FICHA

Titulo original: Impares.
Título en España: Impares.
Temporadas: 1 (8 episodios).
Duración episodio: 70 minutos.
Año: 2008-2010
Temática: Comedia.
Subgénero: Relaciones.
Resumen: Una serie de personajes pasan por una agencia de contactos para encontrar pareja, lo cual resulta mucho más difícil de lo que creían inicialmente.
Actores principales: Antonio Muñoz de Mesa, Ana Ruiz, Miriam Benoit, Cristina Pons, Sandra Ferrús, Secun de la Rosa, Miriam Benoit, Gabriel Chamé, Adrián Lastra, César Camino, Juanma Díez, Carmen Caballero, Marta Hazas, Javier Pereira, César Lucendo, María Ballesteros, Darío Paso, Alberto Lozano, José Ramón Iglesia, Álex Cuevas, Juanjo Pardo.
Lo mejor:
la grabación tipo “reality”.
Lo peor
: faltaba garra en algunos esqueches.
¿Cómo verlo?: Emitida por Antena 3, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 6,5

CABECERA DE LA SERIE

VER SERIE ON LINE

Lo mínimo que puede decirse sobre IMPARES

Ya se sabe la palabra bíblica: “No es bueno que el hombre esté solo”. A la mujer le ocurre otro tanto: mejor con compañía. Pero ¿cómo encontrar una compañía adecuada? ¿Es posible pensar que el hombre o la mujer de tu vida pasarán bajo tu balcón? E incluso aunque te cruces con ellos diariamente ¿los reconocerás como tu media naranja? Improbable. Sin embargo, una agencia de contactos a través de Internet, pasa por encima de esta limitación: coloca tus datos en un ordenador y busca entre miles de personas, aquella que mejor combina con lo que estás buscando. La informática incorporada a las agencias de contactos, parece la solución para los “singles” (o “impares”) que quieran dejar de serlo. Y tal es la temática sobre la que trata esta serie y a la que debe su título.

Lo mejor de la serie es, desde luego, la forma en que se cuenta cada una de las parejas que se forman. La voz en off muestra la opinión de cada una de las partes e imita el “falso directo”. La técnica tiene el efecto de combinar lo que el sujeto piensa en realidad, con lo que le dice a la pareja con la que se está viendo. Está formada por esqueches que se suceden con relativa rapidez, al estilo de Cámera Café. El efecto que se pretendía, se logra con creces, la serie tiene su comicidad y el público encuentra un humor fresco, basado en personajes de la vida cotidiana, y con ningún tipo de complicaciones. No es “humor inteligente”, es, simplemente humor, envuelto con una presentación atractiva.

Por la serie pasó casi un centenar de actores, la mayoría de ellos con papeles fugaces y con un nivel interpretativo aceptable. El problema de una serie así concebida es doble: por un parte, toda innovación narrativa, se enfrenta a la resistencia de un público que busca simplicidad en el relato y entender lo que está pasando desde el primer momento y sin realizar ningún esfuerzo. Y, precisamente, en la innovación, su principal mérito, residía, así mismo, su problema. Por otra parte, es difícil que en una serie cómica, todos los esqueches sean de la misma comicidad. Esos momentos en los que una situación no funciona son los que inducen al público a utilizar el mando a distancia.

Con todo, la serie se mantuvo dos temporadas en audiencia en prime time. No fue un éxito para la cadena que se quedó en un 10,3% de share en los primeros episodios. Pero la cosa es mucho más comprensible si se tiene en cuenta que se estrenó en el mes de agosto.