FICHA

Título original: Bill Nye Saves the World.
Título en España: Bill Nye salva al mundo.
Temporadas: 1 (13 episodios).
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2017
Temática: ciencia ficción.
Subgénero: aventuras.
Resumen: El conocido divulgador científico Bill Nye aborda problemas medioambientales y de actualidad social tratando de refutar afirmaciones seudo o para científicas.
Protagonistas: Bill Nye, Karlie Kloss, Derek Muller, Nazeem Hussain, Emily Calandreli, Jonna Haussmann.
Lo mejor: La voluntad educativa inicial.
Lo peor
: La “corrección política” aplicada a la ciencia.
¿Cómo verlo?: En Netflix.

Puntuación: 7

PROMO

PRESENTACIÓN DE BILL NYE

BILL NYE Y SUS CORRESPONSALES

CABECERA Y MÚSICA

VER SERIE

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre BILL NYE SALVA AL MUNDO

Los seguidores de The Big Bang Theory recordarán, sin duda al personaje del “profesor Protón” que aparece esporádicamente en las temporadas 6, 7, 8 y 9 de esta comedia de situación. Se trata de un divulgador científico televisivo, despreciado por la ciencia académica, pero que –en la serie- tuvo importancia en el desarrollo de la vocación investigadora de los protagonistas, especialmente de “Sheldon” y “Leonard”. Pues bien, el “profesor Protón” existe. Se llama Bill Nye y Netflix nos ofrece uno de sus muchos programas de divulgación cietífica: Bill Nye salva al mundo.

Nye saltó a la fama en los EEUU como presentador del famoso programa de ciencia para niños Bill Nyethe Science Guy (1993-1998) que jamás se ha emitido en España. Se trata de un ingeniero mecánico, teniendo a Carl Sagan como profesor de astronomía durante un año. Al acabar sus estudios se orientó hacia la industria aeronáutica y trabajo durante diez años para la Boeing. Durante su estancia en esa empresa, había realizado algunos vídeo formativos para el personal que, unidos al recuerdo de su profesor, Sagan, le llevaron a intentar aparecer en programas de divulgación científica de la época. Entre 1991 y 1993 apareció en los interludios de divulgación científica para adolescentes intercalados en la serie Back to the Future como asistente del protagonista (“el Doctor Emmet Brow” – Christopher Lloyd). Nye experimentaba y Lloyd explicaba. La popularidad alcanzada le llevo a protagonizar su propio programa de divulgación con el que obtuvo fama nacional: Bill Nye the Science Guy (1993-1998). Desde entonces ha trabajado sin parar en distintos show de divulgación y en múltiples canales de televisión e incluso en The Big Bang Theory apareció interpretándose a sí mismo en el episodio de la 7ª Temporada “The proton resurgence”.

La serie Bill Nye salva al mundo está concebida como un verdadero show, más que como un programa de divulgación científica. Básicamente, se compone de una introducción en la que Nye sitúa el problema del que se va ocupar: el cambio climático, el impacto de la robótica, los fraudes de las medicinas alternativas, la defensa de las vacunas, la falsedad de las apariciones extraterrestres, los fraudes alimentarios, la superpoblación, la realidad y la ficción de las dietas, etc… El programa trata de ser extremadamente dinámico: aparece la opinión de corresponsales distribuidos por todo el mundo, artistas invitados que intentan concienciar del mensaje del programa, una especie de “tertulias de expertos” y algún experimento científico de impacto visual…

Se trata de un show, más que de un programa de divulgación científica y, como tal, responde a los parámetros de esta técnica puesta al servicio de la difusión de las ideas particulares de Nye que son –hay que decirlo- extremadamente convencionales, extraídas del catálogo de la UNESCO. Hay que añadir, además, que Nye pertenece a la comunidad “escéptica” y tiene tendencia a tratar a todos los disidentes de la ciencia “oficial” como si se tratara de cultivadores del “pensamiento mágico”. Desde el punto de vista científico, cabría decir que el programa es un amasijo de verdades indiscutibles, medias verdades, y cuestiones muy discutibles tomadas como verdades incuestionables. Estos problemas están presentes especialmente en programas como el dedicado a las vacuna, a los fármacos o a la alimentación. La excusa es que no están demostrados los efectos nocivos de algunos productos. En cuanto a la tertulia del “comité de expertos”, el nivel de los  breves debates (no se puede pedir gran cosa a una tertulia con cuatro participantes que apenas dura 9:30 minutos cronometrados) es completamente olvidable.

Los experimentos, por otra parte, son bastante simples. Los que hayan visto el programa de Pablo Motos, El Hormiguero, y concretamente la sección presentada por el “Hombre de Negro” o por “Marron”  son bastante más espectaculares e incluso mucho más eficientes para conocer los nuevos avances científicos divulgables. Ahora bien, no hay que desmerecer el esfuerzo de Nye por realizar un show que guste al público norteamericano y tienda o concienciarle, siquiera superficialmente, sobre algunos problemas concretos. Si hay un rasgo que caracteriza a la televisión –especialmente en EEUU- es la liviandad de las materias tratadas, la velocidad, los cambios de planos y de secciones… Difícilmente se podrá así estimular vocaciones científicas. El show es una técnica “superficial”, cuando la ciencia es “profundidad”. A nadie puede escaparse la contradicción entre lo uno y lo otro. De ahí que Bill Nye salva al mundo no deje de ser un show televisivo más, con todas las limitaciones del géneo.

La primera temporada se ha estrenado el 21 de abril de 2017 a través de Netflix y aún es pronto para saber si habrá una segunda. Está realizado para la mentalidad del espectador medio norteamericano y lo que puede asimilar. Si quiere ver las orientaciones científicas de la UNESCO en forma de show, si no puede ver los espacios de divulgación científica de El Hormiguero o bien si le gustan, es posible que esta serie encaje con usted.