FICHA

Título original: Aida.
Título en España: Aida.
Temporadas: 10 (237 episodios).
Duración episodio: 55 minutos.
Año: 2005-2014
Temática: Comedia de situación.
Subgénero: Humor.
Resumen: Spin-off a partir de uno de los personajes secundarios de la serie Siete Vidas. La serie se abre cuando el padre de Aida muere y le deja en herencia una casa a la que llega acompañada por sus dos hijos. A partir de ahí la serie discurre como sit-com convencional
Actores principales: Carmen Machi, Paco León, Pepe Viyuela, Melanie Olivares, Mariano Peña, David Castillo, Marisol Ayuso, Eduardo Casanova, Ana Polvorosa, Óscar Reyes, Miren Ibarguren, Pepa Rus, Canco Rodríguez, Secun de la Rosa, Sanseverina Lazar, Adrián Gordillo, Guillermo Vallverdú, Néstor Gutiérrez, Rafael Ramos, Manuela Velasco, Eloy Azorín.
Lo mejor: La creación que hacen Paco León, Mario Peña y Miren Ibarguren de sus personajes
Lo peor
: La sal gruesa está demasiado presente, habría sido de desear algo más de refinado en los diálogos.
¿Cómo verlo?: Emitida por Telecinco, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 7

MÚSICA DE LA SERIE

PROMO

VER SERIE ON LINE

WEB OFICIAL

Lo mínimo que puede decirse sobre AIDA

En realidad, todos los personajes de Siete Vidas hubieran podido soportar spin-off, pero, por algún motivo, le tocó a Carmen Machi y a su personaje de “Aida García”, realizar la prolongación de aquella serie histórica. Hasta ese momento, “Aida” había sido la chacha de “Sole” (Amparo Baró) y luego del Casi-ke—no, el bar de “Gonzalo” (Gonzalo de Castro), un personaje, pues, de segunda fila que fue ganando peso y protagonismo en la última temporada. La nueva serie nos sitúa a “Aida” como heredera de un piso familiar en un barrio popular de Madrid a donde va a vivir con sus dos hijos. La presencia de “Aida” en la serie que lleva su nombre, sin embargo no será constante. A mediados de la sexta temporada, “Aida” abandona la serie con al excusa de que debe de ingresar en la cárcel. A partir de ese momento, se incorpora a la trama la hija mayor de la protagonistas que hasta ese momento había sido mencionada en alguna ocasión, pero a la que no se le había visto jamás. Se trata de de “Soraya” (Miren Ibarguren).

La  serie, creada por Nacho Velilla, nos cuenta las andanzas y la vida cotidiana de un grupo de personajes extraídos de los ambientes populares y propios de la “comedia española” por su realismo: un tendero progresista que en otro tiempo fue hippi y ahora regenta un pequeño comercio ayudado por su hijo, a todas luces gay; una prostituta desinhibida; el dueño del bar Reynolds, el más popular del barrio y sus camareros inmigrantes; los hijos y la madre de Aida, su hijo ex toxicómano –“el Luisma”- y su amigo –“el Barajas”-, que han quedado muy tocados por su paso por la droga, etc, etc.

La trama se sitúa en un barrio ficticio, Esperanza Sur, un barrio obrero con economía precaria, delincuencia de baja cota, inmigración y, sobre todo, gentes dispuestas a salir adelante por los medios que sea. Se podría decir que es un barrio de clase obrera empobrecida por las sucesivas crisis económicas y la pérdida del valor adquisitivo de los salarios. Solamente algún vecino, gracias a su carácter particularmente interesado y sin escrúpulos (“Mauricio Colmenero”, por ejemplo, dueño del Reynolds) han logrado disfrutar de una posición de relativo privilegio. Todos los personajes tienen sus problemas, rasgos muy concretos no exentos de comicidad.

Quizás lo mejor de la serie haya sido el casting. El nivel de comicidad es medio-alto y ninguno de ellos flojea o resulta poco convincente. No siempre los gags cómicos estaban a la altura y en ocasiones eran muy previsibles, pero la diversidad de personajes y los rasgos completamente diferentes de todos ellos, así como cierta renovación constante mediante la introducción de nuevos personajes, consiguió evitar el efecto rutina. De todas formas, puede ser considerada como una de las series de humor que se han visto mejor acogidas por la audiencia.

Las audiencias acompañaron a esta serie desde el momento en que nació. La primera temporada fue vista por 5.764.000 espectadores lo que representaba un 32% de cuota. Luego, en las temporadas siguientes, la audiencia fue remitiendo hasta quedarse en un discreto 14,2% en la décima y última. Algunos de los cambios y de los personajes introducidos no fueron bien recibidos por el público y, por lo demás, la fórmula había dado buenos resultados, pero empezaba a dar síntomas de estar agotada cuando se interrumpió la serie.