FICHA

Título original: Project Greenlight
Título en España: Project Greenlight
Temporadas: 4 temporada (42 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2015
Temática: Documental.
Subgénero: Mundo del cine.
Resumen: Ben Affleck, Matt Damon y un grupo de conocidos productores y guionistas vinculados a HBO, incluido su presidente, forman un jurado que selecciona a un director de los que han enviado una muestra de sus cortos, para participar en un largometraje.
Protagonistas: Ben Affleck, Matt Damon, Sean Bailey, Chris Moore, Len Amato, Jennifer Todd, Marc Joubert, Effie Brown, Peter Farrelly.
Lo mejor: Ver cómo se hace una película.
Lo peor
: Que no siempre las partes están de acuerdo.
Lo más curioso: El renacimiento de la serie en 2015 implicó también su muerte a la vista de las polémicas suscitadas
¿Cómo verlo?: En HBO.

Puntuación: 6,5

PROMO 1 (en inglés)

PROMO 2 (en inglés)

CABECERA 

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (en inglés)

Lo mínimo que puede decirse sobre PROYECTO GREENLIHGT

Situemos la intencionalidad y el formato de esta serie: un grupo de personajes notables del mundo de Hollywood, incluidos Ben Affleck y Matt Damon, convocan un concurso real: los directores noveles que envíen una muestra de su trabajo, tendrán la oportunidad de participar en un concurso en el que, el ganador, podrá dirigir un largometraje contando con un presupuesto de 3.000.000 de dólares. Asistimos, pues, a un documental sobre el proceso de producción de una película. Y, desde este punto de vista, resulta interesantísimo. Vemos, por ejemplo, que la calidad media de los cortos enviados –todos ellos realizados en los EEUU- es alta y que, los 10 seleccionados, todos, por alguno y otro motivo, tienen interés. Tal es la primera conclusión que puede establecerse (y un corolario: comparados con los cortos que se realizan en España, la desproporción es lacerante e indica que, no solamente nuestra industria del cine está en pañales, sino que nuestros guionistas, actores, directores y técnicos, están muy por debajo, en su escala, de los que aspiran a hacerse un lugar en Hollywood).

Segunda conclusión: el proceso de creación de una película es largo, difícil y complicado y esto sin contar con que las dificultades para hacerse con un presupuesto y una productora, han sido paliados aquí por el ofrecimiento de HBO de un presupuesto generoso y suficiente para hacer realidad una ópera prima. La pre-producción, el conseguir un guión perfilado, el casting, el establecimiento de un timming y de un presupuesto, la elaboración de la película en sí misma, el montaje, loa promoción y el lanzamiento no son ninguna ganga ni se resuelven en apenas unas horas de trabajo: toda película es una obra coral en la que participan muchos niveles de responsabilidad y de creatividad. El resultado depende de la buena armonía entre las partes, de su experiencia y de su saber hacer.

Tercera conclusión: no siempre, los profesionales con experiencia eligen de manera acertada. Es lo que ha ocurrido en la edición de 2015 de Proyecto Greenlihgt: de entre los diez aspirantes a director, Affleck, Damon y sus compañeros, eligieron quizás al más problemático, Jason Mann, un tipo con ideas propias e incluso con obsesiones muy concretas que hasta muy avanzado el proceso de pre-producción siguió defendiendo sus posiciones. En EEUU, se valoran actitudes de este tipo: el creador que defiende su obra y sus posiciones contra viento y marea… pero, el problema, fue que, en este caso, Mann quiso trastocar todo el proyecto inicial, hacer una película “de autor” que, seguramente sólo él entendía y valoraba. A primera vista, daba la sensación de que otros aspirantes estaban mucho más capacitados para llevar a la práctica el guión inicial. Cuando Mann trastocó todos los planes de arriba abajo, realizaron un guión aprisa y corriendo.

Cuarta conclusión: los equipos para realizar una película deben ser lo más homogéneos posibles y lo más abiertos a variaciones y cambios; en el momento en que, además del director, se introduce a una productora con ideas fijas, amiga de lo políticamente correcto y que intenta imponer obsesiones en cuestiones de raza y género, mal asunto. Es lo que ocurre desde el primer momento en donde se percibe que la presencia de Effie Brown (una productora afroamericana que alardea de haber producido 17 películas) se ve que va a generar problemas. Fue ella la que impuso criterios en materia de género y diversidad étnica en el proceso de contratación que, finalmente, hicieron estallar a Matt Damon, quien criticó las premisas sobre las que se había hecho el casting y, concretamente, el papel desempeñado por Effie Brown.

De hecho, en EEUU, el resultado del concurso fue un completo desastre, la película filmada, The Leisure Class (La clase ociosa) se estrenó y emitió por HBO el 2 de noviembre de 2015. Fue un rotundo e inapelable fracaso: no cosechó ninguna crítica positiva. Jason Mann consiguió imponer su criterio: lo que, inicialmente, debía haber sido una comedia, Not A Pretty Woman, fue sustituida por el guión de un corto que había elaborado, de un género indefinido, que luego resultó ser The Leisure Class. Realmente, lo que hizo que se hablara de HBO en aquellos meses y en EEUU, fue la polémica suscitada por el encontronazo entre Effie Brown y Matt Damon.

La serie está especialmente adaptada para cinéfilos y para aspirantes a ser futuros directores, así mismo, puede interesar a quien deseen ver el proceso de producción de una película y las dificultades que conllevan. Igualmente gustará a los críticos de la corrección política que verán a las situaciones sin salida a las que lleva esta filosofía de lo banal cuando se aplica a proyectos tangibles. ¿Alguna conclusión? El cine es una industria difícil en la que no existen fórmulas universales cuya aplicación asegure el éxito. En ocasiones, los que parecen los “mejores” se convierten en los más problemáticos; en otras, un equipo que parece conjuntado estalla por las obsesiones de unos o el dogmatismo de otros. Créame, a no ser que esté dispuesto a sufrir, no se meta en esto del cine. Limítese a pasarlo bien en la butaca.