FICHA

Título original: La Casa de Papel
Título en España: La Casa de Papel
Temporadas: 1 (18 episodios).
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2017
Temática: Thriller.
Subgénero: Suspense.
Resumen: Crónica de un atraco al edificio de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre por parte de un grupo heteróclito de delincuentes después de una larga preparación de cinco meses.
Protagonistas: Úrsula Corberó, Álvaro Morte, Paco Tous, Alba Flores, Miguel Herrán, Pedro Alonso, Kiti Mánver, Enrique Arce, María Pedraza, Anna Gras, Fernando Soto, Darko Peric, Juan Fernández, Itziar Ituño, Jaime Lorente, Fran Morcillo, Roberto García Ruiz, Esther Acebo.
Lo mejor: el personaje de “El profesor”.
Lo peor
: 18 episodios parecen muchos para el tema.
Lo curioso: la polémica sobre el boicot a la serie por la presencia de Itziar Ituño.
¿Cómo verlo?: En Antena 3, a través del enlace indicado.

Puntuación: 7

PROMO

CABECERA

MUSICA

VER SERIE

MAKING OF

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (todavía no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre LA CASA DE PAPEL

Lo que suele llamarse “la gran apuesta” de Antena 3 para 2017 es esta serie que inició su andadura el 3 de mayo. Se trata de un thriller que nos cuenta el robo al edificio de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Verdaderamente parece una “gran apuesta” a tenor de otros estrenos mucho más modestos de series en otros canales y plataformas de streaming. El primer episodio de la serie tiene un elemento que está ausente en la “apuesta” de Netflix estrenada hace apenas unas semanas (Las chicas del cable) y que se percibe rápidamente: agilidad narrativa. En La Casa de Papel –por el momento- no hay tiempos muertos, diálogos interminables y escenas completamente prescindibles. La serie, incluso, en algunos momentos se muestra inusualmente trepidante.

Cuando se comenta una serie, conociendo solamente su primer episodio, uno se arriesga a tener que modificar sus opiniones, pero puede decirse a favor de La casa de papel que ha empezado bien. Tras series similares (Mar de plástico o la misma Las chicas del cable), empezaron mal y terminaron peor. El riesgo que puede percibirse en La casa de papel es que va a resultar complicado mantener el interés y el suspense a lo largo de 18 episodios de una hora y que encontrar giros y sorpresas que mantengan el interés del público es algo que no puede hacerse sino es con merma de la calidad.

La idea de partida es buena: una serie de personajes que no se conocen entre sí, todos ellos delincuentes habituales, son seleccionados por un misterioso individuo, “el Profesor” que les propone realizar el atraco perfecto en la fábrica de papel moneda. La originalidad es que no se trata de robar dinero sino de fabricarlo. El grupo de atracadores permanece durante cinco meses enclaustrado preparando el atraco. Se trata de no ocasionar víctimas y de jugar a retener a los trabajadores de la fábrica para que impriman tantos billetes como puedan mientras dura el robo y a unas decenas de rehenes para prolongar al máximo las negociaciones con la policía y evitar el asalto del edificio por parte de la policía.

El casting es bueno y en ocasiones curioso. Úrsula Corberó tiene a sus espaldas una participación activa en series juveniles (El internado, Física o química), alguna participación en series de TV3 y como protagonista en Isabel, La dama velada, Anclados y en La embajada. Paco Tous, habitual de teleseries a partir de la estrafalaria Los hombres de Paco, tiene aquí un papel que la dará la oportunidad de mostrar sus cualidades dramáticas. Pedro Alonso, con una sólida formación teatral y amplia experiencia en televisión aparece como jefe táctico del robo. Álvaro Monte, “el Profesor”, ha participado así mismo en conocidas series (El secreto de Puente Viejo, Bandolera, Bienvenidos al Lolita, La memoria del agua, Víctor Ros). Alba Flores (Flores de tercera generación) aparece también como miembro de la banda. En general, todos los actores tienen una amplia experiencia en televisión o han orientado sus carreras hacia ese medio. Es un reparto especialmente adaptado a personajes muy concretos.

Obviamente no se trata de una serie “verosímil”. Lo que nos está contando (como lo que nos conto en su momento la saga Oceans es la crónica de un robo ficticio. Y, de momento, nos lo está contando bien. Resulta inevitable percibir la influencia de muchas series y películas. La importancia del “narrador” (en este caso de “el Profesor”) remite a la serie Narcos, la envergadura del robo tiene muchos precedentes en los largometrajes norteamericanos (desde Oceans hasta las películas de acción protagonizadas por Bruce Willis, pasando por Italian Job), las relaciones entre los miembros de la banda, su diversidades de caracteres es algo que ya vimos en Reservoir Dogs y, si vamos a ver, hasta el recurso a las máscaras es frecuente en los thrillers norteamericanos y se multiplicaron por 1000 en V de Vendetta (2006), pero es de agradecer que en La casa de papel se haya elaborado con el rostro alucinado de Salvador Dalí… bien, pero la síntesis realizada por los guionistas en este primer episodio es buena y atrae la atención del público.

La serie ha venido de una polémica que apenas le ha afectado. En efecto, la presencia de la actriz vasca de simpatías abertzales Itziar Ituño, ha sido la excusa para que se extendiera por las redes un llamamiento al boicot. Pongamos las cosas en su justo lugar: condenar esta serie por las opiniones políticas de una de las actrices que participan en ella parece excesivo. Sería como negarse a ver 7 Vidas porque participó Willy Toledo en algunos episodios o condenar el cine y el teatro de Edgar Neville porque fue falangista. El actor o es bueno o es malo por sus interpretaciones. En cuanto a sus ideas políticas son tan irrelevantes como los gustos televisivos que pueda tener un político. Mal asunto eso de mear fuera del tiesto y quienes han propuesto este boicot parecen haberlo hecho a base de bien.

Esperamos que dentro de 18 semanas podamos realizar un añadido a este comentario, elogiando el final y el haber sabido mantener el interés del espectador. El principio ha sido bueno.