FICHA

Título original: Sin tetas no hay paraíso
Título en España: Sin tetas no hay paraíso.
Temporadas: 3 (43 episodios).
Duración episodio: 75 minutos.
Año: 2008-2009
Temática: Acción.
Subgénero: Drama.
Resumen: Chica se enamora de narcotraficante y su familia intenta impedir esta relación. Al producirse una redada la protagonista terminará en el circuito de la prostitución de lujo
Actores principales: Amaia Salamanca, Miguel Ángel Silvestre, Manolo Cardona, María Castro, Cuca Escribano, Armando del Río, Fernando Guillén Cuervo, Javier Collado, Noelia Castaño, Fernando Andina, Thaïs Xenia, Blume Tostado, Álex García, Juan Alfonso Baptista, Iker Lastra.
Lo mejor: el tirón que tuvo la figura de “El Duque” para el público femenino.
Lo peor
: anti-heroes hechos protagonistas y policías convertidos en rufianes.
¿Cómo verlo?: Emitida por Telecinco, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 6

CABECERA DE LA SERIE

PROMO

VER SERIE ON LINE

WEB OFICIAL

Lo mínimo que puede decirse sobre SIN TETAS NO HAY PARAISO

Una serie producida y emitida por Telecinco se encuentra con el hándicap de todo lo que ha precedido a la cadena que introdujo la telebasura en España. Solamente en una cadena de este tipo podría estrenarse una serie que lleve el título de “Sin tetas no hay paraíso”. Ya se sabe aquello de que “el mensaje es el medio”. Sin embargo, si hacemos abstracción del pasado, no precisamente edificante de la cadena y de un titulillo que, en realidad responde a la realidad de arranque de la serie porque la protagonista desea hacerse una operación de aumento de pecho, lo que tenemos es una serie que nos muestra, por una parte un mundo sórdido hecho de anti-héroes (“El Duque”) y, por otra, a una alumna de enseñanza media que se va deslizando por la pendiente de la decadencia episodio tras episodio. Un culebrón, vamos.

De hecho, la serie no era sino una adaptación a España de un culebrón el mismo nombre que había arrasado en Colombia. En España encontró el mismo eco y fue el producto estrella de Telecinco entre 2008 y 2009. A pesar de que el arranque fue extraordinario obteniendo un 30% de cuota de pantalla en su primer capítulo y una media del 23’4% en la primera temporada. Fue en la tercera cuando la serie pinchó, quedándose con un 16’8% y determinó el que la cuarta temporada jamás se filmara. La serie recibió premios en la figura de sus principales protagonistas: Miguel Ángel Silvestre (“El Duque”) y Amaia Salamanca (“Catalina”).

Si hemos de ser sinceros, la serie nos gusto, más por el tema y por lo que muestra que por el interés que suscita. Y no estamos muy seguros de que esa fuera la intención de los guionistas. Si vale la pena ver esta serie es para advertir la superficialidad y vacuidad de los protagonistas, individuos realmente existentes (aunque, obviamente, sin tanto glamour) que quieren hacer realidad sus sueños mediante el recurso al pelotazo, sea por medio del tráfico de drogas o de la prostitución de lujo. Todos los personajes que aparecen en la trama han pasado por la crónica de sucesos (narcotraficantes españoles, mafiosos rusos, sicarios colombianos, putillas toxicómanas, pobres diablos metidos todos en una vorágine autodestructiva y demoledora de la que nadie puede salir bien parado.

El título –hay que decirlo, en tanto que resulta lo más llamativo de la serie- se debe al complejo de “Carlota”, la protagonista, sobre el tamaño de su pecho. Pagarse una ampliación de pecho es lo que parece el principal y único ideal de la protagonista a sus 17 años. La chica es buena alumna pero su vida cambia cuando encuentre a un amigo de la infancia, “El Duque”, una especie de psicópata capaz de cualquier cosa para salir adelante. Gracias a esos talentos de psicópata titulado ha llegado a ser uno de los mayores narcos del país. Obviamente, “Carlota” se enamora de él y a partir de ahí inicia su pendiente que le llevará al submundo de la delincuencia. Su hermano intentará rescatarla y hacer de ella la buena estudiante y chica respetable y decente que era antes del fatal reencuentro con “El Duque”.

Los protagonistas están convincentes y si de lo que se trataba era de demostrarnos la vacuidad de los personajes que encarnan, puede decirse que estuvieron sembrados. Así mismo, la técnica narrativa es excepcionalmente ágil: pasan muchas cosas y eso hace que algunos defectos de guionización y recursos demasiado habituales en el cine de acción se pasen por alto. En su conjunto, especialmente, la primera temporada, tiene un nivel aceptable: ofrece lo que promete el título y lo que Telecinco suele dar a su público más abnegado. Si no es habitual de la cadena, si su estilo de programación no le interesa, esta serie tampoco le interesará.