FICHA

Título original: Bala Loca
Título en España: Bala Local
Temporadas: 1 (10 episodios).
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2016
Temática: Drama.
Subgénero: Investigación periodística.
Resumen: Un periodista maduro y minusválido decide invertir sus ahorros en una web de denuncia de la corrupción. La que debía ser su principal colaboradora cae asesinada en extrañas circunstancias y él y sus compañeros deciden investigar el caso.
Protagonistas: Alejandro Goic, Fernanda Urrejola, Anfledo Castro, Aline Kuppenheim, Ingrid Isensee, Mario Horton, Trinidad González, Manuela Oyarzún, Marcial Tagle, Pablo Schwarz, Roberto Farias, Catalina Saavedra, Víctor Quezada.
Lo mejor: la interpretación de Alejandro Goic.
Lo peor
: el registro de sonido falla en algún momento
Lo curioso: se creó una web http://www.enguardia.cl para dar más credibilidad a la serie
¿Cómo verlo?: Emitida por Netflix.

Puntuación: 7

PROMO

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon (no está todavía a la venta en DVD)

Lo mínimo que puede decirse sobre BALA LOCA

El año 2016 fue un buen año para las teleseries chilenas. Algunas de estas series tenían carácter político (Mary & Mike, sobre la pareja más enigmática del período pinochetista, el norteamericano Michael Townley y su esposa que cometieron atentados contra varios políticos de izquierdas en Buenos Aires, EEUU y Europa), docudramas (12 días que estremecieron a Chile, escenas ambientadas en distintos momentos de la historia reciente de aquel país), dramas ambientados en la historia del país (Inés del Alma Mía, sobre la vida de esta famosa conquistadora española) y, finalmente, Entero quebrado que es actualmente emitido por Netflix-España con el nombre de Bala Loca. Estas series han acaparado los premios nacionales a las teleseries.

Bala loca es un thriller sobre corrupción política, periodismo de investigación y el drama personal de un periodista que quiere volver a sus orígenes. El protagonista es “Mauro Murillo” (Alejandro Goic), un periodista que de joven tuvo cierto protagonismo en la posición a Pinochet y, posteriormente se dedicó a la prensa frívola. Un accidente de automóvil lo postró en una silla de ruedas y ahora aspira a volver a sus orígenes: periodismo “comprometido” dedicado a la investigación de las redes de corrupción política a través de un digital, EnGuardia.cl. Buen parte de la serie es un estudio psicológico del personaje.

“Murillo” logra reunir en torno suyo una serie de periodistas que, más que a él, siguen a “Patricia Fuenzalida” (Catalina Saavedra) que no termina de aceptar incorporarse al proyecto. Bruscamente, la periodista es asesinada en el curso de un extraño atraco a un supermercado. La policía atribuye el crimen a una “bala loca”, pero “Murillo” y sus compañeros están convencidos de que ha sido asesinada por una red de corrupción política encabezada por un empresario local “Coco Aldunate” (Alfredo Castro) que mantiene nexos con un político centrista “Torres Becker” (Marcial Tagle), amigo de “Murillo”. A partir de estos elementos, discurre una serie que, a fin de cuentas, lo que plantea es si un caso de corrupción política de altos vuelos puede investigarse de manera independiente.

A poco de iniciarse la serie se comprueba que, en algunos momentos, falla el sonido. No está bien registrado y cuesta entender en algunos momentos qué es lo que están diciendo los protagonistas. Esta es, sin duda, la primera deficiencia técnica que aparece a lo largo de la serie. Salvo este problema, el resto de la serie es, además de aceptable, entretenida y digerible. Lo más notable, son las interpretaciones que oscilan entre lo muy bueno y lo correcto. En cierto sentido Goic se interpreta a sí mismo, cuando era militante de la izquierda socialista y Miguel Littin recurría con frecuencia a él.

En España habrá que realizar un esfuerzo de imaginación para poder aceptar como verosímil esta serie. Hará algo más de una década que el periodismo de investigación simplemente se ha ausentado sin dejar señas (falleció víctima de la corrección política que siguió al 11-M). A pesar de que Bala Loca sitúe la serie en un punto concreto del mapa político, los que tenemos cierta edad y hemos ido llegado al realismo tras las decepciones repetidas, sabemos que la corrupción es el denominador común de la clase política, ahora que ya no hay ideologías ni doctrinas que defender, pero sí intereses personales a los que aferrarse.

Si se hace abstracción de todo esto, la serie nos sirve para conocer un poco mejor la escena chilena, empezar a familiarizarnos con los rostros de unos actores que hablan nuestra lengua con otro acento. Por nuestra parte, no podemos sino animar a los lectores de seriestvinfo a que sigan las series ambiciosas realizadas en México, Argentina y Chile, en la esperanza de que también las productoras españolas se pongan las pilas. Y una sugerencia: a la vista de la producción española en cine y televisión ¿sería adecuado transformar los Goya en premios de la cinematografía iberoamericana? Pero esta es otra historia.