FICHA

Titulo original: Anna Pihl.
Título en España: Anna Phil.
Temporadas: 3 (30 episodios).
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2006-2008
Temática: Policías.
Subgénero: Drama.
Resumen: Una policía novata, hija de policía y con un hijo de cuatro años, llega a una comisaria en donde inicialmente le cuesta ser respetada por sus compañeros.
Actores principales: Charlotte Munck, Paw Henriksen, Kurt Ravn, Peter Mygind, William Hagedorn-Rasmussen, Mads Lodberg, Tammi Øst, Henrik Birch, Claes Bang, Iben Hjejle, Said Chayesteh, Frank Thiel.
Lo mejor: el hiperrealismo de la serie.
Lo peor
: la trama familiar resta espacio a la intriga
¿Cómo verlo?: Fue emitida por Eurochannel y puede encontrarse a través de programas P2P en versión original y buscar los subtítulos en castellano, o en el enlace indicado

Puntuación: 7

CABECERA DE LA SERIE

TRAILER (1ª temporada)

TRAILER (2ª temporada)

VER SERIE ON LINE

SUBTÍTULOS EN CASTELLANO

Lo mínimo que puede decirse sobre ANNA PIHL

Si buscáramos el equivalente norteamericano a una serie como Anna Pihl habría que remontarse a los años 80 y a series como Canción Triste de Hill Street. Formalmente no se parecen en nada, pero su intencionalidad es idéntica: mostrar la vida cotidiana de los miembros de esta comisaría de un barrio de Copenhague realmente existente, el Bellahøj, situado a 5 km del centro, las calles son despejadas, luminosas incluso y los policías lucen como un brazo de mar en la reunión de primera hora de la mañana. Nada similar a los protagonistas, en algunos casos harapientos, que veíamos en la serie norteamericana. La serie da más importancia a la vida personal de los protagonistas que a las investigaciones que realizan. Anna Pihl fue una de las primeras series nórdicas que saltaron las fronteras danesas.

LA POLICIA Y SU CIRCUNSTANCIA

En Anna Pihl se dan tres elementos diferenciales en relación a otras series “de policías”. El primero es que se trata de una policía divorciada con un hijo de cuatro años que constantemente requiere su atención; el segundo es que convive con un gay; el tercero que es hija de un policía jubilado y puede beneficiarse de su experiencia. Porque, para colmo, ella es novata y al aparecer el primer día en la comisaría le cuesta inicialmente ser aceptada por algunos de sus compañeros, especialmente después de alguna que otra metida de pata. Sin embargo, poco a poco logra hacerse un hueco entre sus compañeros y termina siendo uno más en igualdad de condiciones.

Como puede verse, los elementos que conforman el “factor diferencial” de la serie, no son, lo que se dice, muy originales. Hemos visto a una de las protagonistas de Cagney & Lacey, patrullando las calles con hijo a finales de los 70, tenemos gays a porrillo en series recientes (el “Connor” de Cómo defender a un asesino o los personajes de Modern Family (2009-hoy), hasta en Cuéntame cómo pasó (2001-2016) vimos a Antonio Resines pasando por gay y, por si fuera poco, como signo de los tiempos el “Smithers” de Los Simpson (1989-hoy) está perdidamente enamorado de su jefe el “señor Burns”). Y los policías hijos de policías se repiten con cierta frecuencia hasta ser, incluso, temática central de algunas series, desde Blue Bloods (2010-hoy) hasta Rex, un policía diferente (1994-2004), pasando incluso por Dexter (2006-2013).

Y, sin embargo, la combinación de estas situaciones y personajes en las calles de Bellahøj, dan como resultado una serie completamente diferente y que a pesar de tener 11 años en este momento, vale la pena ver en la medida en que nos parecerá un producto completamente nuevo.

LO PERSONAL ANTE LO PROFESIONAL

Quizás el aspecto más débil de la serie sea que, a pesar de tratarse de una serie de “policías”, los aspectos personales y familiares de la protagonista y sus relaciones humanas con el resto de compañeros de la comisaría, restan espacio a la que, en principio, parecería la temática central de la serie, la investigación policial. De todas formas, especialmente en la primera temporada se intentan mantener los equilibrios. Es, más adelante, cuando la serie aumenta la carga emotiva derivada del entorno de la protagonista. Un planteamiento de este tipo no siempre es del agrado del público: si eso es lo que le interesa, tiene a su disposición culebrones y series dramáticas.

Lo más positivo de la serie es que ha sido rodada con unos criterios realistas. Tanto los policías como las situaciones son las realmente existentes y lo que vemos en las escenas son las calles de una capital europea. Si la serie se hubiera filmado hoy, seguramente el tipo de delincuentes sería diferente, pero desde los primeros episodios vemos situaciones que también se dan en otras latitudes: escándalos entre borrachos, esquizofrénicos agresivos, venganzas, inmigrantes con escaso nivel de integración y costumbres que chirrían en la sociedad danesa, violencias domésticas, a lo que habría que añadir yihadismo si la serie fuera más reciente. Se filmó en 2006.

CHARLOTTE MUNCK ES “ANNA PIHL”

La protagonista no es una actriz que se prodigue mucho en la televisión danesa. Procede del teatro y desde 2001 ha trabajado en algunas películas la más reciente de las cuales es Krigen (2015, A War), ambientada en la guerra de Afganistán y en el contingente danés que fue enviado allí. No es, desde luego, uno de los rostros más conocidos de la escena danesa y tampoco la hemos vuelto a ver en series televisivas. Y es extraño porque es buena actriz, con un físico al que le sienta bien el uniforme y un papel que desempeña de una manera convincente y pulcra.

Del resto del reparto, algunos rostros los hemos vuelto a ver en series filmadas con posterioridad. Kurt Ravn, que asume el papel de policía jubilado y padre de la protagonista, apareció en la segunda temporada de Forbrydelsen como “ministro de Estado” y antes lo habíamos visto en la serie El Reino (1994) dirigido por Lars von Trier. Así mismo, Peter Mygind, que aquí aparece como el compañero gay de la protagonista, era el despiadado director del Ekspress, “Michael Lauggesen” en Borgen y también tenía un papel secundario en la tercera emporada de Forbydelsen.

VALORACIÓN DE CONJUNTO

Serie aceptable, que puede gustar a públicos muy diferentes y por diversos motivos. Los habrá que se verán enganchados inmediatamente por la protagonista o por alguno de sus compañeros, a otros les interesará la temática gay, los admiradores de Copenhague podrán degustar su geografía urbana y los que amen las series policíacas tendrán su cuota de intriga y acción. En su conjunto la seria es atractiva, aceptable y, a condición de no esperar nada original ni espectacular, puede satisfacer las aspiraciones del espectador.

La serie no se ha emitido en España (aunque si en Portugal y en algunos países e Iberoamérica. Se exportó a todos los países nórdicos y se vio también en Alemania en donde no logró alcanzar audiencia suficiente para que se emitieran la segunda y tercera temporada. Llegó a EEUU y a Australia y formó parte de la parrilla del Eurochannel. Hoy puede obtenerse con relativa facilidad a través de programas P2P.