FICHA

Título original: The Nanny
Título en España: La Niñera
Temporadas: 6 (146 episodios)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 1993-1999
Temática: Comedia de situación.
Subgénero: Familiar.
Resumen: Una joven judía resulta despedida de su trabajo y pasa a ser canguro en casa de un millonario del que cuida a sus tres hijos y aspira a enamorar
Protagonistas: Fran Drescher, Charles Shaughnessy, Daniel Davis, Lauren Lane, Nicholle Tom, Benjamin Salisbury, Madeline Zima, Renée Taylor, Ann Morgan Guilbert,Rachel Chagall, Dan Fishbach, Mort Drescher, Nora Dunn, Spalding Gray, Steve Lawrence.
Lo mejor: Serie extremadamente sencilla e ingenua en su concepción, pero efectiva en cuanto a sus resultados
Lo peor
: A partir de la segunda temporada muestra dificultades y en la cuarta encalla definitivamente.
Lo más curioso: En varios países iberoamericanos se han hecho adaptaciones nacionales de esta serie de la que, en el fondo, Ana y los siete sería una más…
¿Cómo verlo?: Se emitió en Canal+ (1990), La cuatro (2009) y FDF (2011). Hoy puede “bajarse”  mediante programas P2P en versión original. Algunos episodios están presentes en youTube. Está al a venta en DVD.

Puntuación: 6

PROMO-1 (en inglés)

PROMO-2 (en nglés)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre LA NIÑERA

No era una serie espectacular ni rompedora, sino más bien, tópica y  previsible: chica busca chico, chica entra a trabajar con chico, chica hace todo lo posible por enamorar a chico… y, claro, chica y chico, tienen dos estilos distintos e incompatibles. El elemento esencial de toda comedia de situación es la contradicción entre dos personajes que se ven obligados a compartir su vida en un espacio reducido. En este caso, se añaden los tres hijos del protagonista que son el nexo de unión entre los dos personajes protagonistas. Planteada así la serie no engaña a nadie: se trata de una comedia de situación en la que la tensión sentimental entre ambos protagonistas es el factor que mantiene al público atado a la serie.

Hay, por supuesto, un equívoco: después de ser despedida de su trabajo, la protagonista, “Fran Fine”, pasa a vender productos de belleza de puerta en puerta. Es una mujer hábil, alegre y extrovertida que constantemente está recordando sus orígenes judíos. Casualmente, pasa con sus productos de belleza por el domicilio de un viudo “Maxwell Sheffield” y es confundida con la canguro que debería de cuidar a sus tres hijos. Así empieza todo.  A estos cinco personajes se unen otros dos imprescindibles: el inefable mayordomo y la malvada compañera de Sheffield, “Chastity Claire Babcock”), una individua estirada, celosa y despreciable.

La serie nos muestra a una familia con posibles, pero cuyos miembros son personas aburridas y sosas, que, bruscamente, se ve revolucionada por el huracán que trae la niñera… si se ha visto Ana y los siete, esta serie no sorprenderá en absoluto. Es evidente, por lo demás, que cuando Ana Obregón creó su serie, debió inspirarse en esta otra que es un lustro anterior en el tiempo.

La actriz protagonista, Francine Joy-Drescher tiene raíces italianas y rumano-judías. Participó en algunas películas en la segunda mitad de los 70 y especialmente durante los años 80, en donde exploró también la televisión participando ocasionalmente en series como Alf. Era un rostro medianamente conocido en la pantalla cuando protagonizó The Nanny… serie creada por su esposo. Recibió un Emmy por su interpretación, pero a partir de ese momento su carrera entró en declive, entre otras cosas, a causa de una grave enfermedad, y nunca ha vuelto a alcanzar los niveles de popularidad que tuvo con esta serie.

Su oponente era Chales Shaughnessy, quinto barón de Shaughnessy, actor británico establecido en EEUU y que sigue en activo, multiplicando sus intervenciones esporádicas en las series más populares a partir de los 90 y con papeles de distintas envergadura en largometrajes. El resto de protagonistas tienen un historial limitado y poco significativo.

La Niñera puede ser acusada en rigor de comedia de situación ingenua, tópica y que se prolongo innecesariamente. El tema estaba agotado hacia finales de la primera temporada y, a partir de ahí, la serie fue cayendo en reiteraciones cada vez más inasumibles. Por otra parte, algunos de los giros y de las bromas que se entendían en EEUU eran, no solamente incomprensibles sino también intraducibles en otras lenguas. Puede ser considerada como una serie de mero entretenimiento, sin más ambiciones.

En los EEUU la serie fracasó en su primera temporada y estuvo a punto de ser candelada. Simplemente no gustó al público. Uno de los motivos era insistir demasiado en el origen judío de la protagonista. El público no terminaba de ver como una judía (en lugar de una WASP) era la contrapartida de un aburrido millonario de resonancias británicas. Sin embargo, el gran éxito de la serie tuvo lugar en las temporadas 2 y 3 que llegaron a ser vistas por más de 20 millones de espectadores. Luego la serie decayó y terminó su trayectoria con menos de 10 millones de espectadores. Si la serie se prolongó más allá de la tercera temporada se debió a que en esos momentos estaba constituyendo un éxito fuera de los EEUU. Rusia fue uno de esos lugares en donde la serie más arraigo junto con Iberoamérica. En España se la recuerda como una serie “simpática”. Sin más. Hoy ningún canal se atrevería a reemitirla a causa de sus similitudes con Ana y los Siete.