FICHA

Título original: La casa de los Martínez
Título en España: La casa de los Martínez
Temporadas: 4 (720 episodios).
Duración episodio: inicialmente entre 3º y 40 minutos, luego 60 minutos.
Año: 1966-1970
Temática: Comedia.
Subgénero: Familiar.
Resumen: Vida cotidiana de una familia de clase media que, una vez a la semana invita a un famoso y le entrega las llaves de su casa.
Protagonistas: Carlos Muñoz, Julia Martínez, Eduardo Coutelenq, sable María Perez, Mari Carmen Yepes, Rafaela Aparicio, Florinda Chico, Fernanda y Teresa Hurtado, Mari Carmen Prendes, José Rubio, Laly Soldevilla, Luis Barbero, Luis Sánchez Polack.
Lo mejor: fue una amable comedia de sobremesa.
Lo peor
: demasiada ingenuidad y alejamiento de la realidad.
Lo curioso: tras desaparecer, la popularidad de la serie obligó a filmar un largometraje
¿Cómo verlo?: Pueden verse fragmentos en YouTube y en el enlace indicado.

Puntuación: 6,5

PROMO

CABECERA Y MÚSICA

VER FRAGMENTOS DE LA SERIE

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon (el largometraje)

Lo mínimo que puede decirse sobre LA CASA DE LOS MARTINEZ

No acompañó en las sobremesas durante cinco temporadas (salvo en los meses de verano). Lo que inicialmente fue un pequeño espacio de humor amable en el que los distintos miembros de una familia convencional española evolucionaban en una comedia de situación de pocas ambiciones, se convirtió en la segunda temporada y a la vista del éxito en un espacio de una hora al que una vez a la semana acudía algún famoso para ser entrevistado y recibir las “llaves de la casa”. Así mismo, temporada tras temporada se fueron sumando personajes y protagonistas que permitieron introducir elementos nuevos en la trama. En un principio se llamo Nosotras y ellos, pero al sexto episodio cambio de nombre.

La serie fue extraordinariamente imaginativa en su concepción. Obviamente, la intención de los directivos de TVE era mostrar una familia de clase media, feliz, pero convencional, con problemas que sintonizaran con los que cada familia española debía afrontar en el día a día: era como si la televisión ofreciera un espejo de la realidad de los que estaban observándola. Para aumentar el interés, inicialmente se recurrió al “invitado especial” que era entrevistado por los miembros de la familia en torno a una mesa camilla. La idea era inédita en España y tuvo un buen resultado. Por lo demás, tanto los intérpretes iniciales como los que se fueron añadiendo progresivamente, eran consumados actores: el padre de familia estaba representado por Carlos Muñoz (1919-2005) quién apareció desde muy joven en el cine patriótico de postguerra: Sin novedad en el Alcázar (1940) como hijo del general Moscaró), Los últimos de Filipinas (1945), Escuadrilla (1941), El santuario no se rinde (1949). Consumado actor de teatro solamente lo abandonó para dedicarse a esta serie que marcó su grado máximo de popularidad. “Carmen”, su esposa, era Julia Martínez, que entonces tenía entre 30 y 40 años, una edad neutra y que apareció en largometrajes desde finales de los años 40, trabajando con Vadja, Rovira Veleta o Juan de Orduña. En los60 menudeó sus apariciones en TVE en programas dramáticos. Tras cancelarse la serie volvió al teatro y a finales del siglo XX volvió a televisión en Royal Manzanares, A tortas con la vida (2005-2006)y Manolo y Benito Corporeision (2006-2007). Los hijos, “Quique” y “Carmencita”, estaban representados por Eduardo Coutelenq (1953-2010) que luego apareció en alguns novelas y películas de terror actuando junto a Boris Karloff, para apartarse luego del cine y morir prematuramente, y por Isabel María Pérez que con apenas cuatro años había aparecido en TVE en el programa Plaza de España presentado por Tico Medina y Yale, Chicho Ibáñez Serrador recurrió a ella para varias interpretaciones de sus Historias para no dormir y pasar luego al teatro en elque sigue actuando hasta no hace mucho. Tal era el “núcleo familiar”.

Las conocidas Florinda Chico (1926-2011) y Rafaela Aparicio (1906-1996) se consagraron en esta serie como “chachas de España”. Estupendas actrices ambas, tienen unos largos historiales interpretativos, como otras actrices que participaron en la serie: Laly Soldevilla (1933-1979), Luis Sánchez Polack “Tip” (1926-1999), Mari Carmen Yepes (1942-2015) o las hermanas Hurtado, actores de primera fila en la época y que precisarían estudios pormenorizados.

En su conjunto, La casa de los Martínez fue una comedia amable y ligera, sin complicaciones, destinada a conjugar cotidianeidad y famoseo. Gustó e incluso encandiló a un público muy diferente que hoy la recordará con nostalgia en los páramos televisivos de nuestro tiempo. La idea fue brillante, la guionización fluida y divertida. Su artífice fue Romano Villalba a quien correspondió escribirla, idearla, dirigirla. Un incendio en los almacenes de TVE ocasionó la pérdida de los originales, así que salvo algunos fragmentos, lo esencial de la serie se ha perdido para desgracia de los historiadores de nuestra televisión y de las generaciones venideras que nunca podrán hacerse a la idea de que aquella televisión de los 60 tenía menos medios pero más ilusión y dignidad que las de nuestro tiempo. Cada capítulo –oh maravilla de maravillas, se tardaba un día en grabar. No era raro que “Tip” ocultara en el ejemplar del Ya o del Pueblo, páginas del guión. Finalmente, cabe recordar que la llave que se entregaba a los invitados, inicialmente era de metal, discreta, sin más, luego pasó a ser decorativa (una llave termómetro), luego de plata y como mechero de mesa y, finalmente, se volvió a la llave inicial…