROMO

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre LIMITLESS

En 2011 se estrenó la película Sin Límites (Limitless) protagonizada por Bradley Cooper, Abbi Cornish y Robert de Niro, basada en una novela de Alan Glynn. Todo el argumento gira en torno a un medicamento nuevo, el NZT que permite ampliar el potencial cognitivo (algo así como una Viagra para las neuronas). La película tuvo buenas críticas y transformó los 27 millones de dólares invertidos en 161, suficiente como para la CBS anunciada en 2014 que iba a lanzar la misma temática en formato serie televisiva. Ésta se estrenó el 22 de septiembre de 2015 y ha sido incluida en el catálogo de Netflix desde el 5 de de julio de 2017. Un acierto en cualquier caso: acierto de la película originaria, acierto de la serie y otro tanto para Netflix. Lo que no implica que las diferencias entre la película y la serie no existan.

La serie nos muestra como protagonista a un músico que está sufriendo una crisis de creatividad y cuyo grupo musical se ha disuelto. Solamente queda él para llevar adelante su proyecto: pero sus neuronas están atascadas, han dejado de crear nuevos ritmos. Un antiguo amigo le entrega una droga desconocida: el NZT. En la película, en cambio, el protagonista, es un escritor incapaz de sacar adelante su novela; la droga, también el NZT, le es facilitada por su cuñado. A partir de esta divergencia, los argumentos en ambos casos resultan familiares e incluso Bradley Cooper (protagonista de la película) aparece circunstancialmente como guiño al largometraje, pero en un papel completamente diferente.

El protagonista mantendrá siempre su rebeldía: trabajará para el FBI, pero no se limitará a ser un perro fiel de la agencia federal. Frecuentemente escapará al control de sus superiores y tendrá intervenciones expontáneas y descontroladas que, paradójicamente y a fin de cuentas, facilitarán la tarea policial. El problema del NZT es que provoca efectos secundarios muy perjudiciales para quien está enganchado a ella. Es una especie de heroína con forma de pastilla de poliestireno transparente. Sin embargo, el protagonista es inmune a sus efectos más perversos (como verá el espectador es ahí en donde se introduce el guiño al largometraje originario).

La serie se resuelve entre cuatro protagonistas: “Brian Finch” (Jake McDorman), el usuario del NZT contratado por el FBI para resolver el misterio sobre los orígenes de la droga y quién la está comercializando, y los tres miembros del FBI encargados del caso: la superiora, “Nasreen Pouran” (Mary Elizabeth Mastrantonio) y sus dos probos subordinados, “Spellman Boyle” (Hill Harper) y “ Rebecca Harris” (Jennifer Carpenter). Los cuatro son suficientemente conocidos de series televisivas.

McDorman fue el protagonista de Manhattan Love Story (2014) serie aún no estrenada en España, lo hemos visto también en algunos episodios de CSI: Miami, House, Shameless (2004-2014) y un largo etcétera. La Mastrantonio lleva desde 1983 en el cine con intervenciones importantes en Robin Hood, príncipe de los ladrones (1991) o La tormenta perfecta (2000), sin olvidar su intervención en El color del dinero (1986) que le valió un Oscar a la mejor actriz de reparto. En la cuarta temporada de Sin rastro irrumpió en el mundo de las series en el que sigue actualmente, compaginándolo con sus frecuentes intervenciones en Broadway. A Jennifer Carpenter la hemos visto como hermana de Dexter y Hill Harper es aquel CSI neoyorkino que pone una particular atención en colocar pruebas en bolsas de plástico.

La serie está bien narrada. Los errores de guionización que existen –alguno se cuela- se perdonan por el interés de la trama y porque, a fin de cuentas, facilitan la narración. Y, en general, la serie resulta homogénea, entretenida, logra mantener el interés en todos sus capítulos y avanza con paso firme sin una sumisión absoluta al largometraje original, pero sin que se pierdan de vista los elementos esencial de aquel. El trabajo de los protagonistas es notable y la producción de calidad media-alta. Las críticas positivas han superado a las negativas y la audiencia en EEUU del episodio piloto rozó los 10.000.000 de espectadores.

La serie gustará a los que les gustó la película (que Netflix también ofrece en su catálogo). No tiene una edad definida: puede gustar a un público joven y también a edades más maduras. Está bien realizado en todos los terrenos. No se basa en efectos especiales, pero algunas escenas resultan espectaculares y, en alguna ocasión, el guión introduce morcillas demasiado increíbles (en el piloto, la escena en la que el protagonista se arroja a la vía del suburbano y se para justo en donde calcula que se va a detener el tren es solo un anticipo de otras exageraciones similares dispersas por la serie)… pero, a fin de cuentas, en la serie hay algo de ciencia-ficción y lo increíble forma parte del género. De lo que se trata, en cualquier caso, es de que los protagonistas logran sintonizar con la mayoría de espectadores y el producto, sin ser memorable ni espectacular, es digno y puede verse sin esfuerzo.

 

 

Anuncios