FICHA

Título original: 2 de mayo, la libertad de una nación.
Título en España: 2 de mayo, la libertad de una nación.
Temporadas: 1 (13 episodios).
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2008
Temática: Drama.
Subgénero: Historia.
Resumen: Vida y personajes de un barrio madrileño cuando se produce la invasión napoleónica, aparecen algunas situaciones y personajes reales.
Protagonistas: William Miller, Nando González, Íñigo Navares, Ramón Esquinas, Celine Tyll, Andreas Muñoz, Christophe Miraval, María Garralón, Carmen Morales, Cesáreo Estébanez, Quim Vila, Berta Hernández, Diego Molero, Elisabeth Larena, Celia Freijeiro, Tim Verardi
Lo mejor: María Garralón está pero que muy sembrada.
Lo peor
: las escenas de interior con unos decorados de cartón piedra infumables.
Lo curioso: se estrenó al cumplirse el 200º aniversario de los hechos que se relatan.
¿Cómo verlo?: En HBO.

Puntuación: 7

PROMO

CABECERA

MUSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre 2 DE MAYO, LA LIBERTAD DE UNA NACIÓN

Hoy el patriotismo parece condenado a expandirse a través del deporte (cuando “la roja” triunfa, el patriotismo se desborda) o del culebrón (series históricas trasladadas a este género). A falta de un patriotismo auténtico, siempre está el patriotismo futbolero o el patriotismo por aproximación. En efecto, una serie como 2 de mayo, la libertad de una nación, no deja de ser un culebrón insertado con calzador en medio de un contexto histórico mal definido. Si el culebrón está bien realizado, el patriotismo queda estimulado e incluso algún espectador cree que sabe lo que ocurrió en aquel episodio histórico. Esta serie está ambientada en el arranque de la Guerra de la Independencia y en sus primeros momentos, así pues, es de historia de lo que nos está hablando.

La “Historia” es historia, nada más. La “historia patriótica” es otra cosa: es la mitologización de episodios de la historia nacional a efectos de poder acentuar el sentimiento patriótico. Por el contrario, la Historia es el análisis y la recopilación objetiva y documental, la interpretación y la comprensión del pasado. “Historia” e “historia patriótica” no siempre van juntos, ni mucho menos son lo mismo: lo primero es una ciencia humana objetiva, lo segundo el intento de estimular impulsos emotivos y sentimentales mediante una selección subjetiva de episodios en función de un relato teleológico. Nosotros somos “Amigos de Platón, pero más amigos de la Verdad”. Y, por tanto, vemos un problema con esta serie producida por Telemadrid en el 200º Aniversario de la Guerra de la Independencia.

Verán: el período que va de 1808 a 1814, los años de la “guerra del francés”, encierran tres conflicto diferentes: una guerra contra un ejército invasor, una guerra civil y una guerra entre distintas potencias internacionales que tuvo lugar en territorio nacional. Sobre la primera no hay mucho que decir, es la que suele recordar la “historia patriótica” con hechos de armas y episodios que inducen a la exaltación y al delirio: pueblo español contra tropas invasoras. Existió sí, pero no fue el único frente del conflicto. Porque hubo otro y no menos importante: España se partió en dos, una parte siguió fiel a la monarquía que, literalmente, había vendido a España a una potencia extranjera, la otra se opuso. Y existió un conflicto civil en tanto que existieron “afrancesados” y “antifranceses”. En 1814, 70.000 españoles siguieron en su retirada a las tropas francesas y, entre ellos, algunos protagonistas de nuestro arte y de nuestra cultura. En aquellos años se inició la división entre las dos Españas. Finalmente en su segunda fase, la mal llamada Guerra de la Independencia supuso la entrada de tropas extranjeras en España para combatir a los franceses. A esto se podría añadir que el 2 de mayo tuvo también el carácter de una revuelta social: los menestrales y el nuevo proletariado contra la ley y el orden apoyado por las tropas napoleónicas, una especie de segunda edición del motín de Esquilache. Bien, todo esto fue el 2 de mayo de 1808 y lo que siguió. Lamentablemente, esto está completamente ausente de la serie que apunta solamente a una guerra contra “el francés”, pero ignora casi todo lo demás. Se entenderá el porqué no podemos considerar a esta serie como “histórica”, sino más bien como propagadora de una versión patriótica.

Dejando aparte este elemento –que no es en absoluto secundario a la hora de valorarla- hay que reconocer que la serie contiene lo mejor y lo peor: se ha puesto un especial cuidado en la ambientación, especialmente en el vestuario, en general, las interpretaciones son buenas (e incluso la de María Garralón muy destacable), ha fallado el atrezzo y algunos decorados de interiores que no están a la altura y que destilan aroma de cartón-piedra. Obviamente, el episodio que intenta reflejar el episodio de la sublevación popular es el más intenso y que tiene mayor interés, para luego ir decayendo progresivamente y adoptando la estructura del culebrón clásico con pinceladas, más o menos, históricas.

La serie fue encargada y emitida por Telemadrid que, en tanto que canal autonómico, privó al resto de España de poder verse. En la actualidad es fácilmente accesible, bien a través del propio canal autonómico o de youTube. La serie, en definitiva es lo que hemos dicho, pero si a alguien le interesa todo lo que ocurrió entre el 2 de mayo de 1808 y la retirada de los napoleónicos seis años después puede recurrir a este documental fácilmente accesible: LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA