FICHA

Título original: La Casa de Papel
Título en España: La Casa de Papel
Temporadas: 2 (16 episodios).
Duración episodio: 45-55 minutos.
Año: 2015
Temática: Drama.
Subgénero: Suspense.
Resumen: Una familia que vive lujosamente y cuyo cabeza de familia se dedica al robo y a la estafa. El padre de éste fallece y él decide abandonar la vida de la delincuencia. Pero el problema es que todos los miembros de la familia se han habituado a vivir así.
Protagonistas: Szabolcs Thuróczy, Eszter Ónodi, Renátó Olasz, Laura Döbrösi, Zsolt Anger, Zoltán Seress, Éva Vándo, Lehel Kovács, Franciska Farkas, Mária Erdélyi, Artur Szõcs, Dóra Létay, Balázs Fellegi, Adrian Owaimer, Tamás Lengyel, Béla Mészáros, János Horváth.
Lo mejor: la escena de la persecución de coches y el tiroteo en el primer episodio.
Lo peor
: algunas subtramas sobran.
Lo curioso: fue la primera serie de HBO filmada en Europa.
¿Cómo verlo?: En HBO.

Puntuación: 7

PROMO

CABECERA (1ª Temporada)

CABECERA (2ª Temporada)

MUSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (todavía no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre ARANYELET

Fue la primera serie producida por HBO fuera de los EEUU y hay que reconocer que el resultado no fue malo. La serie alcanzó las dos temporadas y consigue fijar la atención del espectador a pesar de que los actores sean desconocidos. La serie está filmada en Hungría y nos muestra a un país muy parecido al nuestro y a una familia que aparece como unida, a pesar de ser completamente disfuncional. Una serie interesante, digna de verse, especialmente si uno no busca producciones espectaculares y se conforma con historias, simplemente, bien contadas y aceptablemente interpretadas. El título de la serie, Aranyélet, literalmente “otra vida” responde perfectamente a su contenido.

Al parecer, la serie es adaptación de un “nordic noir” finlandés adaptado a las peculiaridades centro europeas. Inicialmente aparece un individuo alquilando un apartamento a una chica. Todo parece normal, pero en la escena siguiente el mismo individuo se quita las gafas, la peluca y el bigote y acude a comprar un coche robado. Entendemos, pues, que es un estafador y que vive de lo que podría ser considerada como delincuencia de baja cota. Sin embargo, es miembro de una familia encantadora. Su mujer participa en actividades solidarias en la urbanización en la que viven en un lujoso chalet; el hijo mayor, que sabe a lo que se dedica el padre es el joven habitual que puede encontrarse en este tipo de urbanizaciones, va para desmadrado y conflictivo; en cuanto a su hermana es, desde luego, más formal hasta de punto de ser considerada como una “chica ñoña” por sus compañeros de clase. Y la madre, a todo esto, no tiene inconveniente en destrozar el jardín de la vecina por una simple rencilla. Todos saben a lo que se dedica el padre pero solamente él está harto de este tipo de vida. Nunca ha sido detenido, pero es consciente del riesgo. El día que fallece su padre, decide abandonar la vida de estafador. Pero ya desde la primera entrega se intuye que este camino no va a resultar muy fácil y que la familia en su nueva situación de precariedad va a registrar nuevos problemas y actitudes.

El guión, como puede verse, parece simple, pero inmediatamente aparecen tramas complementarias y subtramas que contribuyen a descongestionar la idea inicial. Y también, en cierto sentido, a desvirtuarla y a difuminarla, pero era la condición imprescindible para que pudiera prolongase durante dos temporadas. Vale la pena notar que el trabajo de dirección es excelente y que la fotografía, en algunos casis, nos muestra un Budapest desconocido e inaccesible para el turista: desde los barrios bajos hasta esas urbanizaciones de superlujo de la periferia. El trabajo de guionización es lo que hubiera precisado algo más de intensidad.

Hay un elemento a destacar: el que sea HBO, el gigante de las series televisivas norteamericanas, luego pasado a la explotación de la televisión en streamming en el que haya producido esta serie. Netflix, su rival, ha optado por la misma estrategia, especialmente para satisfacer y promover a la clientela Europea: más de quinientos millones de ciudadanos con capacidad para pagar una cuota mínima al mes y huir de las televisiones generalistas y su maná de romper tres y hasta cinco veces la emisión de una serie para colocar sus paquetes publicitarios. HBO ha ido tanteando a diversos países del Este Europeo. Ha producido series en Rumania y Chequia de las que, de momento, solamente ha llegado a España, la polaca Wataha. Es una forma, no sólo de promover el alta en HBO, sino también de ofrecer productos más próximos al público europeo que puede, incluso, promover las cinematografías nacionales.

Aranyelet es una serie en donde el espectador podrá ver persecuciones de coches… pero a la europea. Los guiones y los paisajes, todo está pensado para que el espectador tenga esa sensación de proximidad necesaria para que un producto de suspense e intriga como éste se sienta como más próximo y, por tanto, más intenso.