FICHA

Título original: La señora.
Título en España: La señora.
Temporadas: 3 (39 episodios).
Duración episodio: 75 minutos.
Año: 2008-2010
Temática: Drama.
Subgénero: Romántico-social.
Resumen: Un par de hermanos de la alta burguesía se encargan de los negocios familiares, situación que aprovecha el guión para describir a la sociedad española de los años anteriores a la proclamación de la República.
Actores principales: Adriana Ugarte, Rodolfo Sancho, Roberto Enríquez, Lucía Jiménez, Ana Turpin, Laura Domínguez, Alberto Ferreiro, Raúl Prieto, Carmen Conesa, Ana Wagener, Pepe Oliva, Blai Llopis, Berta Ojea, Alberto San Juan, Gara Muñoz, Mónika Vedia, Álex González, Víctor Clavijo.
Lo mejor:
Un reflejo bastante real de la sociedad y los problemas de los años 20.
Lo peor
: Situaciones demasiado artificiales en algunos tramos.
¿Cómo verlo?: Emitida por TVE, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 7

MÚSICA DE LA SERIE

TRAILER DE LA SERIE

VER SERIE ON LINE

WEB OFICIAL

Lo mínimo que puede decirse sobre LA SEÑORA

La Señora fue un serial televisivo que recorría los quince años anteriores a la proclamación de la Segunda República en 1931. El país vivió una mejora en la situación económica a causa de la Primera Guerra Mundial en la que el estatuto de neutralidad le permitió vender armas, alimentos y manufacturas a los dos bandos, tras lo cual, la interminable guerra del Rif y la nueva situación de crisis económica a partir de 1919, llevaron directamente a la crisis de la Restauración, a la dictadura de Primo de Rivera y, finalmente, a la caída de la monarquía. Sobre este recorrido histórico se sitúa la trama de La Señora.

La intencionalidad de la serie es doble: de un lado mostrar el trasfondo social de la época y de otro, contar historias desgarradas de amor susceptibles de interesar a un público de lágrima fácil. A pesar del riesgo de la fórmula, que podría haber decepcionado a los que se interesaban por los culebrones pero huían de las exposiciones “sociales”, la serie estuvo, desde el principio, extraordinariamente equilibrada. Ambientación e interpretación fueron igualmente notables y el resultado final se vio, por una vez, recompensado por la audiencia.

La serie sigue las andanzas de la “Marquesa de Castro” (Adriana Ugarte), una niña bien de provincias, independiente y sensible, con iniciativa y decisión, que asume junto a su hermano la dirección de los negocios familiares. Se enamora y se termina casando con un chico de origen humilde, verdadero self made man de los felices 20, incorporándose a la dirección de las empresas familiares. En una de las visitas a la mina una explosión se lleva por delante a la protagonista. Claro está que la tragedia tiene lugar en el último episodio de la tercera temporada y el espectador ha visto todo lo que podía dar de sí la serie: amores imposibles, odiosos y desigualdades sociales, venganzas, traiciones y melodramas lacrimógenos. Entre las buenas ideas de esta serie, figura el darle carpetazo cuando era evidente que ya no podía dar más de sí y prolongarla solamente hubiera facilitado un inevitable declive.

La serie se benefició de una medida necesaria: la eliminación de la publicidad en TVE. La medida fue un regalo de Zapatero a las televisiones privadas que empezaban a tener problemas económicos y, como otras medidas de aquella época, supusieron una puñalaica para los espectadores: a partir de ese momento, los canales generalistas privados se vieron saturados de publicidad, sanearon sus finanzas, pero perdieron audiencia. Nadie había querido recordar que ver una serie de 20 minutos con cortes publicitarios de hasta 15, es absolutamente insoportable. Cuando se estreno La Señora, la audiencia de TVE experimentó un importante repunte y encumbró a la serie con 5.000.000 de telespectadores.

Como en este tipo de productos resulta inevitable que, en algunos momentos se caiga en el melodrama facilón, pero en su conjunto constituye un producto aceptable y bien ejecutado.