FICHA

Título original: The Shield
Título en España: Al margen de la ley
Temporadas: 7 (88 episodios).
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2002-2008
Temática: Policiaca.
Subgénero: Tensión.
Resumen: Vic McKey dirige una unidad de lucha contra el crimen en un una comisaria de un distrito problemático. Con su grupo, suele transgredir la ley, utilizar métodos expeditivos y no duda en acabar con miembros de su propio equipo que le traicionan
Protagonistas: Michael Chiklis, Walton Goggins, Catherine Det, Michael Jac, Kenny Johnson, Jay Karnes, Benito Martinez, CCH Pounder, Cathy Cahlin Ryan, Glenn Close, Forest Whitaker, David Rees Snell, Michael Peña, David Marciano, Autumn Chiklis, Paula Garcés, Michele Hicks, Melanie Myers, Onahoua Rodriguez, Franka Potente, Laurie Holden, Brian White, Frances Fisher, Francesco Quinn, Joel Rosenthal, Anthony Anderson, John Diehl, Laura Harring, Alex O’Loughlin, Natalie Zea, Carl Weathers, Rebecca Pidgeon, Ludwig Manukian, Magi Avila, Susan Santiago, Abby Brammell.
Lo mejor: el ritmo endiablado de todos los episodios.
Lo peor
: que terminara (aunque Mackey había ido demasiado lejos y ya era imposible prolongar más sus actividades…).
Lo curioso: Ni la chapa corresponde a la policía de Los Ángeles (prohibieron la utilización por la crudeza de la serie), ni el distrito de Farrington existe en aquella ciudad.
¿Cómo verlo?: Fue emitida por AXN y la Fox. Unos pocos episodios puede verse mediante programas P2P. Está a la venta en DVD.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre THE SHIELD

Sus fans, entre los que nos encontramos, consideran a esta, como la mejor serie policíaca de la historia. Los guionistas de The Shield inventaron todo un distrito de la ciudad de Los Angeles, situaron una destartalada comisaría en una antigua Iglesia, dentro de la cual tiene su pequeña oficina el “Equipo de Asalto”, dirigido por Vic Mackey. No se trata de un policía convencional, ni que suela observar el reglamento. En realidad, es un policía eficiente en la misma medida en que es corrupto y no duda en chantajear y extorsionar a delincuentes, e incluso en liquidar a miembros de su propio equipo que, por algún motivo, disientes de su proceder.

La serie tenía como competencia The Wire (que se emitió en los mismos años que The Shield). Ambas nos mostraban con crudeza extrema, la realidad de unos EEUU que habían movilizado efectivos imperiales para ocupar Iraq y Afganistán, pero que eran incapaces –y su gobierno se mostraba desinteresado- en combatir a la delincuencia en la periferia de las grandes ciudades. Tal era –tal es- el drama de los EEUU, primera potencia penitenciaria mundial. Las victorias que se habían conseguido en la lucha contra la delincuencia en los años 90, se estaban desmoronando, barrios enteros del país estaban ya en poder de bandas llegadas de todo el mundo: armenios, rusos, carteles colombianos, mexicanos, salvadoreños, supremacistas blancos sobre Harleys, clanes coreanos, latinos y, especialmente, negros… Para combatir a toda esta patulea no basta con policías convencionales, respetuosos con la ley y cumplidores estrictos de su reglamento: hacen falta tipos duros capaces de hablar a la delincuencia en su propio lenguaje, prescindir de los rituales de la legalidad vigente y ser, en definitiva, más expeditivos y malvados que los más malvados y crueles delincuentes. Es así como Vic Mackey y sus hombres obtienen buenos resultados y se hacen respetar en las calles de Farrington.

Obviamente, aquel distrito salvaje no existe, o mejor dicho, es el paradigma de los bajos fondos de los EEUU. La serie terminó en 2008 y al apagar el televisor después de ver el último episodio, algunos nos preguntamos qué podía venir después: cuando se emitió la primera temporada de True Detective lo comprobamos: ya no quedaba esperanza. Incluso los policías eran individuos moralmente destrozados en medio de un clima social todavía más degradado.

La serie se mantuvo durante siete temporadas. En ningún momento, a lo largo de los casi noventa episodios, el nivel de tensión se relajo. Cada episodio era una sucesión trepidante de escenas de tensión sincopada que nunca entro en reflujo, ni alcanzó instantes de serenidad o apatía. Fue la serie que nos mantuvo durante 45 minutos de los 88 episodios, con el corazón en un puño.

El “Equipo de Asalto” estaba formado por cuatro elementos: “Vic Mackey” (Michael Chiklis), líder del equipo, inteligente y brutal, “Shane” (Walton Goggins), su brazo derecho, un tipo descontrolado, “Ronnie” (David Rees Snell), el más comedido del grupo, “Lem” (Kenny Johnson), permanentemente envuelto en dudas morales. Obviamente, la trama principal discurre en torno a estos cuatro protagonistas, pero a lo largo de los episodios podemos conocer al resto de miembros de la comisaría de Farrington, cada uno de los cuales es el arquetipo de un modelo de policía, con sus obsesiones, sus intereses, sus formas de comportamiento, sus actitudes vitales. Si algo puede decirse de esta serie es que todos sus protagonistas principales y secundarios están perfectamente descritos y son verosímiles.

La trama central discurre en torno a las investigaciones y las peripecias del Equipo de Asalto, pero existen tramas secundarias que tienen que ver con la vida privada de sus miembros, sus relaciones sociales y familiares.

La combinación de todos estos elementos, hace de esta serie un producto de un dinamismo excepcional. El espectador no encuentra tiempo para respirar, se ve sumido en una tensión y en una angustia permanente… que es, a fin de cuentas, de lo que se trata en un thriller de suspense, intriga y acción. ¿La certidumbre que transmite esta serie? El sistema judicial no está capacitado para combatir a la delincuencia que surge de situaciones de crisis social, cultural o económica. ¿La moraleja? Todo vale a la hora de liquidar a la delincuencia. ¿La duda? Si se abole la divisoria entre “buenos” y “malos” ¿qué queda del Estado de Derecho? ¿La sospecha? Que en determinadas zonas de los EEUU el Estado de Derecho ya es pura ficción.

La serie pasó casi completamente desapercibida en España al ser solamente emitida por canales por cable en un momento en el que no existía un número de espectadores de ese sistema particularmente alto. Es una serie que hoy difícilmente puede verse sino es adquiriendo el pack en DVD.