FICHA

Título original: Con el culo al aire.
Título en España: Con el culo al aire.
Temporadas: 3 (42 episodios).
Duración episodio: 75 minutos.
Año: 2012-2014
Temática: Comedia de situación.
Subgénero: Humor.
Resumen: Los habitantes de un camping, prácticamente marginales o poco menos, en cualquier caso, fracasados, interrelacionan en su vida cotidiana generando gags cómicos.
Actores principales: Paco Tous, María León, Raúl Arévalo, Raúl Fernández, Carmen Ruiz, Vicente Romero, Iñaki Miramón, Toni Acosta, Goizalde Núñez, Hiba Abouk, Natalia Roig, Víctor Palmero, Henar Jiménez, Alma Ying, Erick Costoso, Dennys Costoso, Adam Jezierski, Lucía Fernández, Natalia Carracedo, Cesáreo Estébanez, Jesse Johnson, Javier Antón, Janfri Topera, Ana Wagener, Ana Morgade.
Lo mejor: Refleja a una España que machacada por la crisis
Lo peor
: Pocos instantes de comicidad para episodios demasiado largos.
¿Cómo verlo?: Emitida por Antena 3, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 5,5

MÚSICA DE LA SERIE

PROMO

VER SERIE ON LINE

WEB OFICIAL

Lo mínimo que puede decirse sobre CON EL CULO AL AIRE

Buenos actores desperdiciados por culpa de un guión flojo y de un concepto insalvable. Así podría ser definida esta serie que intentaba mostrarnos a un grupo de fracasados y víctimas de la crisis económica. El tema era lo suficientemente interesante como para conceder unas semanas de gracia a esta serie hasta que los actores se familiarizaran con sus papeles y los guionistas se sintieran cómodos con la trama. Pero no hubo nada que hacer: en esta sit-com frustrada se repiten los mismos errores que en otros productos previos y posteriores. Con el culo al aire, pudo ser una gran serie y seguramente lo hubiera sido si sus promotores hubieran realizado un estudio de porqué, en general, las sit-com españolas, salvo honrosas excepciones, son flojas.

La localización de la trama en un camping es una de las pocas ideas originales de la serie. No tan original si se tiene en cuenta que comedias de situación norteamericanas ya la habían utilizado (Me llamo Earl) unos años antes. Por lo demás, la serie Con el culo al aire es un subproducto zafio y tardío de la crisis económica: los protagonistas, sin excepción, pertenecen  al bando de los perjudicados por la crisis, de los perdedores. Las razones por las que están en un camping y no en los edificios construidos durante el período dorado del ladrillo es que no son competitivos y no han sabido o podido adaptarse a las nuevas reglas del juego. El que haya muchos como ellos, no quiere decir que sean arquetipo de algo, especialmente porque, la serie está hecha de falsos arquetipos del modelo de cateto ibérico.

Sería mucho decir que la serie tiene argumento. En realidad, asistimos solamente al desarrollo de una serie de capítulos mal hilvanados y en la que lo único que los guionistas pretenden es que los personajes aparezcan intentando extraer ventajas unos de otros, aprovechándose del vecino, perjudicándolo incluso, para luego, en el tramo final, reconciliarse. Habría que hablar, más bien, de gags dispersos que de argumento propiamente dicho. Los giros costumbristas, el recurso a frases hechas de uso común en el vocabulario cañí, de algún que otro desnudo heredero de la “España del destape” de los 70, contribuyen a convertir esta serie en una de las más zafias del milenio.

En cuanto a los actores, lo curioso es que cada uno de ellos, tomados por separado y situados en otras series o en productos de pantalla grande, son geniales, pero aquí, al servicio de un guión mal elaborado y de un producto de calidad ínfima, resultan desde la primera entrega patéticos y, en algunos casos, insoportables. Como en otras series, se ha recurrido a rostros que tuvieron tirón en series anteriores que fueron populares, para arrastrar audiencia.

La serie se prolongó durante tres temporadas. Inicialmente tuvo un modesto 17’3% de  cuota de pantalla, lo que suponía, en bruto, 3.211.000 espectadores. Pero un año después había descendido al 13’5% y había perdido 800.000 televidentes. Era evidente que el producto había fracasado y que Con el culo al aire no iba a alcanzar la popularidad de series previas como Siete Vidas, La que se avecina o Aquí no hay quien viva (2003-2006). Descanse en paz.