FICHA

Título original: Anclados.
Título en España: Anclados.
Temporadas: 1 (8 episodios).
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2015
Temática: Humor.
Subgénero: Comedia de situación naval.
Resumen: Un crucero de placer es el escenario en el que deambula una tripulación catastrófica y excéntrica que protagoniza situaciones cómicas.
Actores principales: Miren Ibarguren, Alfonso Lara, Joaquín Reyes, Úrsula Corberó, Fernando Gil, Rossy de Palma, Alberto Jo Lee, Inma Cuevas, Miki Esparbé, Álvaro Pérez, Chanel Terrero, Bore Buika, Veki G. Velilla, Sara Vega.
Lo mejor: la idea de adaptar Vacaciones en el Mar a la comedia española.
Lo peor
: los episodios eran completamente desiguales.
¿Cómo verlo?: Emitida por Telecinco, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 6

VER SERIE ON LINE

WEB OFICIAL

Lo mínimo que puede decirse sobre ANCLADOS

Idea genial, desarrollo irregular. Resultado mediocre. Tal es resumen crítico que podríamos realizar sobre este serie que, visiblemente, quiso ser la adaptación de Vacaciones en el mar. Desde entonces ha llovido mucho y los cruceros se han convertido en verdaderos hoteles flotantes que trasladan de un puerto a otro a miles de turistas. Viajes sin alma y turismo de consumo. La novedad de la serie radicaba en que, en lugar de estar realizada en clave sentimental, emotiva y con toques de humor como el original norteamericano, la versión española era, simplemente, un desmadre absoluto. La tripulación del “capitán Stuby” y él mismo) eran un dechado de seriedad y savoir faire, mientras que la del buque Ancla II, era, simplemente, una catástrofe. La idea de trasladar el registro del humor sentimental a la estracanada surrealista, no parecía mala, sin embargo, su desarrollo fue completamente irregular.

El denominador común era, vale la pena recordarlo, la chabacanería que, según la Real Academia es la “falta de arte, gusto y mérito estimable” o también algo “bajo e insustancial”. Tal era el gran problema de la serie a despecho de la audiencia que tuviera. Decir “chabacano” no supone acompañar a una serie con una carga negativa: algo puede ser chabacano, pero divertido y ameno. No era el caso de Anclados: la chabacanería era demasiado reiterativa, los rasgos de los personajes estaban poco trabajados, si en el primer episodio tuvieron gracia, luego se repitieron demasiado a sí mismos. Un actor como Joaquín Reyes que, habitualmente, suele tener gracia, aquí era previsible en cada gesto y frase a partir del primer episodio. Otra actriz con alto sentido de la comicidad, Miren Ibarguren, apenas lograba esbozar una sonrisa en la audiencia gracias a los mismos estallidos de cólera que habían constituido momentos de excelente comicidad en Aida. Rossy de Palma, seguía representándose a sí misma y utilizando las frases propias de comedia madrileña de los 80. Y todo el conjunto, envuelto en una aureola surrealista que, por sí misma, debía de generar comicidad al ser un espacio reducido en el que personajes contradictorios y de intereses contrapuestos interactuaban.

La cadena, alegando discutibles estudios de audiencia, alardeó que Anclados constituyó el “éxito del verano” de 2015. En realidad, lo que estaba justificando eran las bajas audiencias, propias de los productos que se estrenan en los meses en los que el calor empieza a apretar y disminuye el público entregado a la televisión, especialmente en las noches. Pero, en realidad, la serie resultó, en su conjunto y desde el punto de vista de la crítica, bastante decepcionante. Especialmente, el problema era que algunos de los episodios, simplemente, no se sostenían, al lado de otros en los que el guión lograba encontrar coherencia y comicidad.  La audiencia media estuvo en el 18’9% de cuota de pantalla con unos 3.351.000 espectadores viéndola. Una caída de cinco puntos distancia el primer del último episodio.

La dirección de Telecinco alegó que “no tenía más recorrido argumental”. Error: lo hubiera tenido de no haber sido decepcionante en su conjunto (y especialmente en algunos episodios) y de haberse esforzado más el equipo de guionización. No será, desde luego, de los éxitos más recordados de Nacho Velilla (su creador y creador también de Aida, Siete Vidas, Los Quien, Buscando el Norte…). Proyecto frustrado y frustrante.