FICHA

Titulo original: Midnattsol.
Título en España: Midnattsol.
Temporadas: 1 (8 episodios).
Duración episodio: 55 minutos.
Año: 2016
Temática: Policías.
Subgénero: Drama.
Resumen: Unos extraños crímenes se han cometido en el Círculo Polar siendo investigados por un fiscal de origen sami y una policía francesa de origen magrebí.
Actores principales: Leïla Bekhti, Gustaf Hammarsten, Albin Grenholm, Jakob Hultcrantz Hansson, Richard Ulfsäter, Göran Forsmark, Karolina Furberg, Jessica Grabowsky, Oscar Skagerberg, Olivier Gourmet, Jeremy Corallo, Editha Domingo, Tomas Glaving, Sofia Jannok, Jesper Sjölander, Camelia Chennaoui, Rodolphe Congé, Charlotte Lindmark, Iggy Malmborg, Maxida Märak, Malin Persson, Pavva Pitja, Jalila Tlemsi, Peter Stormare, Denis Lavant, Anna Azcárate, Rolf Degerlund.
Lo mejor: los paisajes del Círculo Polar Ártico.
Lo peor
: la participación francesa
¿Cómo verlo?: No se ha emitido en España pero puede verse a través de programas P2P.

Puntuación: 7

MÚSICA DE LA SERIE

TRAILER (en sueco)

TRAILER (en francés)

WEB OFICIAL (en sueco)

Lo mínimo que puede decirse sobre NIDNATTSOL

Lo peor que les puede pasar a los nórdicos es que, para extender el radio de acción de sus series, facilitar su exportación, varíen el rumbo que emprendieron hace diez años y se conviertan en una reedición de cinematografías decadentes y agotadas… como la francesa, sin ir más lejos. Sería difícil encontrar otro ejemplo más patente de este riesgo en la serie Midnattsol (también conocida como Nignight Sun o en su traducción directa, Sol de Medianoche). Se trata de una serie excepcionalmente bien realizada y que sorprende por algunos encuadres que nos muestran la majestuosidad sobria del paisaje nórdico y aquellos enormes días sin noche. La serie hubiera merecido una nota más alta, pero los suecos han debido pagar un pesado tributo a sus parteners galos y esto ha rebajado la calidad y el interés de la serie que, con todo, puede ser considerada como una muestra más del “nordic noir”.

DE QUÉ VA LA SERIE

En las proximidades del Círculo Polar Ártico se producen unos extraños crímenes de crueldad inaudita, inusuales en la zona. Uno de los asesinados es un francés, excusa que sirve para justificar la presencia de un policía de origen magrebí en la zona, a la que se suma su hijo que ha llegado en autostop desde Marsella. La serie se desarrolla en una zona en la que está presente una etnia, los sami, de origen lapón, diferente, a la sueca.

El pueblo vive de una mina cuya ampliación entraña el desplazamiento obligado de la mitad del vecindario a otra zona, pero una geóloga asegura que corre peligro la totalidad el pueblo. Todas estas circunstancias se unen al misterioso secreto que arrastra un grupo de vecinos que han asistido diez años antes a un odioso crimen.

Sobre tales cimientos discurre lo esencial de la serie que consta de una temporada con  ocho episodios.

JANO BIFRONTE EN EL CÍRCULO POLAR

Jano en la antigua Roma era el dios de los comienzos y los finales, el dios de la puertas de las que se entra y se sale. Sus puertas permanecían abiertas en tiempos de guerra y se cerraban en la paz. Era el dios de los pares opuestos. Y su simbolismo es quizás el más adecuado para entender el problema de esta serie, Nidnattsol. De hecho, si le serie tiene algo de “histórica” es, precisamente por esto.

Dese hace 10 años, las cinematografías nórdicas han demostrado una potencia y una creatividad que ha sorprendido. En nuestra sección de Género -> Nordica puede comprobarse la calidad e interés de las series que nos llegan de aquel racimo de países. Pero, el problema es que aquellas cinematografías tienen poca experiencia en materia de distribución y sus productos todavía son minoritarios y reducidos en grandísima medida a plataformas de streamming o bien emitidas por canales minoritarios. De ahí que empiecen a buscar alianzas con redes bien asentadas en otros países. Esta serie, Midnattsol, es el producto de la cooperación franco-sueca. Y lo que debería ser una muestra más del “nordic noir” con algunos elementos novedosos (la presencia de la etnia sami) se convierte en una serie en la que un rostro tira hacia el “nordic noir” y el otro a las tendencias del cine francés de la última década que reflejan, precisamente, la crisis de identidad de la sociedad francesa y el gran problema latente en aquel país: la pérdida de identidad nacional, una inmigración que hasta ahora no ha conseguido integrarse y a la que determinados medios le tienden la mano. Canal+, es uno de ellos.

