FICHA

Titulo original: El Príncipe.
Título en España: El Príncipe.
Temporadas: 2 (31 episodios).
Duración episodio: 75 minutos.
Año: 2014-2016
Temática: Drama
Subgénero: Intriga
Resumen: Amores entre una profesora musulmana y un policía español, localizados en el barrio de El Príncipe de Ceuta y en un clima de corrupción, drogas y terrorismo islamista.
Actores principales: Álex González, Hiba Abouk, José Coronado, Rubén Cortada, Stany Coppet, Elia Galera, Juanma Lara, Thaïs Blume, Ayoub El Hilali, Susana Córdoba, Tomás Calleja, María Guinea, Fernando Gil, Jesús Castro, Melina Matthews, Emilio Palacios.
Lo mejor:
Pepe Coronado reiterando su papel de policía implacable y corrupto.
Lo peor
: El enamoramiento de los protagonistas es de traca
¿Cómo verlo?: Emitida por Telecinco, puede verse en el enlace que ofrecemos.

Puntuación: 5,5

MUSICA DE LA SERIE

TRAILER

VER LA SERIE ON LINE

WEB OFICIAL

Lo mínimo que puede decirse sobre EL PRÍNCIPE

Estamos en la barriada ceutí de El Príncipe, tenida por polo de atracción de yihadistas. En ese escenario se producen los amores entre un abnegado agente del CNI (“Morey”) y una no menos abnegada profesora musulmana (“Fátima”). Un policía corrupto se ha implicado en una red yihadista. Y, por si eso no fuera poco, “Faruk”, el hermano mayor de “Fátima”, es el mayor narcotraficante de la plaza. ¿Seguimos? Aparece una peligrosa banda yihadista empeñada en cometer atentados indiscriminados en un totum revolutum en donde lo que ya desde el principio tenía poca lógica, se va convirtiendo en un folletín cada vez más retorcido hasta lo abrakadabrante. Pues bien, esta serie, El Príncipe, fue un éxito indiscutible de audiencia y ha logrado exportarse a Portugal, Iberoamérica e incluso a algunos países balcánicos y del Este Europeo. Habrá que preguntarse por qué.

La seria ha sido muy criticada. Se ha dicho que en la primera temporada, todos los musulmanes que aparecen, terminan siendo yihadistas. El gobierno autónomo de la ciudad ha dicho que la serie proyectaba una “imagen negativa” de la cuidad y que, a fin de cuentas, la situación en el barrio de El Príncipe tampoco está tan mal… Luego los ha habido que han reprochado a la serie el mostrar a un islam inexistente (en la escena de la boda no aparecen velos islámicos por ninguna parte). La aparición de un policía musulmán defensor de los “valores democráticos” es una concesión a los que se han quejado de que la serie era sistemáticamente antiislamista. Pero esa no es la mejor crítica que puede formularse a una serie para la que no existe el concepto de ponderación en ninguna dirección. Desde el punto de vista argumental, la serie es una verdadera catástrofe en la que un fenómeno tan claro como el yihadismo y su ideología de la “guerra santa” es distorsionado hasta hacer a policías corruptos españoles casi instigadores del fenómeno.

Lo que se demuestra con esta serie es que ninguno de los guionistas ha pisado jamás la barriada de El Príncipe y tienen del yihadismo una vaga noticia sin haberse preocupado ni por profundizar, ni por conocer sus raíces. Si lo que debiéramos fuera calificar el trabajo de los guionistas, cabría decir que los de esta serie merecen calificaciones mínimas entre las mínimas. El verdadero aliciente de la serie consiste en que algunos de los actores que participan en ella, hacen el papel de musulmanes ceutíes que hablan castellano con cierto acento. Dado que estos actores –mejor no citar nombres- muestras problemas de dicción y modulación de las frases en su lengua vernácula, tal defecto pasa desapercibido en esta serie e incluso realza sus actuaciones. Por su parte, Pepe Coronado, siempre brillante, encarna de nuevo a un policía corrupto, con la misma convicción y aplomo de siempre (tuvo algún premio por su actuación en 2014).

La serie, después de un comienzo prometedor, fue afianzándose  y pasó del 21’9% de audiencia en la primera entrega a un 33,3% en la última de la primera temporada, cerrándola con una audiencia histórica de 6.290.000 espectadores. En la segunda se situó siempre por debajo del 30% pero por encima del 22%. Así pues, comercialmente la serie constituyó un verdadero éxito para la cadena emisora.

¿A qué se debió su éxito? No desde luego al guión, deslavazado, desorganizado, irreal y poco trabajado. Es muy sencillo de explicar. El terrorismo yihadista está en las páginas de la actualidad. La oleada de terrorismo yihadista en Europa se ha sucedido periódicamente a partir de 2012, convirtiéndose en frecuentes –especialmente en Francia- en 2015. La sombra del yihadismo planea sobre España. Las autoridades tranquilizan difundiendo periódicamente noticias sobre detenciones de “células yihadistas”. Pero es cuestión de tiempo que el yihadismo golpee también en España. Al menos, así lo cree la población. Una serie que le hable de esto tiene la ventaja de que es ficción, tira balones fuera y nos dice que lo que puede ocurrir, todavía no ha ocurrido, pero si ocurre será más o menos así: porque hay policías corruptos e islamistas rabiosos. Sólo el amor puede detenerlos. El amor entre cristiano y mora. Decididamente desde los medievales “romances de frontera”, no hay nada nuevo bajo el sol de la ingenuidad y el cielo de la santa inocencia…