FICHA

Título original: Dimension 404.
Título en España: Dimension 404.
Temporadas: 1 (6 episodios).
Duración episodio: 40 minutos.
Año: 2017
Temática: Ciencia Ficción.
Subgénero: Drama.
Resumen: Distintas historias sorprendentes de ciencia ficción y terror con temáticas futuristas pero lo suficientemente próximas como para buscar cierto nivel de verosimilitud
Protagonistas: Sarah Hyland, Ashley Rickards, Constance Wu, Lorenza Izzo, Daniel Zovatto, Lea Michele, Robert Buckley, Joel McHale, Sterling Beaumon, Patton Oswalt, Megan Mullally, Tom Noonan, Mark Hamill, Ryan Lee, Utkarsh Ambudkar, Ellie Grace Siler.
Lo mejor: el equilibrio entre ciencia ficción y terror.
Lo peor
: episodios de calidad e interés muy desigual.
¿Cómo verlo?: En HBO.

Puntuación: 6,5

PROMO (en inglés)

CABECERA Y MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon (no está aún a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre DIMENSION 404

Para los que han seguido las tres temporadas de Black Mirror, Dimensión 404 les parecerá más cerca de Cuentos Asombrosos (1985-1987) o de La dimensión desconocida. Y, sin embargo, es rigurosamente cierto que lo que han pretendido los promotores de esta serie es tomar Black Mirror como modelo y adaptarlo al público norteamericano para el que ésta serie resultaba excesivamente sofisticada y “difícil” de seguir. Lo que han conseguido es, precisamente, un producto inferior en calidad e interés al modelo original y que haría falta adaptar de nuevo a los estándares europeos.

La serie consta de seis episodios, cada uno independiente de los demás, con temáticas fantásticas y de terror, protagonizas por actores diferentes, pero todos ellos con un mismo tema central: elementos próximos que ya existen en nuestro presente, pero llevados a un grado extremo. Por ejemplo: en el primer episodio vemos a un bloggero solitario que busca a su mujer ideal a través de una aplicación; o en el segundo episodio relativo a las películas en 3D, o sobre las series de dibujos animados de los años 90 que se han borrado de las mentes de sus admiradores, o un juego para niños que termina casando una verdadera mortandad, o un superordenador que se siente deprimido o los problemas que  causa una bebida energética… Como puede verse, ninguno de estos temas es original, ni siquiera particularmente futurista, pero todos están llevados a un extremo en donde alcanzan su dimensión más inquietante.

La serie ha sido presentada como “ciencia ficción”, pero, en realidad estamos –especialmente en algunos episodios, el segundo, por ejemplo- más próximos al cine de terror y, aunque la referencia era Black Mirror, lo que ha salido en realidad es un producto mucho más próximo a la serie Masters of Horror (2005-2007) y a la mencionada La dimensión desconocida. No hay finales espectaculares, ni siquiera sorpresas grangiñolescas de última hora, los guionistas se limitan a ir acrecentando la tensión  a medida que avanza el metraje y a reforzar constantemente los efectos de angustia y terror. Nada, por tanto, que ver con Black Mirror.

Si un reproche puede hacerse a esta serie es el ser “demasiado estadounidense”. Los guiones pueden satisfacer, especialmente, a jóvenes o a todos aquellos que no han visto las series en las que está inspirada o a las que pretende imitar Dimension 404, y que son netamente superiores en calidad y contenido. No es un mal producto, es, simplemente, un producto fabricado en serie y con rapidez y así como Black Mirror puede satisfacer a un público de edades muy distintas, Dimension 404 va especialmente dirigida al público juvenil.

La serie se comenzó a emitir el 4 de abril de 2017 en EEUU por el streamming de HULU y en España en la misma fecha por HBO. Fue filmada en Los Ángeles y producía por RocketJump y Lionsgate. Desde el punto de vista técnico es aceptablemente un producto fabricado en serie, los intérpretes con prácticamente desconocidos en España y algunos de ellos, secundarios que se están abriendo camino en EEUU y los productores (Freddie Wong y Matthew Arnold) pertenecen al mismo tipo de jóvenes en busca de un lugar bajo el sol de Hollywood por los que HULU ha apostado. Todavía es pronto para saber si habrá una segunda temporada y el resultado comercial que ha tenido la serie. No es, desde luego, un producto caro, sino más bien otra de esas series low-cost como se producen a decenas todas las temporadas.

Gustará a quienes cautive el cine de horror y la ciencia ficción de perfil bajo, argumentos como complicados, absurdos espectaculares y efectos especiales a go-go. Si apuesta por comparar este producto con las series que hemos mencionado  y en las que se inspira, absténgase; ya le decimos nosotros lo que concluirá: es netamente inferior. Cierto es que el listón estaba puesto muy alto y que un público como el norteamericano que sigue masivamente en la pantalla grande series como American Pie o productos de highs schools no podría apreciar algo mucho más complicado. El problema no es, pues, la serie, sino el público al que va dirigido. Y mucho nos tememos que también en Europa se ha producido una caída en picado en la exigencia y el nivel de una parte importante de la audiencia.