FICHA

Título original: Ally McBeal
Título en España: Ally McBeal
Temporadas: 5 (112 episodios).
Duración episodio: 40 minutos.
Año: 1997-2002
Temática: Tragicomeia.
Subgénero: Abogados.
Resumen: La vida cotidiana, los casos, las inquietudes, los miedos y los pensamientos íntimos de una abogada neurótica y de sus no menos neuróticos compañeros de trabajo.
Protagonistas: Calista Flockhart, Greg Germann, Jane Krakowski, Peter MacNicol, Lucy Liu, Courtney Thorne-Smith, Lisa Nicole Carson, Portia de Rossi, Gil Bellows, Albert Hall, Vonda Shepard, Robert Downey Jr., Regina Hall, James LeGros, James Marsden, Jon Bon Jovi, Hayden Panettiere
Lo mejor: Las canciones de Wonda Shepard.
Lo peor
: A medida que avanzaban las temporadas, las neurosis de la protagonista se hacían insoportables.
Lo curioso: Fue una de las primeras actuaciones de Lucy Liu como coprotagonista de una serie
¿Cómo verlo?: Emitida originariamente por la cadena FOX, en España pudo verse a través de Telecnco. Se puede adquirir en DVD, bajar algunos episodios de eMule y bitTorrent.

Puntuación: 6,5

PROMO (1)

PROMO (2)

CABECERA

MUSICA

VER SERIE

WEB NO OFICIAL

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre ALLY McBEAL

Recordamos esta serie que se estrenó en España dos años después de haber debutado en la Fox y cuando ya el nombre de Wonda Shepard había llegado a los que estaban en vanguardia de lo que se cocía en la música pop norteamericana. Así que cuando llegó la serie a España nos convertimos rápidamente en adictos y debemos reconocer que en su primera temporada nos gustó y la seguimos, pero nuestro interés fue decayendo progresivamente y terminamos odiándola, aunque seguimos comprando los CDs de Wonda Shepard. Era una serie “de abogados”. Diferente a cualquier otra que se hubiera visto hasta ese momento. Todo –y todo era demasiado- giraba en torno a “Ally McBeal” y a sus problemas.

“Ally McBeal estaba interpretada por Calista Flockhardt, esposa de Harrison Ford. La filmografía de la Flockhardt no es muy intensa. La última vez que la vimos, al menos en España, fue en una película de Jaume Balagueró, Frágiles (2005), truculenta película en la que hacía el papel de enfermera que se enfrenta a una “presencia agresiva” en un hospital a punto de cerrar. La serie Ally McBeal coincidió con su máximo momento de popularidad. Amparada en un físico frágil y delicado y en una expresión melancólica, daba el perfil de una abogada que trabaja en un sofisticado bufete neoyorkino. Pero nos equivocaríamos si pensáramos que lo interesante de esta serie era el trabajo de los abogados en los tribunales de justicia. En realidad, este elemento era muy secundario porque lo que primaban eran las interrelaciones entre los distintos miembros del bufete, desde el jefe hasta el último becario, los auxiliares y el personal subalterno.

Era difícil empatizar con tal o cual personaje. Todos tenían “algo” que los hacía indigestos: en unos eran sus problemas, en otros su cursilería, en bastantes su frivolidad, la fragilidad interior estaba muy presente, y en lo que se refiere a la protagonista se diría que podía romperse en mil pedazos de un momento a otro. Lo que, en principio, empezó siendo una serie “de abogados”, se convirtió pronto en un culebrón de amores y desamores, amores imposibles y amores erróneos. La suerte era que al terminar la jornada laboral, los protagonistas se iban al local en el que actuaba Wonda Shepard y ésta nos obsequiaba con una canción que, con demasiada frecuencia, era lo mejor de la serie. En la última temporada, podía dudarse incluso de la estabilidad mental de la protagonista.

Ahora bien, la serie tuvo algunos alicientes. En primer lugar ver a Jane Krakowski, la secretaria de la protagonista, en su primer papel en televisión (actualmente protagoniza Unbreakable Kimmy Schmidt [2015-hoy]), o ver a Peter MacNicol en su papel de “bizcochito”, uno de los propietarios del bufete al que luego hemos vuelto a ver en numerosísimas series televisivas y largometrajes. También fue uno de los primeros papeles de Portia de Rossi, actual compañera de Ellen DeGeneres, que ha repetido protagonismo en Arrested Development) y de Lucy Liu, actualmente “doctora Watson” en Elementary. Vimos también a Courtney Thorney-Smith, años después convertida en amante madura de Alan Harper en Dos hombres y medio, a la veteranísima Dyan Cannon, antigua esposa de Gary Grant, como jueza, a Robert Downey Jr que aparece en un papel secundario y, por supuesto Wonda Shepard interpretándose a sí misma y que, gracias a esta serie, lanzó cinco álbumes con las canciones que había interpretado. Puede decirse que el reparto es superior a la serie y que, a fuerza de querer acentuar los rasgos neuróticos de la protagonista, la serie terminó siendo una caricatura.

La serie puede verse, especialmente para comprobar actuaciones de algunos actores con veinte años menos, en sus comienzos, pero el guión es ampliamente decepcionante, especialmente a partir de la segunda temporada. Al final, cuando uno ya está harto de ver los mismos gestos de desánimo o decepción de la protagonista uno termina preguntándose: ¿son tan frágiles los abogados?