FICHA

Título original: 23-F, Historia de una traición
Título en España: 23-F, Historia de una traición
Temporadas: miniserie, 2 episodios.
Duración episodio: 85 minutos.
Año: 2009
Temática: Política.
Subgénero: Drama.
Resumen: Síntesis de ficción en torno al extraño intento de golpe de Estado del 23-F. Los antiguos guardias civiles se encuentra treinta años después de aquellos sucesos, recuerdan sus historias pasadas cuando estaban destinados al País Vasco y a la lucha contra ETA y tratan de impedir que unos documentos salgan a la superficie.
Protagonistas: Roberto Álvarez, Sergio Peris-Mencheta, Bárbara Goenaga, Pau Cólera, Héctor Colomé, Manolo Zarzo, Inés Morales, Xenia Tostado, Rodrigo García, Joaquín Hinojosa, Aitor Mazo.
Lo mejor: versión imaginativa sobre el 23-F.
Lo peor
: casi una serie de intoxicación informativa.
Lo curioso: que se emitió los mismos días que la serie de TVE1 sobre el mismo tema
¿Cómo verlo?: En el enlace indicado de Antena3.

Puntuación: 5

PROMO

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre 23-F, HISTORIA DE UNA TRAICIÓN

Los espectadores que buscaban una “versión oficial”, casi 7.000.000, pudieron verla aquel febrero de 2009, en TVE1 en la serie 23-F, el día difícil del Rey. Era evidente: el espectador medio de TVE suele ser conservador en sus gustos, así como el devoto de Telecinco está ganado por la telebasura y el de Antena3 aspira a combinar entretenimiento e información.  Así pues, el público de esta última cadena, en sempiterna competencia con Telecinco, era el más adecuado para recibir una serie en la que apareciera una “versión alternativa” sobre el 23-F. La versión tenía poco de histórica y, en sus dos entregas, recorría los hechos pero introduciendo elementos de thriller y de culebrón. 23-F, historia de una traición, intentaba, por tanto, robar audiencia a Telecinco, y congregar en torno a Antena3 al público que consideraba excesivamente oficialista la serie ofrecida por TVE1. El resultado fue que entre ambas cadenas acapararon el 45% de la audiencia… Si bien es cierto que la serie de TVE1 cuadruplicó la audiencia de la que siguió la de Antena3 (2.800.000 espectadores).

El guión de la serie intentaba ser un thriller político. Un par de guardias civiles jubilados se reúnen años después, cuando uno de ellos está muy enfermo y rememoran algunos episodios de su pasado. Hay que decir que uno salvó la vida del otro en la lucha contra ETA, pero también le traicionó posteriormente. Recordarán la existencia de unos documentos confidenciales que pueden resultar peligrosos para la seguridad del Estado y que sugieren nuevos elementos en la trama del 23-F que pueden poner en peligro la estabilidad democrática. 23-F, historia de una traición, se asienta, como vemos, en el terreno de lo “conspiranoico”.

Existe una diferencia esencial entre “versión conspiranoica” y “versión alternativa”. La primera es una reconstrucción teleológica (es decir, orientada obsesivamente a un fin) que trabaja con una selección subjetiva de datos incorporando solamente aquellos que contribuyen a demostrar el objetivo propuesto desde el principio. Se rechaza la lógica y el sentido común. La construcción de una “versión alternativa”, por el contrario, se muestra objetiva, intenta incorporar datos no tenidos en cuenta o desconsiderados por la “versión oficial”, remarcar detalles o señalar incoherencia de éste, construyendo otro relato sobre el mismo episodio. Obviamente, la frontera entre conspiranoia y “versión alternativa” es débil y frecuentemente porosa. Si tenemos que instalar 23-F, historia de una traición en algún género, sin duda en el de la “novela conspiranoica”. Sin más.

Desde todos los puntos de vista, la serie de TVE1 era superior, con más medios, un cuadro de actores más experimentado y brillante, mientras que la de Antena3 se quedaba a medio gas. Incluso en su elaboración se tendía a abusar de los flash-backs, la ambientación era deficiente y el guión poco elaborado. No es, desde luego, una serie inolvidable, sino más bien otra curiosidad sobre un episodio de nuestra historia reciente, al que, por cierto, esta serie no aporta nada, salvo una paletada más de elementos confusionistas.

No se puede decir mucho más de esta serie que, de hecho, constituyó un fracaso de público y de crítica. Ahora bien, la superposición de ambas series sobre el 23-F fue sorprendente. En primer lugar porque cuando se emitieron se cumplía el 32 aniversario de aquellos hechos. No era un aniversario “redondo”, en decenas o en lustros, sino uno más. Ni siquiera ambas miniseries se emitieron el mismo día 23 de febrero, sino el 10 y el 11 de ese mes (en 2009). En realidad, ambas series eran complementarias: una apta para demócratas conservadores y políticamente correctos, la otra para aficionados a los Expedientes X y las conspiranoias confundidas con la “versión alternativa”. Entre ambas se quedaron con la mitad del share de aquellos días. ¡Ah, por cierto! Sobre el 23-F también se ha rodado una película y un musical…