FICHA

Titulo original: La isla de los nominados.
Título en España: La isla de los nominados.
Temporadas: 1 (31 episodios).
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2010
Temática: Humor
Subgénero: Comedia coral
Resumen: Los participantes en un reality-show son los únicos supervivientes de la humanidad. Después de la catástrofe siguen sobreviviendo siguiendo las reglas del concurso
Actores principales: César Sarachu, Arturo Valls, Carlos Areces, Cristina Brondo, Luis Zahera, Josele Román, Juana Cordero, Esperanza Elipe, Guillermo Romero, Iván Messegué, Dulcinea Juárez, Cristina Mediero, Elena Irureta.
Lo mejor: 
la sátira hacia los realitys shows
Lo peor
: demasiado reiterativa en sus esqueches.
¿Cómo verlo?: Emitida por Cuatro, puede verse en el enlace que ofrecemos.

Puntuación: 6

VER LA SERIE ON LINE

WEB OFICIAL

Lo mínimo que puede decirse sobre LA ISLA DE LOS NOMINADOS

El mero título de La isla de los nominados suena de lejos a reality show. Estaban de moda en 2010. Hubo distintas ediciones: Supervivientes, La isla de los famosos, Acorralados… títulos de los que recordamos apenas que un grupo de gente trataba de sobrevivir lo mejor que podía en una isla desierta, sometidos a inclemencias del tiempo, privaciones, reglas absurdas y… nominaciones. Este tipo de concursos terminaron resultando caros para las cadenas y su rentabilidad terminó desfalleciendo cuando la fórmula dio muestras de agotamiento. La serie La isla de los nominados corresponde al momento más álgido de este tipo de concursos.

Se entiende que en aquel momento a Luis Guridi se le hubiera ocurrido prolongar la fórmula de Cámera Café en otro programa similar en lo que lo único que cambiaba era el escenario. Pero así como Cámara Café seguiría estando vigente mientras hubiera empresas en edificios comerciales, el paso a la posteridad de La isla de los nominados dependía de los realitys. Y hoy, salvo el Gran Hermano, han desaparecido por completo. Cronológicamente, La isla de los nominados siguió el gran éxito de Cámera Café (terminaría en 2009) que se prolongó brevemente en Fibrilando (2009). La isla de los nominados fue el siguiente intento de prolongar la fórmula, pero esta estaba agotada: la primera serie se había prolongado demasiado (1.400 esqueches) como para que pudiera sobrevivir.

La serie nos muestra a un grupo de concursantes de un reality. Ellos no lo saben pero el resto de la humanidad ha desaparecido y siguen actuando como si alguien estuviera pendiente de ellos. Siguen actuando con juegos de estrategia, utilizando malas artes para imponerse a otros concursantes, aliándose entre ellos y, en cualquier caso, demostrando que todos ellos son unos oportunistas insoportables… como la inmensa mayoría de pequeñas cobayas que los realitys shows han dejado en la cuneta durante temporadas y más temporadas.

Hay que ver en la serie una crítica despiadada a este tipo de concursos y a sus participantes. Pero si de esto era de lo que se trataba, la serie llegaba con 10 años de retraso desde que se había estrenado la primera edición de El Gran Hermano (1999). Y si el objetivo era ironizar a las series que se desarrollaban en una isla desierta, cabe decir que el tema hoy ha perdido toda su vigencia. Sirve, eso sí, para recordar la mediocridad y el absurdo de la inmensa mayoría de sujetos que se prestaron a participar en concursos de este tipo.

Programas como este podrían ser definidos con reality-fake, si alguien se hubiera tomado la molestia de bautizar al género. ¿Hace gracia? En su momento sí lo hizo. Pero la serie tenía dos problemas: el primero de todos es que, quienes no eran proclives a ver realitys show no terminaban de entender algunos de los esqueches y, por el contrario, quienes eran adictos difícilmente toleraban que se jugase con sus arquetipos o que se ironizase sobre sus propios gustos.  Será por eso, o quizás por la reiteración en que los mismos actores repetían las mismas bromas, que el programa se quedó con n 5’6% de cuota de pantalla y la cadena no prolongarlo. No es que el programa fuera malo, es que la fórmula estaba pasada y los mismos actores ya no producían el mismo efecto cómico de las primeras entregas de Cámera Café.