FICHA

Título original: Wataha
Título en España: Wataha
Temporadas: 1 (6 episodios).
Duración episodio: 40 minutos.
Año: 2014
Temática: Intriga.
Subgénero: Crímenes.
Resumen: Un oficial de la guardia fronteriza polaca sobrevive a un atentado de origen desconocido e investiga a los autores del crimen descubriendo complicidades y misterios imprevistos a los dos lados de la frontera polaco-ucraniana.
Protagonistas: Dagmara Bak, Piotr Chlewicki, Leszek Lichota, Maciej Mikolajczyk ,Aleksandra Poplawska, Magdalena Poplawska, Bartlomiej Topa, Andrzej Zielinski, Jacek Beler, Laura Breszka, Wojciech Czerwinski, Jacek Lenartowicz, Mariusz Saniternik, Robert Wabich, Jaroslaw Boberek, Paulina Chrusciel.
Lo mejor: los paisajes en los que discurre la trama.
Lo peor
: le cuesta algo entrar en materia.
Lo curioso: fue la primera serie de HBO producida en Polonia.
¿Cómo verlo?: En HBO

Puntuación: 7,5

PROMO

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL (en polaco)

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre WATAHA

El término polaco “wataha”, al parecer, quiere decir “paquete” y alude en argot a cada uno de los inmigrantes ilegales que cruzan la que ha sido definida en el mismo primer episodio –y con razón– como “la frontera más salvaje de la Unión Europea”. Salvaje tanto por el paisaje compuesto por bosques frondosos que cubren montañas y alternas con valles profundos. De hecho, lo primero que puede decirse de Wataha es que es una serie extremadamente visual, casi un recorrido documental por aquella geografía. Muchas de las tomas parecen acuarelas y la misma cabecera alude a la naturaleza, la mujer y la muerte.

La serie fe producía en Polonia por la HBO. Tal como ha hecho Netflix en España con Las chicas del cable o la propia HBO en Hungría con Aranyelet, estas plataformas de streamming, más que favorecer las cinematografías locales, lo que intentan es realizan productos que tengan tirón para favorecer la implantación de la plataforma en esos países. En la actualidad se está editando la segunda temporada que se emitirá a lo largo de 2017.

La serie nos sitúa en las montañas de Bieszczady en la frontera polaco-ucraniana. Los tránsitos ilícitos en este lugar son continuos: se mueve droga e inmigración ilegal. Ucrania, por lo demás, es un país en crisis interior, con un gobierno débil, unas estructuras de Estado corruptas y, para colmo, secesión y guerra en la frontera Este. Lo de menos, es el contrabando, pero la entrada de chechenos por allí es constante y, desde que se inició el conflicto, el tráfico de armas. La guardia fronteriza polaca, instalada en la línea de demarcación para evitar estos tránsitos hace lo que puede pero, generalmente, se ve desbordada. Los protagonistas de esta serie son miembros de este cuerpo militarizado.

Justo en el momento en el que un grupo de guardias fronterizos están celebrando el cumpleaños de uno de ellos ya jubilado, estalla una bomba que los mata a todos. Solamente logra escapar por casualidad uno de ellos, que sólo unos segundos antes de que estalle el explosivo recibe un mensaje en su teléfono: “Boom!”. Es evidente que la bomba iba destina para él. Una agresiva fiscal empieza a investigar el caso. Su teoría es que el superviviente tiene algo que ver en el atentado. El protagonista, sin embargo, hará todo lo posible por tratar de indagar qué ha ocurrido exactamente y quiénes son los responsables del crimen en el que también ha muerto su compañera que, por cierto, tenía complicados vínculos con la inteligencia militar.

Si bien a la serie le cuesta un poco entrar en materia, el interés y la tensión van creciendo a medida que avanzan los episodios. Las tomas no dan respiro al espectador que tiene ocasión de conocer aquellos bosques con su increíble fauna, unos paisajes nebulosos que encubren tonalidades verdosas y que figuran entre los elementos más sorprendentes y atractivos de la serie. También se comprueba la calidad de los actores polacos. En su mayoría, sus papeles son convincentes, actúan y se mueven con precisión y logran transmitir sensaciones sin caer en la sobreactuación.

En lo que respecta al guión, es verosímil y nos pinta a unos protagonistas que están lejos del superhéroe o del cliché de mafioso a lo Don Corleone; es de agradecer que eviten frases y diálogos inútiles, situaciones que no aportan nada a la trama central y generen datos que contribuyen en los cinco primeros episodios a que una trama que, inicialmente, parecía sencilla, vaya ganando en intensidad. Los titubeos de los primeros 20 minutos de puesta en situación se salvan pronto seguidos por una dinámica cada vez más trepidante, a medida que avanza la serie. La primera temporada termina de manera muy convincente y anima a estar pendientes del estreno de la segunda. Ésta, al parecer, parte de cabos que han quedado libres en la primera.

Una serie, en definitiva, para degustar en sus seis episodios. No es de las que HBO haya publicitado más en su catálogo, pero sí de las que los usuarios de esta plataforma deben ver ineludiblemente. Por cierto, la presencia de un omnipresente lobo es uno de los elementos más inquietantes de la trama y no es gratuita. Los bosques, siempre, son el teatro de fuerzas misteriosas.