FICHA

Título original: Jo
Título en España: Jo
Temporadas: 1 temporada (8 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2013
Temática: Policíaca.
Subgénero: Thriller.
Resumen: Casos resueltos por un policía parisino que en realidad suponen una excursión turística por los lugares más emblemáticos de la capital francesa.
Protagonistas: Jean Reno, Jill Hennessy, Tom Austen, Orla Brady, Heida Reed, Chris Brazier, Celyn Jones, Wunmi Mosaku, Eriq Ebouaney, Joe Tucker, Hugo Becker.
Lo mejor: Los escenarios de los crímenes: las mejores vistas de París.
Lo peor
: La tosquedad con la que están pintadas las relaciones entre el policía y su hija
Lo más curioso: Por algún motivo inexplicable, la serie pasó desapercibida en casi todos los lugares en donde se proyectó, salvo en Italia en donde fue un éxito de masas doblando la audiencia de Los Borgia.
¿Cómo verlo?: Fue emitido por la Fox. Puede bajarse en versión original a través de programas P2P. No está editado en DVD.

Puntuación: 6

PROMO – 1

PROMO – 2

PROMO – 3 (en castellano)

PROMO – 4

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL (en inglés)

Comprar DVD en Amazon (no está publicado en DVD)

Lo mínimo que puede decirse sobre JO

Era una serie que tenía todos los elementos para triunfar: había sido creada por un guionista quebecois con amplia experiencia en serie de éxito (René Balcer, uno de los artífices de Ley y Orden), contaba con el protagonismo de un prestigioso actor europeo (Jean Reno) y de una conocida actriz canadiense que hablaba perfectamente francés (Gill Hennessy), se desarrollaba la trama en los lugares más emblemáticos de la que acaso es la capital europea más conocida y, en cualquier caso, más fotogénica (París)… y, sin embargo, constituyó un sonoro fracaso que no pudo prolongarse más allá de ocho episodios y que no contó con una segunda temporada. ¿Qué había ocurrido?

Era muy simple: la serie estaba mal diseñada. Era como cualquier otra serie de policías persiguiendo a criminales, de las que se emiten regularmente desde principios de los años 70. Los dos elementos diferenciales de esta serie no bastaban para configurarla como un producto diferenciado. Ni la presencia de la hija del “comadante de policía Jo Saint-Clair”, ni el que la Hennessy se travistiera de monja especializada en acogida de prostitutas, ni siquiera el que pudiera intuirse una tensión sexual entre el policía y esta “sor Karyn”, bastaron para sacar a la serie de su atonía.

No es que fuera una mala serie, es que, simplemente, era un producto que no aportaba nada al género y en la que los activos que hemos descrito en el primer párrafo de esta crítica quedaban completamente desaprovechados. Reunía demasiados tópicos del género (un policía más bruto que un arado con un pasado tormentoso, la hija díscola, los casos que se resuelven de manera rutinaria…) y resultaba decepcionante, en especial, para los que creímos que la presencia de Jean Renó en una serie podía ser una ocasión excepcional para ver sus brillantes actuaciones en este formato o a los que nos habíamos sentido capturados por el rostro de la protagonista de Crossing Jordan y queríamos volver a verla en esta versión de monja atípica. Si a esto añadimos que París dejó un vacío en nuestro corazón que casi ninguna otra ciudad es capaz de llenar, deberemos reconocer que colocamos las expectativas demasiado algo y que el resultado que vimos en el plasma, nos decepcionó.

Pero si somos realistas, si no estamos esperando ver una maravilla, sino simplemente una serie que entretenga, si nos conformamos con productos de consumo y con tramas poco complicadas, personajes sencillos y situaciones personales que vemos en cada esquina (padres e hijos arrojados al campo de las mutuas incomprensiones), esta serie es una más: de las que se ven cuando no se tiene nada mejor que ver y que se dejan de ver en cuando a uno le entra el sueño o le llega algo mejor. Así de sencillo. Piénselo si decide verla.