FICHA

Título original: Space: 1999
Título en España: Espacio: 1999
Temporadas: 2 (48 episodios).
Duración episodio: 48 minutos.
Año: 1975-1977
Temática: ciencia ficción
Subgénero: aventura.
Resumen: Una explosión en la Luna lanza a los 311 residentes en la Base Lunar Alfa al espacio y vaga sin rumbo fijo y sin saber sus tripulantes exactamente dónde se encuentran, explorando otros planetas y tratando de retornar a la Tierra.
Protagonistas: Martin Landau, Barbara Bain, Nick Tate, Zienia Merton, Catherine Schell, Barry Morse, Tony Anholt, Prentis Hancock, Clifton Jones, Anton Phillips, Andy Dempsey, Quentin Pierre.
Lo mejor: La pareja Landau-Bain en acción.
Lo peor
: Los uniformes eran de juzgado de guardia.
Lo curioso: fue la última producción de Sylvia y Gerry Anderson especializados en superanimación con marionetas.
¿Cómo verlo?: Se emitió en TVE1, actualmente hay algunos episodios en youTube (e español latino y versión original), pueden conseguirse también mediante programas P2P.

Puntuación: 7

PROMO (1) en inglés

PROMO (2) en inglés

CABECERA Y MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (en inglés)

Lo mínimo que puede decirse sobre SPACE: 1999

Es una serie de culto. A veces no se sabe muy bien porqué una serie alcanza ese rango, si por puro freakysmo o por sus cualidades propias y es uno de esos casos en los que la duda y la perplejidad acompañan esta consideración. Después de albergar un recuerdo borroso de esta serie británica, hemos visionado algunos de los episodios, animados por la presencia de Barbara Bain y de Martin Landau, que ya se habían encontrado en Misión Imposible y de cuyas cualidades interpretativas no podían albergarse dudas. Landau es un histrión clásico, camaleónico en sus interpretaciones y adaptado siempre a papeles extremos. La Bain, por el contrario, comedida, suele mostrar cara de palo y no puedo recodar si en algún momento la he visto sonreír: sin embargo sus interpretaciones son extraordinariamente expresivas y le basta con mover un micromúsculo del rostro para transmitir sensaciones. Al terminar esta segunda revisión  nuestra sensación ha sido contradictoria.

Por una parte, los guiones son aceptables para un producto de ciencia-ficción de consumo. Por otro, la realización es modesta, los efectos especiales discretos y los atrezzos patéticos. De entre todos los elementos, sobre todo, el más llamativo son los “uniformes espaciales” y los aspectos de buena parte de los protagonistas: unos parecen actores porno de los 70 (pelo largo repeinado, mostacho y horas levantando hierro en el gimnasio), pantalones campana en una especie de lamé, casi un pijama, con cinturón de fantasía y zapatos con tacón… A la vista de los modelitos, cualquier guión, aun escrito por Shakespeare o Calderón, hubiera sido difícil de defender. Sin embargo, estábamos en los años 60 y aún hoy hemos cocido gente que se sentían orgullosos del aspecto que tenían entonces con sus pantalones campana, pero afro y baba sin recortar…

La serie, deliberadamente, aspira a beneficiarse del réditos de 2001, una Odisea espacial (1968), cuyo impacto todavía no se había disipado en 1975. Después de décadas de acumular residuos radiactivos en la cara oscura de la Luna, se produce una explosión que arranca al satélite de su órbita y con ella a los 311 colonos de la Base Lunar Alfa. La serie nos muestra la aventura de estos científicos-colonos que van corriendo peligros y aventuras en su viaje por lo desconocido. La serie se basaba en efectos especiales inspirados en la película de Kuprick y en la experiencia acumulada por la productora que en los últimos quince años había patentado el sistema de “supermarionation” utilizado en series como Guardianes del Espacio, El Capitán Marte XL5 y El Capitán Escarlata (1967-1968). Hoy, los efectos especiales utilizados hacen sonreír por su ingenuidad.

Después de haber revisado algunos episodios de la primera temporada, no podemos liberarnos de esa doble sensación que provoca un producto de naturaleza freaky observado con los ojos del siglo XXI y esa ternura que destilan las series que se introucen ingenuamente en técnicas y argumentos poco utilizados en los años 70, con unos medios limitados. No es que la serie esté mal realizada, es que pertenece a otra época y ha envejecido mal, en especial si tenemos en cuenta que 1999 hace 18 años que lo hemos dejado atrás.