FICHA

Título original: Tales from the Crypt.
Título en España: Histoiras de la cripta.
Temporadas: 7 (93 episodios).
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 1989-1996
Temática: Terror.
Subgénero: Intriga.
Resumen: El “Guardián de la Cripta”, un personaje extraído de los cómics de terror presenta cada episodio de esta serie que muestra una historia de terror autoconcluida. Salvo este “Creepy”, el resto de protagonistas son diferentes.
Protagonistas: John Kassir, Roy Brocksmith, Miguel Ferrer, Larry Drake, William Sadler, Cindy Riegel, Mark Lowenthal, Lance Henriksen, Joe Pantoliano, Bobcat Goldthwat, Peter Van Norden, Marshall Bell, Troy Evans, Sherrie Rose, Michael J. Fox, Christopher Reeve, Tim Roth, Demi Moore, Tom Hanks, Isabella Rossellini, Whoopi Goldberg
Lo mejor: el desfile constante de grandes actores que protagonizaron los episodios
Lo peor
: el guión de algunos episodios es muy discreto, tópico, mal resuelto y aburrido
Lo curioso: fue la primera serie televisiva en la que se emplearon efectos especiales en tecnología 3D.
¿Cómo verlo?: Se ha emitido recientemente en Cuatro, en algunos países está en HBO y fue emitido en los 90 por Telecinco.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

CABECERA

MUSICA

VER SERIE (en castellano)

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre HISTORIAS DE LA CRIPTA

A finales de los 90, cuando cayó el Muro de Berlín y se disipó definitivamente el fantasma de la Guerra Fría y todavía no se adivinaban los fantasmas que la humanidad tenía por delante (mundialismo, globalización, yihadismo, neoliberalismo, corrupción), el género de terror se sintió liberado de las presiones psicológicas que pesaban sobre él y voló libre. Ya no era necesario que las películas de terror sugirieran riesgos que, casualmente, tenían rasgos o comportamientos similares al enemigo geopolítico. Más aún: el optimismo de esos años hizo que al terror pudiera añadirse una componente cómica que tendía a desdramatizarlo y a presentarlo como si se tratara de un divertimento: “ría mientras, de paso, tiembla”. Ninguna de las 93 historias que aparecen como entregas de las Historias de la Cripta tiene un carácter exclusivamente dramático. Son más bien relatos tragicómicos que alternan escalofrío con carcajada. En cualquier caso, son amables.

La serie tuvo su origen en una colección de cómics de terror creada por William M. Gaines y llevadas a la pantalla por Steven Dodd. Eran pequeñas historias de menos de media hora de duración, introducidas por “el Guardián de la Cripta”, un descarnado, pútrido y siniestro personaje, dotado con un particular sentido del humor y que, en el fondo, no era nada más que un muñeco movido por humanoides. Vivía en el interior de una mansión gótica que era recorrida por la cámara en la cabecera de cada episodio, hasta llevarnos a la cripta: allí se encontraba, entre telarañas y oscuridades, dispuesto para realizar una introducción humorística a la historia que nos iba a presentar.

La serie estaba repleta de genialidades y guiños dedicados a cinéfilos empedernidos. Reunió, no solamente a grandes actores, sino a directores que luego se han hecho un nombre en la historia del cine: Robert Zemeckis, uno de ellos. Entre los intérpretes, pudimos ver a Kirk Douglas, Timothy Dalton, Tim Curry, Whoopi Goldberg, Demi Moore, Brad Pitt, Christopher Reeve, Martin Sheen, Dan Aykrod, Michael J. Fox, Brooke Shields, Michael Ironside, Joe Pesci, Ewan McGregor, Tom Haks, Daniel Craig, Arnold Schwarzeneger… Es imposible encontrar otra serie con un plantel de celebridades tal.

La serie era dura y descarnada (tanto es así que cuando se estrenó en España, algunas escenas fueron censuradas). En realidad, todo en esta serie estaba muy cuidado. La ambientación y la fotografía eran irreprochables, se procuraba que en todos los episodios quedaran morcillas cómicas suficientes como para atenuar y banalizar la carga de terror implícita en la narración. El problema era que los guiones no siempre estaban a la altura. No se llegó al nivel medio-alto de la serie que constituía el referente de Historias de la Cripta, La dimensión desconocida. Aun a pesar de contar con un presupuesto muy superior, de tener el concurso de actores consagrados o en el camino de ascenso al estrellato, Historias de la Cripta no pudo superar la calidad de la serie a la que pretendió superar. La razón fue cierto descuido en materia de guionización.

¿Es visible hoy esta serie sin que nos rechine? Obviamente, el tiempo ha pasado y las tecnologías actuales hubieran dado lugar a aplicar efectos especiales mucho más convincentes. Pero, aún así –y si ponemos aparte el hecho de que un 30% de los guiones cojean- hay que reconocer que, además del valor añadido que supone ver a una serie de actores hoy más que consagrados, tal como eran veinte años atrás, la serie se conserva bien y el efecto tragicómico de los relatos sigue siendo efectistas.