FICHA

Título original: Hermanos y detectives.
Título en España: Hermanos y detectives.
Temporadas: 2 (26 episodios).
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2007-2009
Temática: Intriga.
Subgénero: Humor.
Resumen: Un policía recibe a su hermano menor, llegado desde la Argentina y dotado de una alta inteligencia que le ayudará a resolver casos criminales.
Actores principales: Diego Martín, Rodrigo Noya, Javier Cifrián, Álex Angulo, Manolo Solo, Inge Martín, Paul Loustau, Víctor Clavijo, Marta Nieto, Joy Rodríguez, Miriam Correa, Paul Lostau, Belinda Washington, Gorka Aguinagalde, Manuel Tallafé, Assumpta Serna.
Lo mejor: la combinación entre Diego Martín y Rodrigo Noya.
Lo peor
: algunos diálogos pretendías ser graciosos y se quedaban a las puertas.
¿Cómo verlo?: Emitida por Telecinco, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 6

CABECERA DE LA SERIE

PROMO

VER SERIE ON LINE

Lo mínimo que puede decirse sobre HERMANOS Y DETECTIVES

Las series con niño incluido son problemáticas: salen bien si el niño es un ceporro y hace reír (Dos hombres y medio) por su ingenua zafiedad, o porque mirando a la mascota nos olvidamos de que el niño es el cursi y estomagante (Rin-Tin-Tin, Lassie). Los problemas se complican cuando el niño es un superdotado y, por tanto, se corre el riesgo de que se deslice por los abismos de la pedantería. Especialmente si su hermano mayor es más simple que el mecanismo de un botijo. Más o menos esto es lo que ocurre en este serie a medio camino entre lo policíaco y el humor.

La serie producida por Telecinco fue una adaptación de la serie argentina del mismo nombre realizada para Telecinco. Los protagonistas de la serie son “Daniel”, un policía de pocas luces, rutinario y con pocas habilidades sociales, al que le cae en suerte su hermano menor, “Lorenzo” un adolescente adornado con las mismas cualidades deductivas que Sherlock Holmes en los momentos más brillantes de su madurez. El niño es huérfano y viaja a España para vivir con su hermanastra mayor a quien hasta ese momento no conocía. A poco de llegar, el niño se empieza a implicar en las investigaciones de su hermano que, en más de una ocasión, se encuentran en punto muerto. Poco a poco, el hermano menor, que no había sido muy bien recibido, termina siendo imprescindible para el trabajo de su hermano. Ambos terminarán creando, en el último episodio, una agencia de detectives.

Como puede verse, el fondo de trama es absolutamente ingenuo y blanco, completamente increíble en lo que se refiere a las habilidades del adolescente. Los guionistas se han cuidado de mantener algunos aspectos infantiles para evitar el riesgo de que su personalidad fuera completamente repipi. Y en esta contradicción entre una agudeza intelectual extrema y unas tendencias infantiles como cualquier otro niño de su edad, se suponía que deberían de residir los aspectos cómicos de la trama. Funcionan, pero hasta cierto punto. El niño en algunos momentos se hace insufrible.

En cualquier caso, era evidente que se trataba de una serie sin pretensiones, casi un comodín que la cadena cambió varias veces de ubicación, tratando de que arrastrara audiencia para la cadena o relegándola a momentos de escasa audiencia cuando se evidenció en la segunda temporada que no había logrado permanecer mucho tiempo como “producto interesante” por la audiencia. Era la tradicional serie low-cost que contenía elementos distintos “arracimados” para lograr capturar el interés de audiencias muy diversas: el niño se suponía que debía interesar a los más jóvenes, el hermano policía era el arquetipo del español medio, apático, con pocas aspiraciones y rutinario en el trabajo, un jefe insufrible como tantos otros y un amor surgió para estimular audiencia femenina, no bastaron para consolidar esta serie que, en la República Argentina y en su versión original funcionó mucho mejor y durante más tiempo.

Hermanos y detectives tuvo una esperanzadora acogida en la primera temporada (un 20,4% de share y 3.418.00 espectadores) que en la temporada siguiente estuvo bajo el umbral de la rentabilidad comercial con un 13,3% y una audiencia en bruto reducida a la mitad. En su conjunto es bastante olvidable y le faltó “punch”. Por todo ello se extinguió a los 26 episodios, pero ya hacia la mitad había dado síntomas de agotamiento.