FICHA

Título original: Turno de Oficio.
Título en España: Tuno de Oficio.
Temporadas: 2 (17 episodios).
Duración episodio: 55 minutos.
Año: 1986-1987
Temática: Policíaca.
Subgénero: Thriller.
Resumen: Un abogado novato, un viejo zorro de los juzgados y una abogada eficiente y abnegada, se dedican  defender casos que les llegan por el turno de oficio.
Actores principales: Juan Luis Galiardo, Carmen Elías, Juan Echanove, Irene Gutiérrez Caba, Adriana Ozores.
Lo mejor: Juan Luis Galiardo en una de sus mejores actuaciones.
Lo peor
: Seguramente ni usted ni yo hemos conocido abogados así.
¿Cómo verlo?: Emitida por TV2, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 7

CABECERA (1ª TEMPORADA)

CABECERA (2ª TEMPORADA)

VER SERIE ON LINE

Lo mínimo que puede decirse sobre TURNO DE OFICIO

Si Brigada Central pretendía ser el primer producto español concebido en clave de thriller, Turno de Oficio, que apareció más o menos en la misma época, quería ser una “serie española de abogados”. También se trataba de un intento inédito: en el subconsciente colectivo de los televidentes maduros de la época todavía quedaba el recuerdo indeleble de Perry Mason, la madre de todas las series “de abogados”. Tal era el listón de este proyecto.

Si en Perry Mason los protagonistas eran el abogado, la secretaria y el investigador privado, aquí, en Turno de oficio, se recurrió a una fórmula similar, solo que con otros roles: el elemento femenino lo aportaba Carmen Elías, abogada eficiente y arrebatada; Juan Echanove, por su parte, encarna a un abogado recién salido de la facultad que preparaba oposiciones y que después de ser detenido tras una noche de borrachera, conoce al abogado que cambiará su vida: Juan Luis Galiardo, alias “el Chepa”, un veterano de los juzgados, a la vuelta de todo, pero que mantiene todavía cierto idealismo, cree en su profesión y pelea por sus clientes, aunque estos no puedan reportarle renombre, ni resplandor en el Colegio de Abogados. Y hay que decir que la química entre los tres personajes funciona y quizás lo lamentable de la serie fue que no tuviera continuación.

La serie fue bien acogida por el público, pero por razones incomprensibles fue emitida por TV2 que entonces tenía una audiencia residual y era prácticamente una colección de documentales “sobre animales” a lo largo de la semana y de retransmisiones deportivas los fines de semana. De haberse emitido en TVE o en alguna de las televisiones privadas que entonces empezaban a emitir el resultado hubiera sido muy diferente y seguramente se hubieran multiplicado el número de temporadas. La serie fue rodada con unos medios económicos limitados lo que entrañó nula espectacularidad, demasiados diálogos y los mismos escenarios. Faltaba, simplemente, acción y lo de menos era que los modelos de abogados que nos presentaba la serie no respondieran a lo que habitualmente se encuentran en el turno de oficio.

Lo más destacado fueron, sin duda, las actuaciones del trío protagonista: Galiardo, “el Chepa”, se encontraba en uno de los mejores momentos, cuando ya había dejado de ser un galán vacilón y demostraba que llevaba bien la madurez y, sobre todo, que era un actor de carácter. Echanove, por su parte, desde el primer episodio, enganchó a la audiencia desde que alegó que no estaba en estado de embriaguez, sino que había agarrado un “pedete lúcido”, con su cara de perpetuo obnubilado. Y, Carmen Elías se mostraba en su esplendorosa juventud,  a pesar de que por entonces iba camino de los 40, pero seguía con la frescura que demostró desde los 70 en las tablas.

En cuanto al guión cabe decir que respondía a los criterios progresistas de la televisión socialista de la época: los abogados se entregaban a su causa con una pasión casi infantil, simplemente porque quienes se acogían al denostado turno de oficio era porque carecían de medios para asegurar su defensa. Afortunadamente, la constitución estaba allí para garantizarles igualdad ante la ley y protección… A recordar que eran los tiempos en los que cada día despertábamos con un nuevo caso de corrupción, un atentado de ETA o alguna sorpresa por parte de los GAL.

Como en el caso de Brigada Central, tampoco aquí hubo continuación. Por algún motivo, ninguna cadena estuvo en condiciones de igualar o superar el nivel que había puesto Turno de Oficio como “serie de abogados” realizada en España. Y en eso seguimos.