FICHA

Título original: I Dream of Jeannie
Título en España: Mi bella genio
Temporadas: 5 (139 episodios).
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 1965-1970
Temática: Comedia.
Subgénero: Fantástica.
Resumen: Un astronauta va a parar a una isla desierta en la que descubre una botella dentro de la cual aparece un genio femenino.
Protagonistas: Barbara Eden, Larry Hagman, Bill Daily, Hayden Rorke, Emmaline Henry, Barton MacLane, Vinton Hayworth, George DeNormand, Woodrow Parfrey, Benny Rubin, Joseph V. Perry, Jerry Shane, Don Mitchell, Michael Ansara, Paul Lynde, Jane Dulo, Abraham Sofaer, Frank De Vol, Ila Britton, Jack Smith.
Lo mejor: buena química entre ambos protagonistas.
Lo peor
: intentaba seguir la trayectoria de Embrujada.
Lo curioso: En 2013 la protagonista a sus 78 años reapareció disfrazada de genio siendo su amo el ex presidente Clinton
¿Cómo verlo?: Puede verse en YouTube y está a la venta en DVD.

Puntuación: 6,5

PROMO

CABECERA Y MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre MI BELLA GENIO

Embrujada y Mi bella genio se superpusieron durante las temporadas que duró esta última. Venció la primero que sobrevivió apenas un par de temporadas a la protagonizada por Elizabeth Montgomery, sin embargo, ambas series eran como dos gotas de agua. En ambas los fantástico estaba presente y lo fantástico introducía algo en la vida de los protagonistas que estaba presente en los cambios que se estaban sucediendo en la década de los 60 a velocidad endiablada. Ambas series son superponibles en todos los aspectos.

Existía, sin embargo, una pequeña diferencia: los protagonistas de Embrujada formaban una familia convencional de clase media. Había millones como ellas en todas las urbanizaciones de los extrarradios que rodeaban a las grandes ciudades norteamericanas, todas con su chalet, sus dos utilitarios, su jardín y la proximidad a sus vecinos. En cambio, el protagonista de Mi bella genio era un “héroe americano” por excelencia, un astronauta (los 60 fueron la década dorada de los astronautas, especialmente norteamericanos que, finalmente, pusieron un pie en la Luna). Era la América que quería imponer su hegemonía mundial. Esta serie demostraba además que, no solamente la ciencia, sino también lo sobrenatural, estaba con ellos.

El argumento era simple: un astronauta (“Anthony Nelson” – Larry Hagman) es lanzado desde Cabo Cañaveral al espacio exterior. La misión resulta abortada y la cápsula cae en una isla desierta. Entre las arenas, “Nelson” descubre una botella, la abre y aparece un genio femenino, muy ingenua y bastante torpe, pero espectacular y sexy a la que pone como nombre “Jeannine” (Barbara Eden). Gracias a los poderes de la genio, “Nelson” abandona la isla, pero ella decide acompañarle a Coco Beach sin que él lo advierta. Cuando declara lo que ha vivido, es tomado por loco y observado por el psiquiatra de la base el “Doctor Bellows” (Hayden Rorke) que siempre queda en ridículo a la hora de reunir pruebas sobre la locura de “Nelson”. Obviamente, ambos protagonistas terminan enamorándose, pero nunca consiguen estabilizar su pareja del todo. Sobre todos estos temas discurre una serie de equívocos y engaños con buenas dosis de comicidad.

Para Larry Hagman esta serie fue el primer contacto con la popularidad. Tras abordar esta serie, rodó algunas películas, pero su nombre quedará unidad a la figura del taimado “J.R.” de Dallas (1978-1991). Tardíamente, aparecería esporádicamente en la serie Nip/Tuck, cerrando una carrera que, fundamentalmente, encontró en las teleseries su mejor campo de aplicación. En cuanto a Barbare Eden, volvió a encontrarse con Hagman en cinco episodios de la serie Dallas como “Lee Ann De La Vega” y apareció esporádicamente en varias series televisivas en las que interpretaba papeles similares a los que le dieron popularidad en los 60. De todas formas su carrera discurrió por un tono menor y optó por ser comentarista en desfiles de odas.

La serie se proyectó tardíamente en España y no casó excesivo interés. Vino después de Embrujada y, por tanto, suponía un dejá vú. Hoy puede ser vista como una curiosidad de la época. La época de los astronautas ha quedado atrás. El “pensamiento mágico” se orienta hacia otros derroteros y esta serie queda como una excentricidad kisch, apta especialmente para nostálgco.