FICHA

Título original: Saved by the Bell
Título en España: Salvados por la campana
Temporadas: 4 (87 episodios).
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 1989-1993
Temática: Comedia.
Subgénero: Juvenil.
Resumen: Andanzas y vida cotidiana de un grupo de estuiantes de una High School norteamericana, cada uno representante de una típica forma de adolescencia, empeñados en hostigar y amargar a sus profesores.
Protagonistas: Mark-Paul Gosselaar, Mario Lopez, Dustin Diamond, Lark Voorhies, Dennis Haskins, Tiffani Thiessen, Elizabeth Berkley, Ed Alonzo, Leanna Creel, Troy Fromin, Ernie Sabella, Leah Remini, Jack Angeles, Patrick Thomas O’Brien, Pamela Kosh, William Joseph Barker, Ryan Holihan, Bridgette Wilson-Sampras, Patrick Muldoon, Melody Roger, Carol Lawrence, Tori Spelling, Mark Clayman, Mike Lavelle, Lara Lyon, Dion Zamora.
Lo mejor: el escenario de la heladería en la que se reunían los adolescentes.
Lo peor
: evolucionando dio paso a productos como American Pie.
Lo curioso: Se filmaron dos largometrajes sobre esta serie que pasaron con más pena que gloria por las pantallas españolas.
¿Cómo verlo?: Emitido por Antena 3 y posteriormente por Nickelodeón.

Puntuación: 5

PROMO

CABECERA

MUSICA

VER SERIE (algunos episodios en español-latino)

WEB NO OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (en versión original)

Lo mínimo que puede decirse sobre SALVADOS POR LA CAMPANA

Hay series –y esta es una de ellas- que atraen la atención de todos los jóvenes y de los adolescentes de una época, pero que pasados apenas cinco años (no digamos diez o veinte), los mismos que las aclamaron y que no se perdían un solo episodio, se convierten en los críticos más crueles. A finales de los 80 y durante los primeros 90, raros fueron los adolescentes españoles que no siguieron obsesivamente las aventuras de “Zack”, “AC”, “Screech”, “Jessy” y las cheerleaders que tienen lugar en el Instituto Bayside y se preparan en la hamburguesería-heladería Max, o en el resort de la playa de Malibú, lugares de encuentro de la pandilla. Hoy no hemos encontrado ni uno solo de aquellos adolescentes que saliera en defensa de la que fuera su serie favorita.

La serie ha sido devorada por el tiempo: los personajes protagonistas nos parece imposible que pudieran existir incluso en EEUU y, sin embargo, eran los arquetipos de aquella época: “Zack” es el líder vanidoso y ligón, el personaje que creaba los problemas y las situaciones complicadas para luego solucionarlos; “Slater” era el guaperas y hombre de mundo, la competencia de “Zack”; “Screech” una especie de versión ridícula y estrafalaria de los estrafalarios protagonistas de Big Bang Theory con quince años menos, un cerebro carente por completo de habilidades sociales. Y luego están las chicas que ejercen como cheerleaders (¿qué instituto de los EEUU no tiene un grupo de animadoras para cualquier cosa que requiera animación?) y que traen de cabeza a los protagonistas. Y, finalmente, el pobre director del instituto que tiene que bregar con este ganado, un tipo buenista y bien-intencionado.

Ver la serie hoy provoca un efecto desolador: argumentos extremadamente sencillos, casi planos, reiterativos, poco ingeniosos que hacían que personajes que, inicialmente, incluso podían caer bien, a fuerza de repetir una y otra vez las mismas payasadas, terminaran resultando odiosos (“Screech” era el paradigma). Hay que decir que Dustin Diamont, que asumía ese papel, años después en 2006 se vengó de la serie realizando una versión porno.

Después de esta serie, las carreras de todos los actores que participaron en ella han proseguido hasta nuestros días. Al director del instituto, Dennis Haskins, lo hemos vistos –bastante más grueso- en muchas series de TV, la más popular Mad Men en la temporada 2012, e igualmente, los actores que a finales de los 80 tenían 14 años, han ido creciendo ante las cámaras y en la actualidad siguen actuando, si bien es cierto, que nunca han revalidado el éxito que tuvieron en Salvados por la Campana y que, en general se han limitado a intervenir en películas de poco calado, pero, en cualquier caso, es rigurosamente cierto que todos ellos han conseguido sobrevivir en el mundo del cine. Mención especial merece, Elizabeth Berkley que pasó de ser la estudiante perfecta a ser una de las protagonistas de Show Girls (1995) contorneándose y pegando lametazos a la barra de streeptease.

El horario elegido por Antena 3 para emitir esta serie estuvo en el origen de su éxito: los sábados por la mañana. Los padres aceptaban esta serie porque era la forma en que los adolescentes se quedaban en casa e incluso la veían tranquilamente con sus amigos, sin necesidad de servirse una sobresosis de videojuegos. Hoy, los adolescentes de nuestro tiempo serían los primeros en negarse a ver esa serie. El tiempo, literalmente, la ha dejado huérfana de fans. No es el único caso de serie que ha sufrido este revés, pero quizás sí el más extremo.