FICHA

Título original: The News Room
Título en España: The News Room
Temporadas: 3 (25 episodios).
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2012-2014
Temática: Drama.
Subgénero: Periodismo.
Resumen: Serie sobre un programa informativo de un canal de televisión por cable, cuyo equipo reivindica el derecho a una información libre y realista y que se enfrente constantemente a obstáculos.
Protagonistas: Jeff Daniels, Emily Mortimer, John Gallagher Jr., Alison Pill, Thomas Sadoski, Dev Patel, Olivia Munn, Sam Waterston, Chris Chalk, John F. Carpenter, Trieu Tran, Margaret Judson, Adina Porter, Charlie Weirauch, Wynn, Thomas Matthews, Grace Gummer.
Lo mejor: la alocución del protagonista en el minuto 5,35 del primer episodio.
Lo peor
: que la segunda y tercera temporada son mucho menos intensas.
Lo curioso: existía una serie canadiense con el mismo título, de carácter tragicómico, que se emitió entre 1996 y 2005.
¿Cómo verlo?: Emitida por HBO.

Puntuación: 7

LOS DIEZ PRIMEROS MINUTOS

PROMO (en inglés)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL (en inglés)

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre THE NEWSROOM

Los informativos de la televisión norteamericana ya no son lo que eran. Los comunicadores que alertaron sobre lo irracional de la “caza de brujas” o sobre el sinsentido de la guerra del Vietnam, los Walter Conkite, o los Edward Murrow, han quedado muy lejos. Los medios  de comunicación no son empresas libres sino los buques encargados de las relaciones públicas de grandes consorcios mediáticos. Por eso, la comunicación tradicional está en crisis en los EEUU (y en toda la modernidad). Son, simplemente, la voz de su amo. El periodismo libre ha experimentado un retroceso que, prácticamente, lo ha barrido de la faz de la comunicación. Tal es el juicio que ofrece el protagonista de esta serie en un soliloquio incluido en sus diez primeros minutos (ver el enlace, especialmente a partir del minuto 5’35) y que se sitúa como let-motiv de la misma.

“Will McAvoy” (Jeff Daniels) encarna a aquella raza de periodistas casi completamente desaparecida. Se trata de un periodista con opiniones políticas propias que nunca suele exteriorizar para evitar condicionar la opinión de los oyentes. Es consciente de que su tarea hasta ese momento ha consistido en desinformar, pero distintos cambios en el equipo de su programa le llevan a tratar de reverdecer el periodista de otro tiempo. Su exnovia, ha entrado a trabajar con otros miembros de su propio equipo, en el programa dirigido y presentado por “McAvoy”. A partir de ese momento y gracias a los datos facilitados sobre el incendio de una plataforma petrolífera, consiguen buenos informativos, con ciertas dosis de audacia que reviven el interés por la información objetiva y comprometida. Obviamente, a partir de ese momento, también empiezan los problemas para el protagonista y su equipo.

Algunos de los temas que se sitúan en la primera temporada de esta serie (con mucho, la mejor de las tres) tienen que ver con el viejo tema de la protección de las fuentes y del derecho del periodista a no revelar quién le facilita información. Podemos asistir a lo que podríamos llamar “clases de ética periodística”, de la misma forma que la serie Frasier tenía, entre carcajada y carcajada, muchas alusiones a la élite de la psiquiatría y a la defensa cerrada de las escasos de valores de los dos hermanos protagonistas. A pesar de la intensidad de algunos diálogos, no se cae en la corrección política, ni en un afán moralizador demasiado evidente y, por tanto, de poco alcance narrativo. Antes bien, a lo que contribuyen es a realzar los momentos de mayor intensidad de la serie.

De entre los roles protagonistas, el de mayor calado, obviamente, es el que corresponde a Jeff Daniels que parece haber dejado atrás sus intervenciones en comedias problemáticas estilo Dos tontos muy tontos (1994) con su secuela de 2014. Ciertamente, se trata de un actor polifacético que lo mismo encaja en un producto de Wooy Allen (La rosa purpura de El Cairo, 1985), que en comedias románticas (The Answer Man, 2009), en películas históricas (es el George Washington del biopic que le dedicaron al primer presidente de los EEUU), películas de terror (Aracnofobia, 1990) o en astracanadas como las mencionadas junto a Jim Carrey. Ya apareció como periodista en Buenas noches y buena suerte (2005). En su largo historial, siempre ha aparecido como un actor discreto y comedido que salía airoso de cualquier trance.

La serie se filmó entre 2012 y 2014: la “era Obama”, cuando el público norteamericano ya era perfectamente consciente de que la estancia de un presidente negro en la Casa Blanca no había cambiado absolutamente nada esencial en relación al período precedente. Obama pasará, en cualquier caso a la historia por ser el primer presidente negro, no por el color absolutamente gris y desvaído de su mandato.

El protagonista de esta serie se nos muestra como un republicano moderado, periodista de un canal ficticio de televisión por cable, la ACN (Atlantis Cable News), harto de ofrecer información insustancial y harto también de la evidente decadencia de “lo americano”. En el fondo, la serie nos está mostrando la decepción de un exponente de la clase media norteamericana por la marcha del país. En ella se encuentran implícitos los elementos políticos y el estado de ánimo que ocho años después de llegar Obama a la Casa Blanca, hicieron que buena parte de esos votos llevaran a la presidencia a Donald Trump situado en sus antípodas.

La primera temporada, fue muy criticada en EEUU precisamente por cuestionar la primacía y la “buena marcha” del país. Sin embargo, en la segunda y tercera temporadas, en donde estas cargas de profundidad se van atenuando hasta desaparecer, la crítica la alabó e incluso endiosó a pesar de su evidente falta de intensidad y riesgo.