FICHA

Título original: Cuestión de sexo.
Título en España: Cuestión de sexo.
Temporadas: 3 (35 episodios).
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2007-2009
Temática: Comedia de situación.
Subgénero: Humor.
Resumen: Una pareja en crisis se encuentra ante la opción de disolverse o tratar de salvar la relación. Optarán por esto último a pesar de que encontrarán muchas tentaciones y obstáculos para seguir juntos.
Actores principales: Guillermo Toledo, Pilar Castro, Carmen Ruiz, Xulio Abonjo, Ana Fernández, Gorka Otxoa, Alfonso Lara, Valeria Alonso, Sandra Collantes, Javier Pereira, Diego Peretti, Adrià Collado, Mariam Hernández, Alejandro Tous, Sabrina Garciarena, Paula Cancio, Miguel Ortiz, Ana Rayo, Enrique Arce, Laura Pamplona, Santi Millán.
Lo mejor: hay momentos de alto voltaje humorístico en los diálogos
Lo peor
: todos los personajes son excesivamente tópicos.
¿Cómo verlo?: Emitida por La Cuatro, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 6,5

MUSICA DE LA SERIE

VER SERIE ON LINE

Lo mínimo que puede decirse sobre CUESTIÓN DE SEXO

Una comedia de situación realizada en torno a una pareja cuya vida en común se tambalea siempre contiene todos los elementos para salir airosa. Especialmente si en 2007 participaba Guillermo Toledo que había dejado un excelente recuerdo en su anterior aparición televisiva: la serie Siete Vidas. De hecho, Toledo no participó en el casting, simplemente le propusieron a él el papel protagonista, a diferencia de su compañera de reparto, Ana Fernández, nueva en televisión y que debió superar una competencia de 100 actrices.

La serie se parece extraordinariamente a la película El otro lado de la cama (2002) en la que había participado el propio Toledo. La serie nos muestra situaciones que pueden haber ocurrido en cualquier pareja en un momento dado en el que la convivencia se vuelve rutinaria y cada parte está convencida de que los mejores momentos de lo que le queda por vivir ya no los pasará junto a su pareja actual. Los elementos casi cotidianos son los que aportan más interés y frescura a esta serie. Si de lo que se trataba era de hacer una comedia de situación, ésta, al menos, tiene cierto parecido con las que se realizan en Hollywood. Lo lamentable es, precisamente, la banalidad de las situaciones, la superficialidad de los personajes y la comicidad que no siempre alcanza cuotas esperadas en un producto de este tipo.

Las actuaciones están correctas. Hoy sería difícil ver a Guillermo Toledo  como lo veíamos en 2007, cuando aún no había empezado su retahíla de declaraciones de carácter seudopolítico, más o menos cuestionables, y era considerado, no por lo que opinaba fuera de la cámara, sino por cómo interpretaba sus papeles. Obviamente, ahora es más difícil de valor su actuación a la vista de los criterios, excesivamente polémicos,  expresados por el personaje. En cualquier caso, la serie pretende ser naturalista y ofrecer unos personajes realmente existentes en la sociedad, envueltos en situaciones igualmente habituales.

Los protagonistas, aparte de “Diago” (Guillermo Toledo”) y “Alba” (Pilar Castro), son otras dos parejas: “Elena” (Carmen Ruiz) y “Gabi” (Julio Abonjo) y, de otro lado, “Verónica” (Valeria Alonso) y “Óscar” (Alfonso Lara). Una hija de los protagonistas, “Sofía” (Ana Fernández), completa el reparto. Sus actuaciones son correctas y vemos algunos rostros que luego se han hecho populares, aparecer por primera vez en pantalla como protagonistas: tal es el caso de Mariam Hernández (que aparecerá en la tercera temporada), que tuvo entonces un papel protagonista y que actualmente aparece en Gym Tony (2014-2016) y en la película Zona Hostil (2017)

La emisión satisfizo las expectativas de la cadena en su primera temporada teniendo una audiencia del 10’3%, superior a la media de La Cuatro. En la segunda temporada se inicio un descenso del que no se remontará en la tercera entrañando su desplazamiento del horario e prime-time al de late night en sus últimos capítulos.

El humor naturalista de esta serie intenta mostrarnos situaciones que nos han ocurrido a nosotros o que hemos oído que le han ocurrido a otros. Y hacerlo desde un punto de vis positivo y “buenista”: todo se puede solucionar con buena voluntad en ambas partes. Cuando el público ya está instalado en lo cotidiano es cuando los guionistas introducen elementos inesperados y absurdos. Los celos, los problemas de convivencia, las cornamentas, las mujeres manipuladores y los maridos manipulables, sexo y lesbianismo, son algunos de los recursos de la serie. Tales son los elementos esenciales de la serie. Para que hubieran funcionado mejor –lo hemos dicho en otras ocasiones- una sit-com tiene que tener la misma carga de comicidad que tiene esta, sólo que en un metraje justo la mitad que la que luce Cuestión de Sexo: ¿Por qué? Porque la luz que brilla con el doble de intensidad, dura la mitad de tiempo.