FICHA

Título original: El Super.
Título en España: El Super
Temporadas: 4 (738 episodios).
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 1996-1999
Temática: Culebrón.
Subgénero: Urbano.
Resumen: La vida de propietarios, clientes, empleados, suministradores y todo aquel que pasaba por las proximidades de aquel inefable “super” en el que podía ocurrir cualquier caso, menos comprar una docena de huevos y pagarla.
Protagonistas:  Natalia Millán, Chisco Amado, Paca Gabaldón, Manuel Navarro, Andrés Resino, Lola Marceli, Miguel Hermoso Arnao, Javier Román, Teté Delgado, Rosa Campillo, Mónica Estarreado, Juan Y Medio, Eva Marciel, David Robles, Marta Hurtado, Silvia Sabaté, Daniel Llobregat, Eugenio Barona, Héctor Colomé, Damián Velasco, Manuel Zarzo y Mercedes Alonso.
Lo mejor: la interpretación de Paco Raval
Lo peor
: en alguna escena el drama era elevado a la categoría de tragedia griega.
Lo curioso: Fue el primer culebrón producido en España por una televisión privada
¿Cómo verlo?: Fue emitido por Telecinco. No está incluida en su sección de televisión a la carta, ni hay huellas de ella en eMule, ni en otros programas P2P. Algunos fragmentos pueden verse en youTube.

Puntuación: 6

PROMO

CABECERA

MUSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre EL SUPER

En 1996, los culebrones producidos en Iberoamérica invadían las televisiones privadas y se adaptaban mal al público de las tardes español. Habían concluido series como Falcon Crest (1981-1990), Dallas (1978-1991) o Dinastía (1981-1989) o estaban en sus tramos finales. Solamente TV3, el canal autonómico catalán al servicio del nacionalismo, había experimentado la necesidad de crear productos propios que transmitieran su mensaje. Y con Nisaga de poder (1996-1998) habían experimentado un éxito indudable. Así pues, podía hacerse: también se podían crear productos propios kilométricos e interminables que garantizaran durante cientos de episodios el seguimiento del público y rentabilizaran una idea original. Fue Telecinco la primera entre las televisiones privadas que apostó por un producto de este tipo que alcanzaría la abultada edad de 738 episodios: El Super y abrió el camino para otros productos que vinieron luego en aluvión.

La serie no podía ser más intrascendente: la vida de todos los que giran en torno a un supermercado de barrio. Los reponedores, las cajeras, los propietarios, los clientes, los suministradores, los especuladores que revolotean en torno a la empresa… Natalia Millán que todavía no había cumplido los treinta, era la reina del lugar. Interpretaba a “Julia Ponce”, que como aquel personaje de los cuentos medievales italianos, era pobre y modesta, pero creía intuir que su origen era noble. La chica, por el arte de birlibirloque presente en cualquier culebrón que se precie, pasaba de cajera a propietaria del local. El “malo” por antonomasia, a lo largo de esos cientos de episodios era Andrés Resino (1940-2011), un tipo mafioso e inquietante, gracias al cual la primera y la última temporada se convierten en casi un thriller de misterio.

Habría que decir que cualquier pareció con la realidad es pura coincidencia y que el super que nos mostraba la serie no tenía absolutamente ningún punto de contacto con los supers que usted y yo conocemos habitualmente. Las dos primeras temporadas constituyeron éxitos, sino históricos, sí al menos muy notables, luego empezó a decaer y Telecinco la fue cambiando de franja horaria en busca de una franja horaria idónea que no terminaba de encontrarse. El guión empezó a dar tumbos, y la sensación que tenía el público es de agotamiento de la serie y de sus personajes. Los que se introducían nuevos no conseguían enganchar y de nada servían sorteos, campañas de márketing en prensa del colorín y argucias promocionales. En la noche que fue del segundo al tercer milenio, Telecinco le dio el carpetazo final, cuando la humanidad entera estaba pendiente del “efecto 2000”. El final quedó “abierto”, por si la audiencia exigía una continuación. Pero la audiencia calló y el producto cayó con ella. De hecho, apenas quedan rastros de ella en youTube y nada en la web de la cadena que la proyectó.