FICHA

Titulo original: Arrayán.
Título en España: Arrayán.
Temporadas: 13 (en torno a 3.000 episodios).
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2001-2003
Temática: Drama.
Subgénero: Romántica.
Resumen: El director y propietario de un hotel de lujo resulta asesinado. La serie nos muestra historias relacionadas con la vida de los empleados del hotel y de los clientes, sus interacciones y sus relaciones personales frecuentemente románticas.
Actores principales: Daniel Dewald, Àlex Casademunt, María Delgado, Sauce Ena, Jesús Carrillo, Eduardo Rocha, Eva Pedraza, Miguel Ramiro, Rocío Madrid, Ivan Gisbert, Carlos Madrigal, Sergio Mir, Lola Manzanares, Alejandro Navamuel, Rosibel Vindel, Alba Ferrara, Estefanía Sandoval, Israel Rodríguez, Miguel Alcíbar, Mariano Peña, Germán Cobos, Máximo Valverde, Remedios Cervantes, Alberto Amarilla, Mari Cielo Pajares, Rubén Trujillo Yranzo, Sara Sálamo.
Lo mejor: 
Ser la serie más longeva del Canal Sur
Lo peor
: Los diálogos y el ritmo de la trama.
¿Cómo verlo?: Emitida por Canal Sur, puede verse en el enlace que ofrecemos.

Puntuación: 5

PROMO DE LA SERIE

CABECERA DE LA SERIE

VER LA SERIE ON LINE

Lo mínimo que puede decirse sobre ARRAYÁN

El nombre era el de un Hotel de alto standing, paraíso de lujo y glamour, situado en un lugar indeterminado de la costa andaluza y en el que cualquier cosa era posible, menos llegar, tomarse unas vacaciones, descansar y huir de los problemas. Más que Arrayanes, le hubiera correspondido el título de “el hotel de los líos”. Y así estuvo durante doce años que pasaron como un soplo por parte de sus devotos y como una maldición por quienes no compartieron sus valores narrativos, estéticos y morales…

Hay series a las que es fácil realizar la crítica: basta con ver los primeros episodios y el último para hacerse una idea del conjunto. En otras eso es imposible: cuando se va por los 3.000 capítulos, se pinche por donde se pinche, series como Arrayán resultan inextricables si no se han seguido desde el principio. Por otra parte, resulta muy difícil realizar la crítica de una serie que empezó siendo de intriga y derivó hacia un culebrón convencional, para terminar en la última temporada con un nuevo asesinato y a todos los empleados como sospechosos. Si hay un elemento dominante en la serie es el ligoteo entre clientes y empleados ó entre empleados y empleados ó entre clientes y clientes. Y esa característica destaca sobre cualquier otra. Lo demás, son añadidos para hacer ligeramente más digerible un tema que, de tan manido, provoca aburrimiento. Y, sin embargo, la serie fue un éxito sociológico. Enganchó a un público muy concreto para el que la vida dejaba de tener sentido si cada tarde –en alguna temporada, incluidos domingos- no se quedaba inmóvil ante el plasma asistiendo a las evoluciones de un total de los 900 actores y 1.500 extras que participaron en su filmación.

Arrayán era una serie destinada a dos tipos de público: mujeres de mediana edad y amas de casa que descansaban después de la comida y a la espera de que sus hijos volvieran de clase. Su mérito consistió en dar un producto convencional a un público muy concreto. Por lo demás era una serie floja en su concepción, mala en sus diálogos, infame en algunas interpretaciones, rutinaria en cuanto a su realización y, para colmo, incluso, cara. Cuando el gobierno autonómico andaluz, en 2012, se vio obligado a reducir el presupuesto de Canal Sur, este fue el primer producto de cayó.

La serie se hacía completamente insoportable para todos aquellos que no la seguían desde el principio. No bastaba con que en cada temporada se renovara el plantel de actores y aparecieran rostros conocidos del famoseo nacional: era necesario rendirle un tributo diario, literalmente engancharse, para poder sufrirla con abnegación. Quizá fue una de las series que más peleas ocasionaron por el mando a distancia. Hijos o nietos experimentaban horror cuando veían la cabecera del programa, ni una sola vez sus madres renunciaron a ver la entrega.

En sí misma esta serie demuestra que un mal producto, sin ningún mérito, puede ser un éxito si va dirigido a un público concreto capaz de apreciarlo. Tal es el mérito de esta serie y por la que pasará a la historia del marketing y la publicidad.

Anuncios