FICHA

Título original: Diagnosis Murder
Título en España: Diagnóstico Asesinato
Temporadas: 8 temporadas (178 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 1993-2001
Temática: Intriga.
Subgénero: Medicos y policias.
Resumen: El hijo del “doctor Sloan” es un policía de Los Ángeles que frecuentemente pide ayuda a su padre para resolver algunos asesinatos, el cual cuenta con un equipo fiel y eficiente de forenses a los que no se les escapa ni un criminal.
Protagonistas: Dick Van Dyke, Barry Van Dyke, Victoria Rowell, Charlie Schlatter, Scott Baio, Michael Tucci, Delores Hall, Kevin McNally, Shane Van Dyke, Charmin Lee, Kim Little, Joanna Cassidy.
Lo mejor: Ver a Dick Van Dyke y a su hijo en la vida real, interactuando en esta serie
Lo peor
: Le faltaba intensidad e intriga para ser una serie de éxito.
Lo más curioso: Fue un spin-off del personaje aparecido en una serie que no se ha estrenado en España, Jake y el Gordo.
¿Cómo verlo?: Fue emitido por TVE, por Telecinco y por ETB2. Puede bajarse en versión original a través de programas P2P o comprarse en DVD.

Puntuación: 6,5

PROMO

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (en inglés)

Lo mínimo que puede decirse sobre DIAGNÓSTICO ASESINATO

Dick Van Dyke debe tener en la actualidad 92 años, así que cuando se rodó esta serie ya era un veterano de 68 años que había superado la edad de jubilación. Y, sin embargo, lo vimos en forma, sin un gramo de más, con el mismo sentido del humor que había demostrado en El Show de Dick Van Dyke (1961-1966) o en aquellas películas de los 60 que le hicieron famoso: Mary Poppins (1964) y Chitty Chitty Bang-Bang (1968). Sin embargo, su filmografía no ha sido particularmente intensa: se ha permitido trabajar en aquello que le ha gustado e incluso no hace mucho, “pour le sport”, ha participado en dos largometrajes: Noche en el Museo: el secreto del Faraón (2014) y Alexander and the Terrible, Horrible, No Good, Very Bad Day (2014). De hecho, esta serie puede considerarse como una promoción de la familia Van Dyke.

En efecto, el padre aparece junto a su hijo en la vida real, Barry Van Dyke, encarnando la misma relación familia: el “doctor Mark Sloan” es el padre del “detective de homicidios Steve Sloan”. Barry, como muchos hijos de famosos, ya apareció a los 9 años en el show televisivo de su padre y desde entonces ha aparecido en innumerables series de televisión, incluidas algunas tan conocidas como El Equipo A, Magnum, Remington Steele o Galactica… nunca, salvo en Diagnóstico Asesinato, como protagonista. La combinación es buena. Obviamente, los dos Van Dyke empatizan y la serie fluye apoyada por otros dos puntales secundarios, los compañeros de profesión del “doctor Sloan” que, sienten la misma pasión por desvelar misterios, encontrar pistas y perseguir criminales: “el doctor Stewart” (Scott Baio) y la “doctora forense Amanda Bentley” (Victoria Rowell).

El “doctor Sloan” es un viudo cuyo padre era policía y que ocupa el importante cargo de jefe de medicina interna del hospital General de Los Ángeles. Ha heredado las aficiones detectivescas que, por lo demás, ha transmitido a su hijo, el “teniente Sloan”. Éste es un tipo deportista, algo tosco, le gusta practicar el buceo y frecuentemente recurre a su padre para que éste y su equipo colaboren en la resolución de algún crimen. Es inevitable ver un precedente inmediato de la franquicia CSI: la ciencia forense y la policía, mano a mano, para ubicar responsabilidades. Cuando aparece el primer CSI, Diagnóstico Asesinato lleva siete años emitiéndose y cuando finalice será porque, obviamente, CSI, aparece como menos entrañable, menos familiar, pero mucho más evolucionada en la alianza “ciencia forense – investigación criminal”.

Por la serie transitaron como actores invitados, rostros famosos de los años 60 y 70: Mike Connors (Manix), Barbara Bain y Peter Graves (ambos de Misión Imposible), Robert Culp (de Yo soy espía), Patrick McNee (Los Vengadores), Robert Vaughn (El agente de CIPOL), el reparto de M.A.S.H., buena parte de los actores de Star Trek… Se  trataba de realizar un homenaje al mundo de las grandes series de los años 60 y 70 que encarnaron estos actores, junto al propio Dick Van Dyke. Y fue una buena idea.

Los argumentos no eran ninguna maravilla, clásicos, aportaban pocas innovaciones (como máximo el ver a forenses metidos a investigadores policiales algo que hizo escuela en serie posteriores). Era una serie que se podía ver, carecía de grandes pretensiones y basaba su éxito en la presencia de los Van Dyke más que en una temática concreta. Era entretenida y correcta, nada más. Aunque no rozaba las altas cumbres de la genialidad, tampoco se hundía en los abismos del tedio. Mientras se proyecto tampoco resultó en éxito y estuvo a punto de ser cancelada después de su primera temporada. Incluso, una vez cancelada, se aprovechó el remanente de popularidad que había obtenido la serie filmando dos tv-movies con los mismos protagonistas.