FICHA

Título original: Fear Thy Neighbor
Título en España: Fear Thy Neighbor
Temporadas: 4 (35 episodios)
Duración episodio: 40 minutos.
Año: 2014-hoy
Temática: Crimenes vecinales.
Subgénero: Drama.
Resumen: Cada episodio de esta serie nos muestra un caso dramatizado mediante actores alternados con testimonios reales sobre crímenes cometidos entre vecinos, después de largas temporadas de hostilidad.
Protagonistas: protagonistas reales y extras no evaluados.
Lo mejor: que todos los casos nos parecen familiares.
Lo peor
: que se trata de casos al azar, muy frecuentes en EEUU
Lo curioso: .
¿Cómo verlo?: Se emite a través de Netflix. La mayoría de episdios pueden verse en versión oficinal a través de youTube

Puntuación: 6,5

PROMO

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL (en inglés)

Comprar DVD en Amazon (no está editado)

Lo mínimo que puede decirse sobre FEAR THY NEIGHBOR

En EEUU hacen una serie de cualquier cosa: si hemos visto series sobre mensajeros o sobre gente que entrega citaciones judiciales, series sobre compra-venta de antigüedaes y sobre subasta, no es raro que uno de los elementos más habituales de aquella sociedad, los crímenes –EEUU tiene la mayor tasa de presos de todo el mundo- sean objeto de distintas series. Las hemos visto de todos los colores: Crímenes imperfectos (1996-2016), Badlands Texas… Faltaba una centrada en un tema muy concreto: las malas relaciones entre vecinos que terminan en tragedia esperada. Fear thy Neighbor quiere decir “teme a tu vecino”. Es casi una advertencia.

Los showrunners norteamericanos han llegado a la conclusión de que los conflictos entre vecinos son tan habituales que podían convertirse en tema central de una serie. Todos los han conocido, incluso en las urbanizaciones selectas de superlujo y especialmente en los suburbios que rodean a las grandes ciudades: vecinos maleducados que se obstinan en hacer la vida imposible a los que les rodean, casos de violencia doméstica que repercuten en terceros, vecinos que, simplemente, se caen mal e inician una escalada de hostilidad recíproca, problemas de convivencia que se inician con un pequeño detalle pero que terminan siendo el desencadenante de tragedias inconmensurables… De esto nos habla la serie. Recordamos que hace unos años, una editorial norteamericana, especializada en libros de armamento, defensa propia, seguridad, antes marciales, inteligencia y terrorismo, tenía una colección dedicada a estos temas: uno de sus títulos era Cómo hacer la vida imposible a sus vecinos… Esta serie parece confirmar que, al menos este título, fue un éxito de ventas.

Se trata de un híbrido entre el documental convencional y la serie dramatizada: por una parte aparecen los personajes reales (a menudo supervivientes de tiroteos) explicando cómo llegaron a la escalada de violencia que terminó con una cúspide dramática; por otra parte, actores relativamente parecidos a los personajes reales, muestran cómo se llegó a esas situaciones. Es curioso constatar como en ocasiones, los personajes reales tienen un volumen el doble de los actores que los representan. El sobrepeso está presente en aquella sociedad como en ninguna otra. El otro gran problema, el primero sin duda, son las armas: en España, una disputa entre vecinos suele terminar con los dos interesados agarrándose por la pechera o, en el peor de los casos, dándose algún capón. Lo inusual aquí es ir de gallito, con razón o sin ella. Pero en EEUU, paraíso de las armas y en donde cualquiera puede tener un arma que no le habrá costado más de 200 dólares, resulta una tentación liquidar de un tiro al perro que ladra, amenazar al vecino con arrancarle la cabeza de un disparo de revólver con bellota magnum o, simplemente, utilizar una ballesta para amedrentarlo. Y luego, ya se sabe, que aquellas buenas gentes que durante años cortan metódicamente el césped de su jardín los sábados por la mañana, son vecinos ejemplares y entregados, un buen día, por un quítame allá esas pajas, pueden desempolvar su uniforme mimético, agarrar el equipo de supervivencia y armas de asalto y lanzarse al monte después de haber liquidado a quien se ponga por delante.

Lamentablemente, esta serie es muy actual en los EEUU. Está bien realizada, es suficientemente entretenida como para verla sin sentir que estamos perdiendo el tiempo y, tiene cierto suspense porque, en realidad, a pesar de que se intuye que algo va a terminar mal en cada episodio, hasta muy avanzado el metraje no se sabe exactamente ni quién se va a llevar la peor parte, ni cómo va a ocurrir el drama que está en el ambiente.

Netflix la ofrece desde el 22 de mayo, pero puede verse en versión original en youTube. Aquí resulta, afortunadamente, una curiosidad y un indicativo de cómo está aquella sociedad. Porán ser el país más poderoso del mundo, pero la “retaguardia” se les está cayendo en pedazos. Tal es la lectura que podemos formular después de ver esta serie.