FICHA

Título original: Knight Rider
Título en España: El coche fantástico
Temporadas: 4 (90 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 1982-1986
Temática: Aventuras.
Subgénero: Intriga.
Resumen: La Fundación para la Ley y el Gobierno proporciona a un antiguo detective un Nuevo rostro y una misión, luchar contra el crimen ayudado por un coche dotado de un ordenador inteligente y parlanchín.
Protagonistas: David Hasselhoff, Edward Mulhare, Richard Basehart, Patricia McPherson, Rebecca Holden, Peter Parros, Ann Turkel, Catherine Hickland, Lance LeGault, Pamela Susan Shoop, Jack Starrett, Alex Kubik, Shawn Southwick, Bruce Neckels, Michael Masters, Brian Cutler, Phyllis Davis, Ramon Bieri, Anne Lockhart, Judy Landers, John Considine, James T. Callahan, Alan Oppenheimer, Joe La Due, John Crawford.
Lo mejor: El ordenador del vehículo era extremadamente ingenioso, desde luego mucho más que los GPS actuales.
Lo peor
: Eran los años 80 y en aquella época lo hortera estaba a la vuelta de la esquina en cada serie.
Lo más curioso: Se ha intentado revivir a la serie en varias ocasiones: en 2000 con Knight Rider 2000, Knight Rider 2010 (rodada en un estilo Mad Max), y Knight Rider 2008… ninguna de las cuales consiguió cuajar.
¿Cómo verlo?: Se emitió en TVE (1985), Antena 3 (años 90), Atreseries (2017) y La Cuatro (2009-2010). Hoy puede “bajarse”  mediante programas P2P en versión original. Algunos episodios están presentes en youTube. Está al a venta en DVD.

Puntuación: 7

PROMO 3ª Temporada

PROMO 4ª Temporada

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL                

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre EL COCHE FANTÁSTICO

Se dirá que esta serie resultaba ligeramente hortera, pero era el fatum de los años 80. Visto con los ojos de un espectador del siglo XXI, todas las series de los 80, incluso las que pretendían destilar más glamour –Corrupción en Miami– no son hoy capaces de nada más que reflejar un gusto pésimo y unas costumbres lamentables. En El coche fantástico estos rasgos son todavía más característicos porque la serie tiene algo de claustrofóbica: a pesar de desarrollarse en los grandes espacios de los EEUU, resulta inevitable que los momentos de mayor intensidad dramática tengan lugar en el interior de un vehículo y en las conversaciones que su ocupante mantiene con el ordenador de a bordo. Hay algo en esta serie que remite a 2001, una Odisea espacial (1968), sólo que no estamos en el espacio exterior en la órbita de Saturno, sino en las amplias praderas de los EEUU; por otra parte, el ordenador no es HAL9000, sino KITT, mucho más ingenioso, dócil y animado, que no se le ha pasado ni por una de sus celdas de memoria el rebelarse contra su conductor. Pero sí es rigurosamente cierto que en El coche fantástico asistimos a una sinergia entre lo humano y lo cibernético, mientras que la película de Kubrick era el choque entre ambos.

Resumamos el contenido de la serie para los que no la han visto: el piloto es algo complicado. Un policía, “Michael Arthur Long” resulta herido en el rostro cuando investigaba a un poderoso grupo informático. Una misteriosa organización, la Fundación FLAG, lo rescata, le cura de sus heridas y le da un nuevo rostro y personalidad. Además, convierte a su Pontiac Trans-Am negro en el poderoso Knight Industries Two Thousand, cuyo acrónimo es KITT. Con su nueva personalidad y su vehículo completamente remozado, “Long” que pasa a ser “Michael Knight”, se venga de quienes lo trataron de matar y asume su nueva identidad y su papel de “hombre de acción” de la Fundación para la Ley y el Gobierno.

A partir de aquí ya están perfilados casi todos los papeles de la serie: tenemos al protagonista “Michael Knight” (David Hasselhoff), a su vehículo KITT (el Pontiac reconvertido en “coche fantástico”), “Devon Miles” (Edward Mulhare), presidente de la Fundación y jefe de “Michael” en su lucha contra el crimen. Finalmente se integrará en el equipo “Bonnie” (Patricia McPherson), la ingeniero mecánico que desarrolla sus actividades en un camión remolque y que mantiene cierta tensión sexual con el protagonista. “Bonnie” desaparecerá en la segunda temporada para volver a reaparecer a partir de la tercera.

Hasselhoff no era tomado muy en serio como actor ni antes ni después de su aparición en El coche fantástico. Su historial cinematográfico era exiguo y parecía haber alcanzado el papel protagonista gracias a su físico, más que por sus cualidades interpretativas. Cuando luego volvió a protagonizar Los vigilantes de la playa, esa sensación no disminuyó. Sin embargo, cuando realizó los primeros viajes de promoción a España, pudimos entender a qué debía sus papeles protagonistas: es, simplemente,  un tipo formidable, simpático, animado, alegre, modesto, encantador en una palabra. Y, por lo demás, las series que ha protagonizado son sencillas en cuanto a su concepción, pero precisan de actores que sepan encarnar el espíritu de las mismas.

De sus compañeros de reparto, cabe decir que Edward Mulhare fue uno de los rostros más conocidos de la televisión norteamericana, desde prácticamente los comienzos del medio hasta su retirada en 1995. Estuvo presente en Las calles de San Francisco y en múltiples largometrajes en los que desempeñó notables papeles de reparto. Era un actor discreto, que frecuentemente encarnaba a personajes distinguidos o exóticos. Patricia McPherson, por su parte, apareció en series como MacGyver, Star Trek: La nueva generación y en algunas películas como Made in Black (1997).

Sin embargo, el protagonista esencial de la serie era el “coche fantástico” que le daba nombre. Tenía alma propia que le impulsaba a tomar iniciativas que nadie le ordenaba o adelantarse a las órdenes que iba a recibir. Es el coche que hubiera deseado James Bond y por el que hubiera olvidado su Aston Martin DB5. Lo mismo podía dar prodigiosos saltos que ponerse en marcha y atropellar selectivamente a los malos. Era una fantasía, claro está. Bastante tenemos con un coche que tenga cámara trasera o GPS de serie. De hecho, si quitamos al coche la serie se nos queda de nada, como si al episodio del caballo de Troya le quitamos el caballo…