FICHA

Título original: Dr. Quinn, Medicine Woman
Título en España: La doctora Quinn
Temporadas: 6 temporadas (149 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 1993-1998
Temática: Western.
Subgénero: Médicos.
Resumen: La doctora Quinn ejerce en la cómoda ciudad de Boston, pero un impulso súbito la lleva a instatarse en Colorado Springs, en el salvaje Oeste, en donde se une a un solitario y forma una familia imprevista.
Protagonistas: Jane Seymour, Joe Lando, Chad Allen, Erika Flores, Jessica Bowman, Shawn Toovey, Orson Bean, Jim Knobeloch, Frank Collison, William Shockley, Geoffrey Lower, Henry G. Sanders, Jonelle Allen, Helene Udy, Diane Ladd, Maxwell Caulfield, Johnny Cash.
Lo mejor: Fue el papel que coronó la carrera profesional de Jeanne Seymour
Lo peor
: Todos los problemas tratados en la serie (que eran los que estaban de moda en los EEUU a finales del siglo XX y no en el salvaje Oeste en 1860 eran tratados con tanto jabón y suavidad que aproximaban la serie a la cursilería
Lo más curioso: En los inicios de la serie los dos actores protagonistas mantuvieron un romance muy real que luego se transformó en una buena amistad.
¿Cómo verlo?: Fue emitido por TVE y La cuatro y en la actualidad puede comprarse en DVD. En youTube pueden encontrarse muchos fragmentos e incluso episodios completos en castellano

Puntuación: 7

PROMO (en castellano)

PROMO (en inglés)

CABECERA

EPISODIO PILOTO (en castellano)

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL (en inglés)

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre LA DOCTORA QUINN

En 1993 realizar una serie ambientada en el Oeste, un western, era algo arriesgado: el género había desaparecido de las pantallas veinte años antes y parecía definitivamente fuera de las preferencias del público. En realidad, el último seudo-western emitido por los tubos catódicos de la época había sido Kung-fu que, en realidad, era una película de artes marciales. Nadie en la CBS estaba muy seguro de que el producto propuesto por Beth Sullivan fuera a triunfar. La ventaja era que la serie era barata de realizar y que no tendría competencia. Por otra parte, las series de médicos –y la “doctora Quinn” lo era- siempre habían tenido cierto predicamento entre el público. En esos mismos momentos estaba triunfando Urgencias (1994-2004) con George Clooney, Un médico precoz (1990-1993) con un jovencísimo Neil Patrick Harris, Diagnóstico asesinato (1993-2001), y no se habían extinguido ni los ecos ni el recuerdo de series como Marcus Welby (1969-1976), Centro Médico (1969-1976) todas sobre el mismo tema. Así que, pensaron los creadores, uniendo un género desaparecido (el western) con uno en boga (la medicina) podía conseguirse una serie de nuevo cuño que “maridara” los nuevos gustos del momento con los del público de mayor edad. Así nació, La doctora Quinn.

En el episodio piloto que puede verse en castellano en youTube, puede verse el arranque de la serie: en 1867, Micaela Quinn, residente en Boston e hija de un reputado médico, que ha cursado estudios de medicina, a la muerte de su padre se siente profundamente incómoda con la sociedad bienpensante de la capital del Massachussets más conformista y burgués. Decide trasladarse a un lugar mucho más abierto: Colorado Springs, en pleno farwest. Allí hacen falta médicos y su sexo no importará mucho, desde luego siempre importará mucho menos que en el muy formal Boston. Al llegar, inmediatamente surgen las dificultades, los problemas de adaptación y las incomprensiones, pero pronto lograr hacerse con un pequeño círculo de amistades entre los que destacan “Byron Sully”, un tipo tosco, trampero, cazador, habitante de las montañas, casi un eremita aislado y “Charlotte Cooper”, propietaria de la casa en la que está alojada. Charlotte morirá víctima de una picadura de serpiente y la “doctora Quinn” adoptará a sus tres hijas, mientras se une al trampero.

Los papeles protagonistas estaban interpretados por Jane Seymour y Joe Lando. La Seymour había llegado hasta allí después de una carrera iniciada en 1972 (El joven Winston) y que todavía se prolonga hoy cuando va por los 65 años. Su rostro de joven facilitaba el que encarnara papeles particularmente románticos de mujeres con inagotable fuerza interior. La doctora Quinn, sin duda, fue un rol que encajaba como el mejor guante. Por su parte, la carrera de Lando, aunque más discreta, prosigue igualmente hasta hoy y discurre en gran medida por televisión.

Los episodios tienen que ver con los problemas sociales y culturales que estaban viviendo los EEUU, no en 1865 sino en el momento en el que se filmó la serie: homosexualidad, integración racial, religiones y fanatismos religiosos. Esto era lo más increíble y fuera de lugar de la serie: los guionistas parecían ser incapaces de comprender cómo había sido el siglo XIX y cuáles eran las preocupaciones reales y los problemas del norteamericano que vivió después de la guerra de secesión.

La química entre Seymour y Lando fue tan alta que terminó en una relación sentimental que duró durante las tres primeras temporadas de la serie. Luego se enfrió y, finalmente, ambos quedaron como buenos amigos. Pero Lando no etaba muy de acuerdo con el giro que imponían guionistas y directores a su personaje así que terminó peleándose con la productora. Ésta determinó para él un accidente a finales de la quinta temporada. No quedaba muy claro si había muerto despeñándose por un precipicio. Se abría así la posibilidad de que en futuras temporadas la productora y el actor reconstruyeran la relación y el personaje retornara, lo cual, en efecto, ocurrió en la sexta temporada. Pero su momentánea desaparición fue fatal para la serie y determinó una caía de audiencia que fue lo que llevó a su clausura.

Excesivamente moralista en algunos casos, excesivamente correcta en otros, la serie mantenía el interés gracias a la presencia escénica de la Seymour y a la distancia que lo separaba de su compañero, capaz de generar, por su misma, situaciones de interés dramático. A fin de cuentas, eran los problemas de convivencia que aparecían en cualquier pareja cuyas partes procedente de polos diametralmente opuestos.

La serie era interesante en el momento en el que se emitió y todavía hoy conserva cierto atractivo. Recibió varios premios, pero es curioso analizar a dónde fueron a parar. En primer lugar, la Seyour se llevó un Emmy a la mejor interpretación en la edición de 1998 y repitió nominación en cuatro episodios de los Globos de Oro. El resto (y fueron cuatro más) se los quedaron los responsables de la peluquería…