FICHA

Título original: Malcolm in the middle
Título en España: Malcolm
Temporadas: 7 (151 episodios).
Duración episodio: 23.
Año: 2000-2006
Temática: comedia de situación
Subgénero: familiar.
Resumen: El tercero de cuatro hijos de una familia media americana, es un chico superdotado que encuentra las dificultades propias de la adolescencia y las excentricidades propias de una familia disfuncional.
Protagonistas: Frankie Muniz, Jane Kaczmarek, Bryan Cranston, Justin Berfield, Catherine Lloyd Burns, Christopher Masterson, Erik Per Sullivan, Craig Lamar Traylor, David Anthony Higgins, Cloris Leachma, Hayden Panettiere.
Lo mejor: El concepto innovador de la serie.
Lo peor
: Algún tramo podría ser considerado repetitivo..
Lo curioso: Bryan Cranston enganchó esta serie con otra e signo completamente opuesto: Breaking Bad.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Antena 3 y posteriormente en Fox, Neox y Boing. Actualmente algunos episodios pueden bajarse a través de programas P2P y en Versión Original se encuentran otros en youTube.

Puntuación: 7

PROMO (1) en inglés

PROMO (2) en inglés

CABECERA Y MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (en inglés)

Lo mínimo que puede decirse sobre MALCOLM

Las comedias de situación de los 80 terminaron cansando a determinado público y especialmente las de carácter familiar: Salvador por la campana (1989-1993), Matrimonio con hijos (1987-1997), Un médico precoz (1989-1993), Aquellos maravillosos años (1988-1993), Alf (1986-1990), Los problemas crecen (1985-1992), Roseanne (1988-1997), Cosas de Casa (1989-1998), La hora de Bill Cosby (1984-1992), Primos Lejanos (1986-1993), Quién es el jefe (1984-1992), Padres forzosos (1987-1995)… Todas respondían a las mismas características y al mismo esquema de una comedia de situación clásica. Todas buscaban exactamente lo mismo: que el público se sumergiera en una orgía de carcajadas desde la cabecera hasta los créditos finales (algo que no siempre se conseguía). Algunas, incluso, eran muy mediocres, o simplemente malas. En el año 2000, la generación que había crecido viendo estas comedias de situación ya se había hecho mayor: algunos estaban instalados en los gabinetes de guionización de las grandes productoras y querían tomar la revancha con aquel género –la comedia de situación familiar- que conocían bien y del que habían terminado hastiados. El resultado fue Malcolm y su disfuncional familia. El género ya no sería el mismo después de los 151 episodios que se emitieron.

El erotismo es al porno lo que Malcolm es a las comedias de situación familiares clásicas. Nos explicamos: en estas, los guionistas simplemente encadenan una sucesión de gags cómicos, no hay frase que no tenga por intención desencadenar los resortes de la carcajada. Como el porno, que aspira a una erección permanente por parte del espectador; es explícita en cuanto a sus intenciones. El erotismo en cambio busca generar sensaciones y a envolver al espectador en un erotismo implícito y sugerente. Esto mismo es lo que trata de conseguir Malcolm a través de una serie de recursos y artificios que nunca antes se habían intentado. En Malcolm, los guionistas no buscaban la carcajada fácil, sino la situación cómica. Al concluir los créditos se tenía la sensación de que se había asistido a la proyección de algo extremadamente divertido, pero resultaba imposible recordar los chistes. Habían pocos, en realidad: lo hilarante se desprendía de los personajes y de las situaciones.

Por otra parte, la técnica de filmación era completamente diferente al resto de comedias de situación familiares que hemos enumerado. El protagonista, frecuentemente, se dirigía a la cámara, hablaba con ella. La familia, por lo demás, no era perfecta: era completamente disfuncional: padre calzonazos, madre con tendencia al histerismo permanentemente en estado de cabreo, los dos hermanos mayores eran “chicos malos”, el menor permanentemente ensimismado y, por algún motivo, Malcolm había salido superdotado. En cierto sentido, el éxito de la serie se debió a que rompía con el esquema previo de la “familia feliz”. Aquí, todos los miembros de la célula se querían, pero cada uno de ellos, padres incluidos, tenía el más mínimo empacho en aprovecharse del resto.

Ciertamente, una de las condiciones de toda sit-com es que los personajes estén muy bien perfilados y que su mera aproximación haga saltar las chispas de la comicidad, pero es que en esta serie incluso los personajes muy secundarios, que solamente aparecían de uvas a peras, tenían los trazos bien marcados. Los Simpson (1989-hoy) llevaban entonces en antena más de 15 años y en los rasgos del padre de Malcolm, pueden encontrarse algunos de los de Homer Simpson; también Malcolm recoge algunas características de “Lisa Simpson” y “Bart” ha prestado rasgos a los hermanos mayores del protagonista. “Louis”, la madre de Malcolm, también tiene algo de “Marge Simpson”, aun cuando se muestra como mas autoritaria, una verdadera matriarca y menos ordenada. Sin embargo, en su conjunto, el resultado es completamente diferente. La similitud principal es la disfuncionalidad de ambas familias.

La serie se deja ver y engancha. Es, además, una serie regular. Solamente unos pocos episodios están por debajo de la media de calidad. Lamentablemente es una serie que parece haberse olvidado y cuesta localizar, a pesar de que no ha perdido en absoluto comicidad con el paso del tiempo. Recomendable para los hartos de comedias de situación familiares a la antigua y para los que busquen series originales completamente diferentes a cualquier otra anterior o posterior.