FICHA

Título original: Rules of Engagement
Título en España: Reglas de Compromiso (Las reglas del amor en Iberoamérica)
Temporadas: 1 temporadas (100 episodios)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2007-2013
Temática: Comedia de situación.
Subgénero: Parejas.
Resumen: Dos parejas, una veterana y otra que va a contraer matrimonio y un soltero estrafalario, comparten su vida y sus preocupaciones, en lo que puede ser un catálogo de los problemas que aparecen en la convivencia de hombres y mujeres
Protagonistas: Megyn Price, Patrick Warburton, Bianca Kajlich, Oliver Hudson, David Spade, Adhir Kalyan, Diane Sellers, Sara Rue, Susan Yeagley, Heather Locklear, Katie Cleary.
Lo mejor: David Spade en su papel de “soltero de oro”
Lo peor
: Que, a pesar de su calidad, pasó bastante desapercibida.
Lo más curioso: El último episodio se emitió el 20 de mayo de 2013
¿Cómo verlo?: En España fue emitida por TVE, Paramount Comedy, FDF y Telecinco. Puede comprarse en DVD, algunos episodios en castellano están colocados en youTube y la serie puede bajarse mediante programas P2P en versión original y algunos en castellano.

Puntuación: 7,5

PROMO (en inglés)

CABECERA

MÚSICA

VER ON LINE (1ª temporada)

VER ON LINE (2ª temporada)

VER ON LINE (3ª temporada)

VER ON LINE (4ª temporada)

VER ON LINE (5ª temporada)

VER ON LINE (6ª temporada)

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (1ª temporada)

Lo mínimo que puede decirse sobre REGLAS DE COMPROMISO

No fue una comedia de situación memorable, pasó casi completamente desapercibida y, sin embargo mostraba todo lo que una buena sit-com puede dar: personajes con perfil propio muy bien definidos, parejas contradictorias, situaciones divertidas, gags cómicos a cascoporro y chistes ni demasiado fáciles ni excesivamente pedantes. Su sino fue que, en su primer tramo, tuvo que competir con Dos hombres y medio y en su último tramo debió hacerlo con The Big Bang Theory. Cuando Charlie Sheen empezó a dar problemas en la serie que protagonizaba y se organizó fulminantemente su muerte. Las dos últimas temporadas de dos hombres y medio fueron completamente prescindibles y decepcionaron incluso a los incondicionales. Reglas de compromiso creyó que había llegado su hora, sin embargo, no había contado con que The Big Bang Theory se había ido afianzando cada vez más y resultó imbatible. Así pues, ésta serie que hubiera podido ser la “comedia de situación reina” de su tiempo, quedó relegada a un lugar secundario.

Pero dejando aparte esta fatalidad, existía un segundo elemento que explica el porqué no logró batir a ambas series: en una sit-com no basta con que uno, dos o tres de los personajes tengan atractivo y estén bien diseñados, hace falta que TODOS los que aparecen, incluso los secundarios, tengan bien afirmados sus atributos y estos resulten atractivos para el público. Y el gran problema que tenía Reglas de compromiso era que de las dos parejas, una no tenía el carisma requerido. Los otros tres personajes, en cambio, si daban la talla de una comedia de éxito y tiraban del carro.

En efecto, “Russell Dunbar” (David Spade), el rubio bajito y delgaducho, soltero recalcitrante, ligón impenitente y tratando de encontrar a la mujer de su vida, consiguió, con sus metidas de pata, su cinismo, sus fracasos sentimentales, ser una de las columnas de la serie. La otra era la pareja formada por “Jeff Bingham” (Patrick Warburton) y “Audrey Bingham (Megyn Price); él es pasota, una especie de molusco, duro por fuera pero blando y sentimental por dentro; ella es una mujer femenina y paciente, harta del desorden que su marido ha traído a su vida, que termina disculpando cualquier cosa por el amor que siente hacia él.

La serie sugiere situaciones que le pueden pasar a cualquier pareja en el Bronx y en Senegambia, en las Galápagos y en Torrelodones. En Iberoamérica se estrenó con el nombre de Las reglas del amor que quizás tenga mucha más relación con el contenido de la serie. En humor del que hace gala la serie es, en cualquier caso, cínico, sabe a limón masticado después de sonar el despertador, utiliza todas las situaciones tópicas que se puedan dar entre parejas estables, para torpedear la convivencia –y lo bueno de los tópicos es que siempre resultan muy reales- pero la conclusión dista mucho de ser la que podía presentirse hasta aquí: la vida en pareja –en pareja heterosexual, al menos en la serie, resulta, a la postre, agradable, necesaria y complementaria. Incluso el rubicundo Russell, el más ácido de todos los personajes, en la intimidad no puede evitar sentirse solo y anhelar a la mujer de su vida.

De Paul Warburton puede decirse mucho: su voz profunda y sugerente ha sido contratada en infinidad de series, doblajes y narraciones; en persona lo hemos visto en colaboraciones ocasiones en series como Doctor en Alaska, Seinfeld, Malcolm, 24, Una serie de catastróficas desdichas, etc. Su esposa en la serie, Megyn Price tiene un historial más limitado, pero actualmente se la puede ver en el elenco de The Ranch, otra comedia de situación, esta vez ambientada en la América profunda. Finalmente, David Spade, actor británico, apareció en lates-shows norteamericanos de la década de los 90, consiguiendo un considerable éxito. Es un tipo caracterizado por los rasgos físicos: bajito y rubicundo, que lo orientan casi siempre a personajes sarcásticos, en películas y series cómicas. Además de eso, ejerce como presentador, monologuista y actor de voz.

La serie es de las que conviene tener presentes y ver en algún momento de soledad. Advertimos que no es bueno verla en pareja.