FICHA

Título original: Prim, el asesinato de la calle del Turco.
Título en España: Prim, el asesinato de la calle del Turco.
Temporadas: miniserie – tv movie.
Duración episodio: 98 minutos.
Año: 2014
Temática: Thriller.
Subgénero: Histórica.
Resumen: La personalidad de Prim y de sus adversarios y cómo se fraguó su asesinato, uno de los mayores misterios de la España del siglo XIX.
Actores principales: Francesc Orella, Javier Godino, Daniel Grao, Víctor Clavijo, Simón Andreu, Pedro Casablanc, Secun de la Rosa, Jose Luis Alcobendas, Alfonso Lara,Yuriria del Valle, Enrique Villén, Javivi, Francesc Luchetti, Manolo Solo.
Lo mejor: Rigor en la reconstrucción del asesinato
Lo peor
: Faltan algunos datos complementarios para entender completamente la trama
¿Cómo verlo?: Emitida por TVE, puede verse en el enlace indicado.

Puntuación: 8

PROMO

VER MINISERIE

WEB OFICIAL

Lo mínimo que puede decirse sobre PRIM, EL ASESINATO DE LA CALLE DEL TURCO

Si la historia de España del siglo XX es peligrosa y sometida todavía a discusiones con la emotividad a flor de piel, la historia del siglo XIX, parece haber quedado suficientemente atrás como para ser eso: sólo historia y poderse contar desapasionadamente y con cierto rigor. La miniserie (o más bien, la TV movie) Prim, el asesinato de la calle del Turco es uno de los más loables intentos de TVE de reconstruir nuestro pasado e interesar a las nuevas generaciones por lo aquello que vivieron sus tatarabuelos. Es pues un intento lúcido, digno y de calidad que merece ser visto y cuyo único problema es que no se hayan filmado más episodios de nuestro pasado con el mismo rigor.

Empecemos por decir que la tv-movie (o serie, puesto que en alguna ocasión se ha emitido en dos entregas y en otras como unidad) no es una biopic del general Prim como podía pensarse por el título, sino simplemente una recreación de las circunstancias que llevaron a su asesinato en la calle del Turco y de las sospechas que recayeron sobre unos y otros. El producto es altamente tributario de las novelas de Pérez Galdós, quien, por otra parte aparece como personaje de la serie en forma de joven periodista de investigación. Quizás hubiera debido extenderse un poco más en las circunstancias que llevaron a la subida de Prim al poder y, sobre todo, en la situación de España desde mediados del siglo XIX. Pero, claro, esto hubiera requerido más una precuela que una miniserie o una tv-movie. En realidad y visto el resultado estético y narrativo de Prim, el asesinato de la calle del Turco, quizás conviniera sugerir a la dirección de TVE que una serie sobre los Episodios Nacionales no estaría de más. Galdón, por lo demás, es uno de esos autores indiscutibles que hoy son asumidos tanto por las derechas como por las izquierdas.

Echaos en falta algunos elementos históricos notables (y que, por cierto, fueron tratados por Galdós). La presencia de la masonería en aquel episodio histórico está todavía por elucidar, pero vale la pena tener en cuenta que el siglo XIX español fue el gran siglo de la masonería (el propio Prim lo era y la mayoría de los personajes que aparecen en la trama, también habían sido iniciados en las logias) y seguramente en el asesinato de Prim, esta institución debió aparecer por algún lugar (incluso sugiriendo el asesinato del masón, en lugar de traer la república, trajo la monarquía con Amadeo de Saboya). Por motivos que se nos escapan, en la serie no se encuentra ni una sola referencia a la masonería española.

Alguien ha dicho que el asesinato de Prim es algo así como “nuestro JFK” particular. Es así. No se puede establecer quién ordenó asesinar a Prim, pero sí quienes fueron sus beneficiarios (los promotores de la República, masones casi íntegramente) y quienes los perjudicados (el pobre Amadeo I que se fue, literalmente, asqueado de España dos años y pico después). No hubiera estado de más que esta tv-movie hubiera sido claro también en este punto: misterio, sí, pero también con beneficiarios y perjudicados.

La tv-movie es de bajo presupuesto: pero, como suele ocurrir en los productos de RTVE está bien aprovechado. Los actores, no solo cumplen, sino que, en ocasiones, incluso, son brillantes. Francisco Orella, protagonista, aparece como un Prim plausible. Incluso Javivi (Javier Gil Valle), al que habitualmente habíamos visto en registros cómicos, es un magnífico Duque de Montpensier. Faltaría decir que Felipe Ducazcal, el jefe de la “partida de la porra”, no está caracterizado como el liberal que era, sino más bien casi como un “guerrillero de Cristo Rey”. Simón Andreu está espléndido asumiendo el papel de General Serrano y Víctor Clavijo como José Paúl y Angulo (que le encajó un tiro a Ducazcal en un duelo, sobreviviendo éste durante veinte años con la bala alojada en el oído, hasta que murió). El reparto, cumple, sin excepción, todos los objetivos de una excelente producción.

La película tiene un problema: los amantes de la historia sienten que les falta algo más. Necesitan más datos y aprecian las carencias. No hubiera estado de más mostrar algunos detalles de la vida de Prim y de su portentosa carrera militar. En cuanto a los que no aprecian la historia, no es que se vayan a aburrir, es que se les escaparán demasiados datos como para que puedan apreciarla en su valor y en su integridad. Es, en cualquier caso, un producto cuya visión inmediata recomendamos. No solo en los EEUU asesinan a presidentes y nadie sabe de dónde ha procedido la conspiración. Porque es, a fin de cuentas, de conspiración, lo que hubo detrás de ambos casos.