Así pues, en esta serie, vemos a un típico producto “nordic noir” en el que se cuela de manera forzada y con calzador, una línea argumental que pasa por Francia y, mucho más, por algún lugar determinado del Magreb. La guionización ha tenido, pues, dos partes, una de género negro nórdico que fluye perfectamente y genera un interés en la audiencia y otra que, sin venir a cuento e introducida con vaselina, calzador y a presión, pasa por el Magreb. Y esta parte se hace especialmente plúmbea, especialmente cuando el público descubre que es el “tributo” que ha tenido que pagar la serie al partener francés y a sus preferencias multiculturales.

EN HONOR A LOS SAMI, LOS HIJOS DEL SOL

Así pues, será mejor que olvidemos la parte franco-magrebí que ralentiza la trama, presenta a un policía de origen magrebí neurótica, con una conducta autolesiva y autodestructiva y, a su hijo que aparece de manera imprevista aquí y allí sin venir a cuento para frenar aún más el guión. Cuando aparecen esas escenas, el espectador puede perfectamente adelantar el vídeo porque nada hay de interés en esas tomas. Ahora bien, harina de otro costal es cuando la parte sueca se siente a gusto y el equipo local juega con la comodidad de conocer el terreno narrativo que pisa.

En primer lugar, los escenarios naturales. Esta es, sin duda, una de las series que más cuidado han puesto en mostrarlos los paisajes del Círculo Polar Ártico. Sus tomas están al nivel de las mejores fotografías dignas. Los planos generales, estudiados al milímetro, por sí mismos, justifican ver la serie.

El segundo factor de interés radica en que la serie gira en torno a un grupo étnico poco conocido que, desde siempre, ha poblado la zona: los samis. A pesar de ser un grupo étnico minoritario (en Suecia viven 20.000, 10.000 en Finlandia, 2.000 en Rusia y en Noruega 50.000) siempre han poblado las estribaciones del Círculo Polar y se han adaptado a las condiciones de vida en una zona que, como mínimo, puede calificarse de hostil. A pesar de haber sido cristianizados en el siglo XIII, todavía hoy conservan sus tradiciones. Los chamanes constituyen la columna vertebral de su comunidad. Quien dice chamanismo, dice magia, videncia, obtención de beneficios mediante técnicas sobrenaturales. Estos elementos están presentes en Midnattsol de manera central y, a pesar de que se encuentran también en series como la islandesa Hamarinn de manera periférica, aquí forman parte de la trama central.

La serie nos enseña mucho sobre los sami, su historia, su drama, sus tradiciones y su estilo de vida. El protagonista, el fiscal del distrito, es, precisamente un mestizo de sami y sueco que se ha alejado de su comunidad pero que, gracias a su madre, obtiene informaciones precisas para resolver el caso. Los guionistas se ha visto forzados a realizar un paralelismo entre los sami y los magrebíes franceses: ambos serían objeto de discriminaciones racista. Estas, ciertamente existieron en el siglo XIX, cuando los distintos Estados nórdicos forzaron la “nacionalización” de los sami. Pero el hecho de que sus comunidades estuvieran aisladas y dispersas por zonas poco pobladas, garantizó la preservación de sus tradiciones. En la actualidad, no existe sombra de racismo en relación a los sami, sino una creciente admiración hacia quienes han sabido conservar su tradición y su identidad. Por lo demás, desde hace 7.000 años son la población que vive en aquellos lugares. Nada parecido, desde luego, a la población magrebí instalada en Francia. El paralelismo es todavía más forzado si tenemos en cuenta que los sami se consideran, a sí mismo, “hijos del sol”, mientras que la población francesa de origen mgrebí, sigue teniendo a la luna del islam como su referencia.

VALORACIÓN FINAL

Vale la pena ver esta serie en la que, lo que pronto interesará al espectador serán los paisajes del norte, los días sin noche y las tradiciones de la etnia sami. Se trata de una buena muestra “nordic noir” que hubiera merecido una calificación de 9 de no ser por la merma de calidad que hemos explicado y que repercute constantemente incluso en la trama policial y en su credibilidad.

A pesar de no haber sido emitida por ningún canal español, cuesta poco obtenerla mediante programas P2P. Así pues, si usted se siente atraído por los paisajes del Norte, si le gusta aumentar sus conocimientos culturales y si es exigente con la fotografía y los encuadres, esta serie le gustará y, a ratos, le cautivará. Y si analiza la serie en su conjunto verá el doble rostro de Jano que le advierte sobre la identidad de unos y la pérdida de identidad de los otros. Es posible que el tema también le interese en esa dirección.